Inicio » Columnistas » Aquiles Montaño Brito. » Ganaremos los sencillos

Ganaremos los sencillos

El lunes 15 de enero de 2018 por la mañana, el Gobierno estatal informó que detuvo a los asesinos de nuestro compañero Manuel Hernández Pasión, quien fuera presidente municipal de Huitzilan de Serdán, líder destacado de Antorcha en la Sierra Nororiental de Puebla, joven muy talentoso, escritor excepcional y luchador social valiente y consecuente.

Los antorchistas poblanos, que luchamos sin descanso, estamos convencidos de que se trata de un triunfo nacional del Movimiento Antorchista. Sabemos que las acciones en todo el país que se llevaron a cabo y las muestras de solidaridad fraternas que todos nos obsequiaron contribuyeron de forma decisiva para que el Gobierno arrestara a los autores materiales del horrendo crimen. Por ello, antorchistas de México, los poblanos les agradecemos públicamente y les enviamos un abrazo cariñoso.

La defensa del pueblo, el pueblo mismo. Ésa es una de las lecciones que debemos sacar de este hecho. La unión de todos los antorchistas, nuestra fraternidad a prueba de balas y nuestra lucha tesonera logró que el barco siguiera a flote en estas horas de dura tormenta. En cada acción para exigir justicia para Manuel, pensábamos en él, en efecto y con mucha razón, pero también pensábamos en ustedes, compañeros antorchistas de México. Sabíamos que cada declaración, artículo, discurso, pinta bien puesta, cadena humana, volante repartido, programa cultural de protesta, mitin en la Fiscalía General del Estado, marcha hacia la Secretaría General de Gobierno, era respaldada por su cariñosa y fraternal mirada. Jamás pensamos en desmayar, porque ustedes, compañeros, nos daban fuerzas. ¡Gracias!

No nos cansamos jamás porque el vigor del antorchismo nacional nos llena los corazones, el cuerpo y la mente para seguir avanzando, a pesar de las calumnias, de las amenazas, de las agresiones, de las balas, a pesar de que la cima parezca inalcanzable. Por todo eso, otra vez, ¡gracias!

Pero su apoyo no fue sólo moral: en todos los estados respaldaron con acciones concretas la lucha en Puebla y esa fuerza nacional dio sus primeros frutos en la exigencia de justicia plena para Manuel. Sin esas acciones de todos ustedes y sin la guía de nuestro querido Maestro Aquiles, no estaríamos hoy anunciándoles que los sicarios están presos y en espera de juicio y sentencia. Hemos ganado, pues, la primera parte de esta lucha.

Sin embargo, las cabezas que orquestaron el asesinato siguen libres. Falta que el Gobierno haga que el peso de la ley caiga sobre los autores intelectuales del crimen. Y, como juramos ante la tumba de Manuel en Huitzilan de Serdán, no vamos a descansar hasta que se le haga justicia plena. Esa batalla va a ser dura y, probablemente, prolongada. Porque el cacicazgo de la Sierra Nororiental de Puebla es poderoso, tiene nexos, contubernios, mucho dinero e influencias para frenar la acción de la justicia. Ésa es la realidad y ésa es la cruda verdad. Como todos los cacicazgos que abundan en México, el que encabezan Guillermo Lobato Toral, alcalde de Zacapoaxtla, y Alonso Aco Cortés, cacique de Huitzilan, no es sino el último eslabón de una cadena de poder bien planeada y orquestada desde las cimas de éste para someter a los pueblos y mantenerlos callados ante la brutal explotación que el modelo económico impone para que unos cuantos vivan y gocen del sudor y el trabajo de muchos.

El cacicazgo en México es necesario al capital, al modelo de explotación de la fuerza de trabajo obrera y campesina, para que éste pueda vivir a costa de la masa empobrecida, a la que, en la realidad, no se le da ningún derecho, ninguna libertad. Por eso, Manuel Hernández Pasión y su trabajo de organización y educación del pueblo era un estorbo de esta cadena de poder. Y no sólo Manuel: Antorcha entera es un estorbo para los objetivos de este sistema que enriquece a unos cuantos y empobrece a millones. Y por eso nos calumnian, nos atacan, nos amenazan y nos asesinan.

Ya han comenzado las mentiras, nuevamente. Nos hemos enterado de que la Fiscalía General de Estado difundió a la prensa nacional la versión de que el asesinato de Manuel tuvo como móvil un robo, para quitarle todo el contenido político ante la opinión pública de México. Estamos en total desacuerdo. No es cierto. El asesinato tuvo motivos políticos y no fue planeado por unos vulgares ladrones, sino por una poderosa mafia de caciques que somete y explota a los campesinos de la Sierra Nororiental de Puebla.

De modo que la lucha para encarcelar a los verdaderos autores intelectuales del crimen contra Manuel Hernández Pasión va a ser dura, quizá más dura que la que libramos para encarcelar a los sicarios. Pero es necesaria, porque será una lucha para reivindicar la verdad, nuestro derecho a no vivir como bestias de carga y por hacernos ciudadanos con plenos derechos: una batalla para reivindicar nuestro derecho a vivir dignamente y como seres humanos. Mataron a Manuel y el mensaje de ese crimen fue: tú, pueblo, no tienes derecho a organizarte para vivir mejor, tú no tienes derecho a exigirnos una vida mejor, tú no tienes derecho a nada, más que a trabajar para enriquecernos, y si no te gusta, te mato. Ése fue el mensaje.

Pero ante el embate del cacicazgo, ante el golpe brutal del poder, ante el terror de Estado: un pueblo digno, organizado, consciente y presto a defender sus derechos tope donde tope. No hay más. La defensa del pueblo, el pueblo mismo. La dialéctica de la historia nos dice que ganaremos los sencillos.

Así pues, compañero, vamos a esperar prudente tiempo para que el Gobierno dé con las mentes perversas que planearon el crimen contra Manuel y los lleve a juicio. Y si no lo hacen, volveremos a pedir tu participación activa, tu solidaridad con esta lucha política, tu fuerza, decisión y arrojo, para exigir justicia plena. Nada más, pero nada menos. No dejemos que caiga la bandera de Manuel Hernández Pasión, asegurémonos de que siempre haya quién la tome y la ondee alto, porque esa bandera es el símbolo de la libertad de los pueblos que luchan por una vida mejor y contra la pobreza y la explotación. Adelante, compañeros. ¡Cárcel para los autores intelectuales de Manuel Hernández Pasión!

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Aquiles Montaño Brito

Aquiles Montaño Brito
Periodista. Tomo café, luego existo. Vocero de Antorcha en Puebla. Estudiante de la Maestría en Letras.
x

Check Also

Columnistas-AquilesMontanoBrito

La marcha en Puebla: en defensa de la lucha popular

A pesar del silencio casi absoluto de la Fiscalía General del Estado de Puebla sobre ...

Columnistas-AquilesMontanoBrito

Respuesta al “intelectual” Sergio Mastretta

Leí, obligado por la insistencia del autor para que Antorcha conociera su escrito, dos textos ...