Percepción de inseguridad en Puebla capital del 72% en 4T de 2017: Inegi Foto: Especial
Por inseguridad, 12 municipios se quedaron sin festejos patrios en Puebla Foto: Especial

Debido a cuestiones de inseguridad o de ingobernabilidad fueron suspendidas en 12 municipios del estado las celebraciones del Grito de Independencia este sábado, ya que no se tenían las condiciones para llevar a cabo dichos festejos.

No obstante, en los otros 205 municipios del estado se realizaron estas actividades con saldo blanco.

Así lo informó, en entrevista posterior a presenciar el desfile cívico-militar que partió del zócalo de Puebla, el gobernador Antonio Gali Fayad, quien agregó que algunas de las demarcaciones donde se tomó esta decisión fue en Acatlán de Osorio e Izúcar de Matamoros.

En el caso de Acatlán, refirió que fue porque el 29 de agosto pasado se registró el linchamiento de dos personas (padre e hijo), luego de que la población los acusó de ser robachicos, pero que la Fiscalía General del Estado (FGE) descartó ese hecho.

“El motivo es darle seguridad a la población en base a algún conflicto que existió o que existiera, por lo sucedido hace unas semanas no se presentaban las garantías suficientes, platicamos con las autoridades municipales y preferimos hacerlo de esa manera para cuidar a la población”, pronunció.

Cuyoaco y Ocoyucan, entre ellos

Por su parte, Jesús Morales Rodríguez, secretario de Seguridad Pública (SSP), refirió que otras de las demarcaciones en donde igual se tomó la medida de suspender los festejos patrios fueron Cuyoaco, Santa Clara Ocoyucan y Tehuitzingo.

Sin embargo, no precisó los motivos exactos en cada uno de ellos, pues el funcionario estatal sólo se limitó a decir que no existían condiciones para que los presidentes municipales pudieran llevarlas a cabo.

Cabe mencionar que el pasado 6 de agosto, vecinos del municipio de Cuyoaco quemaron una patrulla frente a la alcaldía de la demarcación en protesta porque llevaban tres semanas sin agua exigiendo al presidente José Luis Rechy Tirado una explicación, sin embargo no tuvieron éxito.

Esto derivó que en los días siguientes los inconformes bloquearon la autopista Puebla-Teziutlán y la carretera federal en ambos sentidos en exigencia por no tener una respuesta favorable de las autoridades municipales.