Inicio » Columnistas » Marco Antonio Rovira Torres » Solidaridad a prueba

Solidaridad a prueba

Por Marco Rovira 

Dicen que la exposición mata, no literalmente, sino en sentido figurado; mata la imagen de un personaje público, mata el impacto de una marca novedosa, mata el prestigio de una institución, y puede que también mate nuestra sensibilidad para reaccionar ante la violencia y el horror.

El pasado domingo 12 de junio, un hombre de ascendencia árabe entró al club nocturno pulse en la ciudad de Orlando, Florida, y abrió fuego contra más de un centenar de personas que se encontraban en el lugar, matando a alrededor de cincuenta de ellas y dejando heridas a otras tantas. Aunque se tratara de un atentado que afectó principalmente a miembros de la comunidad Lgbti, el mundo hizo sentir sus condolencias y desaprobación por el hecho.

Aún así no faltaron líderes religiosos o de la derecha política que mostraron cierta “alegría” por lo ocurrido, pero estas reacciones públicas parecen haber sido las menos entre los líderes de opinión y la clase política. Lamentablemente, los principales críticos de las muestras de solidaridad con las víctimas fueron miembros de la sociedad civil.

Y es que de un tiempo para acá se ha vuelto un lugar común en redes sociales, principal aunque no únicamente, las críticas de “hipocresía” por quienes expresan horror o enojo por lo que pasa en otros países, bajo el pretexto de que supuestamente las personas que muestran su solidaridad con tal o cual causa, cierran los ojos y los labios respecto a lo que pasa en su propio país – aunque claro, habrá casos de quien se interese por asuntos tanto locales como internacionales, algo que generalmente es pasado por alto muchas de las veces–. A simple vista es un argumento convincente, pero no deja de tener un acento muy posmoderno que tiende a relativizar emociones como la empatía o el sufrimiento, bajo una especie de nacionalismo exacerbado –que lamentablemente no se ve en otros asuntos, como el tema económico– y una buena dosis de trauma colonial, que justifican perfectamente la indiferencia ante el horror. Muy ad hoc con las ideas de nuestro tiempo, ahora hasta el sufrimiento humano es relativo a cada contexto y situación, lo que nos deja en una especie de limbo donde más valdría mejor ya no sentir nada, sólo ver y seguirse de largo. Una exposición que mata.

Para decirlo de una vez, no importa si las víctimas son de un país desarrollado y rico, o de uno pobre y atrasado, o de mayoría musulmana o católica, de asiáticos o africanos, cualquier muestra de barbarie humana en contra de víctimas civiles o con lujo de violencia debe generar horror y reprobación, sean los clientes de un bar gay en Orlando, o los de uno de Xalapa, México; sean los maestros de la CNTE en Nochixtlan, Oaxaca, o nuestro compañero de trabajo. Lo ideal, sin duda, sería ocuparnos con mayor presteza de lo que sucede en casa, pero eso no significa que tengamos el derecho de reprocharle a alguien sus acciones o expresiones solidarias, lo que muestra que por lo menos se tiene la sensibilidad de indignarse por lo que pasa en otros lugares, aún con todos los factores y lecturas que les queramos hacer, eso siempre será mejor que aquel que simplemente es indiferente con su realidad social, sea ésta la de Puebla o la de Tailandia.

Dicho en pocas palabras, la solidaridad no se escamotea por cuestiones de paisanaje. No hay que ser candil de la calle y oscuridad de la casa, pero tampoco hay que dejar de prestar atención a lo que pasa afuera, ni dejar de reconocer en los demás un reflejo de nosotros mismos, y de lo que aspiramos a construir como humanidad. En cualquier caso, sea el que sea, la indiferencia es complicidad.

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Por una democracia con memoria

Recientemente el senador, exgobernador y también exsecretario de gobernación, Manuel Bartlett, declaró públicamente que en ...

Negar la realidad no la cambia

Aunque el título parezca una verdad de Perogrullo, lo cierto es que, esto que en ...