Inicio » Columnistas » Por Soleares » Los colaboracionistas del PRI

Los colaboracionistas del PRI

Por Jesús Manuel Hernández

Algunos políticos del tricolor padecen un común denominador: no escuchan lo que no les gusta.

Quisieran que todos los comentarios sobre la sucesión en Puebla fueran de acuerdo al escenario que favorece sus ambiciones personales, aquellas donde han invertido sus activos.

Los mismos errores que se observan en el morenovallismo, afloran también en el tricolor, y es que parece que es la misma escuela de formación de personajes, en la actividad política, la que ha producido a todos sus integrantes.

Victoriano Álvarez, político prácticamente olvidado en Puebla, obtuvo una buena fama hace algunas décadas cuando Gustavo Carvajal era el todo poderoso del PRI en el sexenio de López Portillo; colaboró en la campaña y eso le mereció ser el puente de unión entre Guillermo Jiménez Morales y Carvajal, lo cual se tradujo en la candidatura al gobierno del serrano, acompañado como premio, por el famoso “Vitín” en la Presidencia Municipal.

El “Vitín” contaba que los poblanos que querían progresar en su tierra natal eran tratados como los cangrejos dentro de una cubeta, si alguno intentaba escalar el recipiente, los demás lo jalaban y lo volvían a poner al nivel de la mayoría.

Eso es más o menos lo que está pasando ahora en Puebla. Unos políticos se agrupan en torno a la presunta idea de que la “unidad” debe ser primero que el candidato y, en consecuencia, divulgan escenarios que favorecen a los que no tienen ninguna posibilidad de ganar el proceso de 2016 y limitan la participación de quienes no forman parte de la llamada “unidad”.

El tema viene por la reciente designación de Enrique Dóger Guerrero como colaborador de Manlio Fabio Beltrones en la responsabilidad de mantener las relaciones tricolores con las universidades del país. Algo ha de saber del tema, fue rector de una de las más importantes universidades de América Latina.

En Puebla, debía darles gusto que un poblano vuele y que ese poblano ha mantenido, en los últimos meses, la cabeza en alto para denunciar lo que el morenovallismo le ha hecho a los poblanos y a la clase política, cosa que los dirigentes priístas no hicieron, al contrario, más bien fueron complacientes, colaboracionistas del régimen actual.

¿Cuáles han sido sus temores, cuáles sus miedos y por qué sus actitudes tolerantes y poco priístas? Quizá porque nunca han entendido el quehacer de la política, un asunto que en la vida universitaria es imprescindible para llegar a la rectoría. Y eso no se lo perdonan a Dóger.

El caso es que los seguidores de la frustrada “unión tricolor” siguen pensando que la designación de Dóger es una salida elegante y voltean los ojos a Jiménez Merino o a Blanca Alcalá, cuando la realidad nacional es muy diferente.

Si bien el exrector de la BUAP no puede cantar victoria, sí puede presumir lo que otros no: es un cercano colaborador del presidente del PRI y, por lo visto, Beltrones influirá en la designación del candidato por Puebla, pues si quiere construir la sucesión presidencial para mantener al partido en Los Pinos, debe empezar por ganar todas las posiciones en el 2016, de lo contrario, Manlio será presa de la sentencia: “quien no puede en lo poco no podrá en lo mucho”.

O por lo menos así me lo parece.

losperiodistas.com.mx@gmail.com

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Columnistas-JesusManuelHernandez

RMV, humillado

Lo que para muchos panistas del orden nacional era un secreto a voces, a los ...

Columnistas-JesusManuelHernandez

El desechable

Hace unos cinco años, un cercano, cercanísimo, colaborador del entonces gobernador de Puebla, luego de ...