Inicio » Columnistas » Eduardo García Anguiano » Estado débil en regulación de cultivos

Estado débil en regulación de cultivos

No existe una política para regular los cultivos de las drogas que se siembran en México.

La estreches del debate sobre las drogas deja de lado algunas aristas del fenómeno, entre ellas la de su cultivo más allá de la penalización. Para intentar ser propositivo van algunas ideas:

Regular el uso industrial.- México produce marihuana por lo que existe un potencial para elaborar cáñamo y derivados que daría a los campesinos ingresos al producir la materia prima para dichos productos no sicoactivos. Adicionalmente se podrían exportar a los países con los que tenemos tratados comerciales.

Regular su uso científico.- Sería una veta a explorar por las universidades del país, para que generaran conocimiento sobre las plantas que ancestralmente se producen en México como la amapola, el peyote, los hongos y la marihuana. En este aspecto se vislumbra ya alguna apertura al poder importar productos derivados de la marihuana.

Regular el uso médico.- Se ha permitido importar derivados de la marihuana, pero es necesario que se complemente con la producción de la planta para uso medicinal y así existan posibilidades de fabricar nuestros propios medicamentos. Lo mismo sucede con el caso de la amapola que podríamos producirla igual que los países que lo hacen para surtir de materia prima a la industria farmacéutica de los anestésicos.

Regular el uso recreativo.- En este aspecto es conveniente analizar la experiencia de nuestros socios comerciales o de otros países más avanzados al respecto. Existe en el mundo la producción para consumo personal de la marihuana o bajo el modelo de clubes, con sus normas para fiscalizar productores, restricciones para la producción y venta, edad de consumo, prohibición de la publicidad y derechos de los consumidores.

Cuando en el debate público nacional se discute la despenalización de las drogas más allá de los usos en zonas histórico – tradicionales, generalmente se dice que no ayuda a disminuir la violencia o que se incrementarían los consumidores, temas relevantes pero que terminan excluyendo a otros para hacer un análisis más global.

En estos asuntos es bueno recurrir a los clásicos, en palabras de Keith Richards: “Siendo claros, yo nunca he tenido problemas con las drogas; solamente con los policías”.

@EGAnguiano
10 de agosto de 2017

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Eduardo García Anguiano

Eduardo García Anguiano
Eduardo García Anguiano * Sociólogo y Maestro en Administración Pública. Ha laborado en el gobierno federal y en gobiernos locales en áreas de gobierno y seguridad. Ha sido profesor en la Universidad de las Américas y del Instituto Técnico de Formación Policial del DF.Actualmente es profesor de Maestría en Seguridad Pública.
x

Check Also

Camino al narcoestado

La elección de gobiernos al constituir poderes públicos es asunto de seguridad nacional. Con las ...

Crimen y tragedia

Entre los escombros del 19 de septiembre, el crimen emergió.Entre los escombros del 19 de ...