Inicio » En Otros Medios » Ana Tere se mueve entre las posibilidades de debilitar al PAN o de decepcionar

Ana Tere se mueve entre las posibilidades de debilitar al PAN o de decepcionar

Fermín Alejandro García/Cuitlatlan/La Jornada de Oriente

 

Faltando exactamente un mes para la elección de gobernador, la candidata independiente Ana Teresa Aranda Orozco está en un punto intermedio, entre convertirse un posible factor de debilitamiento de su principal contrincante: Antonio Gali Fayad, el abanderado de la coalición Sigamos Adelante, o en volverse únicamente en una mala experiencia y exhibir que en Puebla los aspirantes sin partido tiene nulas posibilidades de avanzar.

Los sondeos actualmente la ubican entre el 3 y el 4 por ciento de la intención del voto, pero algunas estimaciones que se han realizado –mediante estudios demoscópicos– por encargo de Casa Puebla la ubican con la posibilidad de rebasar el 6 por ciento y llegar hasta los 8 puntos, lo cual genera mucho nerviosismo en el círculo morenovallista por una razón de mucho peso:

Se cree que de cada 10 votos que pudiera sacar la ex presidente y ex legisladora del PAN, entre 6 y 8 corresponderían a sufragios de panistas enojados con el mandatario Rafael Moreno Valle Rosas o de miembros de la sociedad civil –que son parte de los llamados voto verde o switcher–, junto con el nicho de los indecisos, lo cual significaría estarle quitando apoyos al PAN.

Para que Aranda pueda hacer daño con esos porcentajes de votos, depende si la candidata del PRI, Blanca Alcalá Ruiz, logra reducir su desventaja frente a Antonio Gali Fayad por un margen inferior al 7 por ciento, una posibilidad que no es remota.

En el escenario de que Blanca Alcalá se pudiera acercar –en los índices de preferencias electorales– a Gali, los muchos o pocos votos que Aranda le quite al PAN se convierten un factor que aumenta la vulnerabilidad del blanquiazul.

Ya que se sabe que una de las la estrategia del tricolor es que Blanca Alcalá pierda contra el PAN por un margen de 5 puntos o de menos, lo cual permitiría llevar el resultado de la elección a los tribunales y buscar su anulación.

Dicho de otra manera: el posible avance de Ana Teresa Aranda en las preferencias electorales ayudará al PRI a concretar su pretensión de judicializar el proceso electoral.

Ana Teresa Aranda es una líder que se curtió en la escuela del panismo opositor que se enfrentaba a un priismo hegemónico y caciquil, que en su época parecía invencible. Por eso ha tenido la resistencia, el tesón, para convertirse en la principal antagonista del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

De los cuatro candidatos opositores al morenovallismo, la que tiene menos recursos económicos y humanos, la que está casi excluida de los anuncios en medios de comunicación electrónicos, es Ana Teresa Aranda, pero sorpresivamente es la que tiene el discurso más combativo, de más confrontación con Rafael Moreno Valle Rosas, de mayor claridad y contundencia, lo cual la hace ser observada por amplias franjas del electorado, principalmente por medio de las redes sociales.

Aranda es quien mejor ha comunicado los riesgos de que siga gobernando en Puebla el morenovallismo, así como el saldo del autoritarismo, la corrupción y frivolidad de la actual administración estatal.

El problema de la política ex panista es que cuando el gobierno estatal buscó por todos los medios negarle el registro de candidata, tuvo la habilidad de comunicar con eficiencia –primordialmente en las redes sociales– el conflicto con el morenovallismo, lo cual le acabó dando una importante exhibición ante la opinión pública poblana y eso hizo que creciera en el ánimo de varios sectores de la población.

Ahora que ya no existe el conflicto con la autoridad electoral –que es impunemente manejada por el gobierno del estado–, la candidatura de Aranda ha caído en un bache porque dejó de crecer en la opinión pública.

Tal situación plantea el reto de que Aranda tiene que buscar nuevos recursos discursivos y propagandísticos para no perder el ritmo de crecimiento que venía registrando.

De eso dependerá que se convierta en el fiel de la balanza para definir el desenlace del proceso electoral.

O que acabe mandando el mensaje de que los candidatos independientes no pueden avanzar contra el muro de la intolerancia morenovallista.

Para mayor información:http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2016/05/05/ana-tere-se-mueve-entre-las-posibilidades-de-debilitar-al-pan-o-de-decepcionar/

 

Sobre admin

x

Check Also

Qué negocio: estacionamientos caros y no responden por robos

Patricia Méndez/E-consulta Empresas de valet parking que evaden garantías sobre la seguridad de los vehículos, ...

Nuevo Sistema de Justicia dejará libres a 400 reos del penal de San Miguel

Edmundo Velázquez /Periódico Central El nuevo Sistema de Justicia Penal en Puebla abrirá la puerta ...