Inicio » Columnistas » Pluma Azul » Ser libres, una condición en Acción Nacional

Ser libres, una condición en Acción Nacional

Por  Rafael Micalco Méndez

Nuestra independencia frente al régimen es y debe seguir siendo independencia ideológica, independencia en las decisiones, en fin, una independencia de jerarquía elevadamente humana que no caiga en la trampa del condicionamiento materialista. Acción Nacional ha sido independiente del régimen y lo seguirá siendo por la calidad de sus militantes, por la fortaleza de sus dirigentes y por el reconocimiento y adhesión de buena parte de la población a su tradición histórica”.
Abel Vicencio Tovar

El Partido Acción Nacional tiene por exigencia para sus miembros, el permanecer libres, Abel Vicencio Tovar reflexionaba sobre el tema afirmando que dicha condición radica en la calidad de sus militantes, quienes por impulso natural y personal buscan esta independencia. Libertad que se fundamenta en el respeto a la dignidad de la persona humana.

El ideólogo panista decía también que la independencia ideológica y jerárquica se preserva por la fuerza de sus dirigencias, quienes no se dejan vencer ante la tentación de violentar el derecho fundamental de los militantes ni permitir que alguien más lo haga. El Código de Ética de militantes a la letra dice: “El llamado a formar parte de nuestro partido debe hacerse de forma absolutamente libre y personal, como un acto de plena y consciente voluntad…” Cualquier intento de vulnerar lo estipulado debe ser rechazado por los panistas y sancionado por los órganos internos correspondientes.

En Acción Nacional promovemos la participación de las y los ciudadanos en la vida política del país, herramienta indispensable para promover la libertad, la legalidad, la democracia y la paz entre los mexicanos. Lo mismo hacia afuera, que hacia dentro en nuestros procesos.

Hacer o permitir actos en contra del ejercicio de la libertad para ejercer un voto o tomar una decisión contraviene en todo a la vida democrática y participativa. Como miembros del PAN debemos rechazar estas prácticas, pero no así a los y las ciudadanas que lamentablemente son presionados, engañados o manipulados para ser parte de una decisión cupular que se les impone.

Todos los ciudadanos, hombres y mujeres que se encuentran en nuestras filas, deben preservar y defender la democracia en todo su amplio sentido de responsabilidad y derecho.

Acción Nacional desde hace más de setenta y cinco años se ha conformado por mexicanos que luchamos con el ideal de un proyecto para México, parte de ello es el deseo de instituciones fuertes: partidos políticos, autoridades electorales y órganos ciudadanos, que sean respetuosos de la ley y promuevan el sistema democrático en todo el país.

Es por esa razón, que en la elección interna pasada insistí en el voto libre, previniendo a toda la militancia a defender con dignidad los principios que fundamentan a nuestro partido, principios que nos obligan como ciudadanos y militantes del mejor partido de México, a no temer erradicar prácticas que no solo hacen daño a los partidos que las consienten, sino que laceran de manera grave a los ciudadanos que las padecen.

En Acción Nacional, debemos aprender todas las lecciones que resulten del proceso pasado para conocer, prevenir y combatir todo aquello que pueda lastimar nuestra vida interna y su profundo espíritu democrático, en el que quienes nos decimos panistas creemos y confiamos.

Efraín González Luna decía: “Si una persona humana es equiparada a la materia, o degradada por otra o por muchas a la categoría de medio o instrumento, o esclavizada, u oprimida por la comunidad o por el Estado, es todo el mundo del espíritu el que sufre, es todo el orden de los valores humanos el atacado, es el camino de la salvación el que se cierra”.

Si el PAN está dispuesto a ser la esperanza de nuestro país, debe ser para nosotros una condición el respeto a la libertad de elegir, de votar, de participar, en cualquier sentido que fuera. Pues en Acción Nacional se vale disentir y opinar de manera distinta.

El adormecernos ante cualquier intento, por coartar nuestra independencia de pensamiento, podría significar hacer un vacío de valores en nuestra institución y traicionar los motivos que inspiraron la fundación del PAN, pero peor aún, será dejar un mal ejemplo que nos convierta en todo aquello que combatimos porque nunca será lo mejor para México ni para nosotros mismos.

Los panistas somos conscientes que nuestro ejercicio debe ser un acto que nos dignifica, cohesione y proyecte como ciudadanos libres, así que seguiremos dando la batalla moral de hacer que quienes pertenecer a las filas del PAN lo hagamos convencidos de los principios y la doctrina.

@rafamicalco

 

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

¿De verdad piso parejo?

No estamos en Acción Nacional para cercar y defender nuestro huertito. Estamos para extender a ...

El IEE avergüenza a Puebla

“La actividad política, para nosotros y para todo político honrado, no es ni afán egoísta, ...