Agua de Puebla cobra 17 mil pesos por servicio en casa de Tres Cruces, acusan. Foto: Especial

Agua de Puebla realiza un cobro excesivo a una casa ubicada en la colonia Tres Cruces, de Puebla capital, de 17 mil pesos por un consumo comercial que no existe, ante el cual, la concesionaria se ha negado a dar una explicación clara.

Así fue expuesto por Omar Jiménez Castro, abogado de la afectada, quien destacó que en el estado de cuenta de enero, a Estela Hernández le fue marcado dicho adeudo, ya que la empresa registró que su vivienda, ubicada en la colonia Tres Cruces, de Puebla capital, pertenece a un cobro mixto, es decir, que ejerce un consumo de casa-habitación, así como de giro comercial.

Al destacar que la afectada no tiene ningún negocio en su vivienda, explicó que el 21 de enero dirigieron un escrito a Concesiones Integrales y al Sistema Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap), en el cual, además de exigirles la tarifa adecuada, pidieron que se respetara el descuento para personas vulnerables, pues la afectada padece de una enfermedad crónico-degenerativa.

Exige aclaración a Soapap

Comentó que fue el 4 de febrero del presente año, cuando Soapap les notificó, mediante el oficio 207-2020, que ya habían turnado a Agua de Puebla la queja; no obstante, al no recibir respuesta, el día 25 de ese mes presentaron otro documento donde, además, se acreditaba con certificado médico que era una persona vulnerable, solicitando, también, que se verificara el tipo de cobro, pero la compañía no volvió a responder.

A través de su cuenta de Facebook, precisó que fue hasta el 30 de abril cuando Agua de Puebla les respondió, negándoles el descuento por persona vulnerable y el desgloce de la información del pago, reiterando que el servicio seguiría siendo mixto pues habían locales comerciales en el domicilio.

Al respecto, Jiménez Castro indicó que presentarán juicio de amparo en contra de Agua de Puebla y el Soapap, pues detalló que se trata de una “persecución”, ya que Estela fue una de las firmantes en una queja dirigida a la Comisión de Derechos Humanos (CDH) estatal, en contra la misma empresa, a finales de enero.

Acusan a directivos de represión

Por tal situación, acusó a Héctor Durán Díaz, director de la concesionaria, y a Marisol Aguilar Sanchez, directora comercial, de tomar represalias contra su compañera, pues destacó que la empresa está obligada a dar a conocer a cada cliente la información sobre por qué se le cobra una tarifa determinada, lo que sirve para tener una certeza jurídica, toda vez que resaltó que para Estela es vital el acceso al líquido, principalmente por la pandemia.

En su intervención, la afectada mencionó que “nunca me he negado a pagar, pero verdaderamente son unos abusivos. Solo tengo agua dos veces por semana y solo unas horas. Me dicen que pague o me cortan el agua y drenaje”.

Cabe mencionar que debido a la pandemia por Covid-19, la concesionaria se había comprometido a no realizar cortes al servicio de agua, lo que claramente no ha cumplido a pesar de que por ley, el acceso al vital líquido es un derecho de todos los mexicanos, el cual se ha visto vulnerado en varias ocasiones desde la llega de Agua de Puebla, desde cortes injustificadas hasta cobros excesivos.

Es necesario destacar que en 2019, Jiménez Castro también fue víctima del corte del servicio como represión, mientras que en febrero del presente año, declaró que la privatización del agua por parte de la concesionaria es un ejemplo de corrupción y violaciones a derechos humanos.

banner-enfrentando-la-contingencia