Inicio » Columnistas » Indicador Político » Peña Nieto 3 años: Francia sí; México no

Peña Nieto 3 años: Francia sí; México no

Por Carlos Ramírez

En la tierra que creó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y que fundó la doctrina social de los derechos humanos, los franceses aceptaron sacrificar libertades constitucionales para que el Estado persiga a terroristas en Francia, rompiendo puertas y violando las leyes.

Las leyes de seguridad nacional de Francia, como respuesta a los atentados terroristas del viernes 13 de noviembre, son una copia al carbón de las leyes patrióticas que aprobó el presidente Bush en base a información falsa que manejaron él y el primer ministro inglés, Tony Blair, sólo como pretexto para invadir Irak y derrocar al dictador Hussein.

Con pocas diferencias, las acciones terroristas pueden equipararse con las acciones violentas, desestabilizadoras, insurgentes y suplantadoras del Estado que han desarrollado, en México ,las organizaciones del crimen organizado trasnacional. Sin embargo, muchos mexicanos han avalado las medidas antiterroristas dictatoriales del gobierno de Francia, pero en México siguen defendiendo los derechos humanos de los criminales.

Las leyes patrióticas de Bush fueron aprobadas en el Congreso pese a su perfil violador de garantías constitucionales y derechos humanos, inclusive con el voto de los entonces senadores Hillary Clinton y Barack Obama, la primera hoy fuerte precandidata presidencial para ocupar la Casa Blanca y el segundo profesor de derecho constitucional. En Francia, las leyes antiterroristas fueron propuestas por el Partido Socialista en el poder.

La estrategia mexicana de seguridad interior la implementó el presidente panista, Felipe Calderón, en 2007 con el aval del congreso, pero las iniciativas complementarias para aclarar el marco jurídico de la participación de las fuerzas armadas en la lucha contra el crimen organizado trasnacional, han sido regateadas a Peña Nieto en el congreso, a pesar de que la seguridad interior es vital para la estabilidad y el desarrollo porque se encuentra en el punto equidistante de la seguridad pública y la seguridad nacional.

A pesar de los resultados parciales en la lucha contra el crimen organizado, en la primera mitad del sexenio de Peña Nieto, contabilizadas en criminales muertos, delincuentes detenidos, plantíos destruidos, decomiso de cientos de miles de armas y de miles de vehículos, la sociedad mexicana sigue oponiéndose al combate contra las organizaciones criminales.

Las leyes patrióticas de E.U. y Francia se dieron en una lógica dialéctica: la democracia se sacrifica en aras de la seguridad: el espionaje a los ciudadanos, la anulación de derechos sociales en las calles y la capacidad de las fuerzas de seguridad para invadir hogares sin órdenes de cateo y el endurecimiento policiaco, contra los ciudadanos, por meras sospechas sin pruebas, ilustran la decisión de los gobiernos de París y Washington para enfrentar al terrorismo.

El saldo de la primera parte del sexenio es positivo por el daño a las organizaciones criminales, pero con pasivos como la fuga de El Chapo Guzmán con la ayuda de la corrupción de autoridades mexicanas y como la falta de una estrategia de desarrollo social –educación, empleo, apoyo a cultivos alternativos a la droga– y la lentitud en la reconstrucción de las estructuras de gobierno y en la reorganización real de los cuerpos de seguridad pública.

El desafío de la segunda mitad del sexenio de Peña Nieto será recuperar social, política, gubernativa y económicamente las zonas que el Estado le ha arrebatado al crimen organizado. Y conseguir el apoyo del congreso a las leyes pendientes de seguridad interior, inteligencia y defensa nacional.

Sólo para sus ojos:

•Tensiones en el gobierno federal y en el PRI, por las designaciones de doce candidatos a gobernador. Se prevé choque de trenes entre el gobierno federal y el PRI nacional con los virreyes estatales, que quieren quedarse con todo el pastel, aunque con candidatos que no garantizan victoria.

•Así sí, quién no, dicen algunos al saber que el flamante secretario de Educación Pública y precandidato presidencial, Aurelio Nuño, distraerá a 10 mil policías federales de sus tareas de proteger a la ciudadanía para intimidar a los maestros de Oaxaca que no quieren evaluarse. Los policías serían la prueba de que la reforma educativa se quiere meter a golpe de toletazos.

A muchos intelectuales progresistas les salió lo autoritario al aprobar a ciegas la política antiterrorista de seguridad de Francia, con todo y leyes represivas y bombardeos a población civil.

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.  

Sobre admin

x

Check Also

Colosio: disputa Salinas-Córdoba; su asesinato impidió democracia

Aunque era hombre del sistema y fue cincelado por Carlos Salinas de Gortari para representarlo ...

Trump no es conservador; trae contrarrevolución tradicionalista

Como el presupuesto es política pura, el destino del gasto público del gobierno de Donald ...