Inicio » En Otros Medios » El Chapo, el asesino de su propia leyenda

El Chapo, el asesino de su propia leyenda

Selene Rios Andraca /Dios en el Poder/Periódico Central

Una de las peores cosas que le pudo pasar a los mexicanos fue arrancar este flamante 2016 con la desmitificación del capo Joaquín “El Chapo Guzmán” por su recaptura a unos cuántos meses de su fuga del penal del Altiplano y una de las peores cosas que le pudo pasar a los poblanos fue que la Rueda de la Fortuna se fundiera a media vuelta; que el Chiquihuite Stadium se empezara a descarapelar y que fuera resanado con bolsas de plástico azul y blanco; el derrumbe en la obra del 475 que dejó 5 muertos y que el Teleférico nomás dure 4 minutos a pesar de su costo de 359 millones de pesos.

Creo que 2016 es un año que empezó con todas las ganas de aniquilar las alegrías y los parabienes que tanto se reparten en las redes sociales, en las cenas familiares, en los mensajes de Whatsapp y en los respectivos inbox. Toda la gozadera de la cena, los abrazos, los regalos, las ofertas de temporada y el recalentado, amenaza con desaparecer ante la re-re-re-aprehensión de líder del Cártel de Sinalóa, de las razones de su re-re-recaptura, de sus gustos por las camisas de seda en azul eléctrico y ante las decisiones gubernamentales morenovallistas.
 

Ay no.
 

De nada sirve que uno haga tanto ritual en la madrugada del primero de enero: que si corre uno con la maleta; que si mejor con la pañalera; que si barre uno en reversa con una escoba roja; que si se traga 12 uvas de trancazo, una por cada campanada de las 12 de la noche; que si se avienta confeti y baila reggeatón; que si toma Sidra de manzana de Zacatlán o que si reza un padre nuestro en latín. De nada sirve, si el recalentado sigue en el congelador en un topper si tanto Peña Nieto como Moreno Valle empiezan a hacer de las suyas.
 

Veamos.
 

El Chapo se erigió como uno de los grandes héroes mexicanos por aquello de su fortuna;su preocupación por los más pobres; su arraigo a Bariguato; el respeto a su Jefa y a todos sus paisanos culichis, su imperio mundial de drogas, armas y demás actos ilícitos que apliquen, y por supuesto, por haberse escapado no una, sino, dos veces de un penal de máxima seguridad. Un héroe, chingá.
 

Su segundo escape ayudó a debilitar, un tanto más, la deteriorada imagen de Enrique Peña Nieto. Medio México se volcó en risas, opiniones, porras y cualquier tipo de deleite porque El Capo se burló del gobierno federal con un túnel de kilómetro y media, y una motocicleta especial para fugas de penitenciarias mexicanas.

Para leer más dar clic:http://www.periodicocentral.mx/2015/columnistas/el-chapo-el-asesino-de-su-propia-leyenda

Sobre admin

x

Check Also

Gobierno vendió inmuebles públicos a empresas creadas durante el morenovallismo

Mónica Camacho/La Jornada de Oriente El gobierno de Puebla, durante el mandato del panista Rafael ...

Huachicoleros hacen toma clandestina frente a kínder en Acatzingo; pobladores temen una desgracia

Karen Meza /Periódico Central unos metros del kínder “Cristian Enrique Zeller”, ubicado en la localidad ...