Inicio » Columnistas » Eduardo García Anguiano » Capturado o asesinado

Capturado o asesinado

Por Eduardo García Anguiano

Según nuestras leyes el fugitivo del Altiplano no ha cometido delito alguno por fugarse del penal.

El Código Penal Federal en su artículo 154 a la letra dice: “Al preso que se fugue no se le aplicará sanción alguna, sino cuando obre de concierto con otro u otros presos y se fugue alguno de ellos o ejerciere violencia en las personas, en cuyo caso la pena aplicable será de seis meses a tres años de prisión”.

En la videograbación de los instantes previos a la fuga no se aprecian las situaciones del artículo citado y no se sabe que haya hechos que lo inculpen.

¿Quién lo capturaría ya que presumiblemente no hay delito? Veamos algunos escenarios sobre la posibilidad y la competencia y/o capacidad ante los hechos.

Primer escenario “La posibilidad”.- Lo puede capturar quien posea información, fuerza y decisión para ello y ponerlo o no a disposición de las autoridades competentes; una banda rival por ejemplo.

Escenario poco probable ya que se ofreció recompensa a quien aporte información, partiendo del supuesto de que el aportante no lo capturaría; sin embargo, si fuera una banda rival quien lo atrapase, cabría la posibilidad de que no lo entregaran.

Segundo escenario “La competencia y/o capacidad”.- Lo capturaría la PGR por su competencia en el historial delictivo del prófugo, la CNS responsable de los penales federales de donde se ha fugado, las fuerzas armadas por su capacidad, autoridades locales en menor medida y fuerzas del orden de otros países.

Escenario probable por el propósito de aprehenderlo que incluye la ayuda pedida a la Interpol y la de algunos países, para aportar inteligencia que lo ubique en territorio nacional y ejecutar el operativo de captura, aunque en acciones de alto impacto la discrecionalidad es antecedente. Si el operativo fuera en otro país, el enfrentamiento podría suscitarse porque el prófugo no quiere ser llevado a Estados Unidos.

Conclusión: el aseguramiento por una banda rival, la discrecionalidad en el operativo de captura o el enfrentamiento son lo más factible y como consecuencia aumenta la probabilidad de que aparezca muerto.

La lógica anterior no es deseo, lo pertinente estaría en las palabras de Gandhi: “Ganamos justicia más rápidamente si hacemos justicia a la parte contraria”.

 

Eduardo García Anguiano
@EGAnguiano
3 de septiembre de 2015

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

 

Sobre admin

x

Check Also

Agenda 2018: seguridad y corrupción

Todo hace pensar que las campañas políticas del año entrante tendrán como temas centrales la ...

La otra tragedia

El golpe de un sismo es fuerte porque se presenta en un sólo momento, el ...