Desde que inició el bombardeo a Palestina, se ha reportado la muerte de 35 mil personas, en su mayoría civiles, mujeres y menores de edad. Pese a ello, el gobierno de Estados Unidos negó que exista un genocidio, pero pidió a Israel garantizar la protección de civiles.

Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, declaró que para que exista un genocidio, deba haber una intención de ello. Algo que descartó en el caso de Israel, pero añadió que Estados Unidos se opone a una operación militar en Rafah, pues pondría en riesgo a 1.4 millones de civiles.

Además, señaló que el presidente Joe Biden “quería ver derrotado a Hamás”, pero se dio cuenta de los civiles palestinos en peligro. Sin embargo, señaló que las negociaciones de un alto al fuego en la Franja de Gaza continúan estancadas por parte de este grupo islamista.

“Creemos que Israel puede y debe hacer más para garantizar la protección y el bienestar de civiles inocentes. No creemos que lo que esté sucediendo en Gaza sea un genocidio”

Jake Sullivan

Genocidio en Palestina, aumenta riesgo por ataque en Rafah

De acuerdo con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (Unrwa), 360.000 personas han huido de Rafah desde la orden de evacuación emitida por el Ejército israelí. Posteriormente, Israel amplió la orden de desplazamiento a más áreas del centro de Rafah.

Además de los 35 mil palestinos asesinados, casi 79 mil han resultado con lesiones. A esta cifra se suman unas 10 mil personas desaparecidas que prevén encontrar debajo de los escombros provocados por los bombardeos.

incendios forestales