Editorial Ángulo 7
En este espacio vertirmos la opinión de nuestro medio, siempre con una visión contructiva Credito: Elaboración propia

El domingo 19 de mayo decenas de poblanos saldrán a las calles a marchar para defender la democracia. O al menos, esa es la consigna. Se trata de la marcha de la “Marea Rosa”, que en un principio se dijo a partidista y plenamente ciudadana.

A nivel nacional, la convocatoria fue promovida por el empresario y dueño de Kimberly-Clark de México, Claudio X. Gonzáles Guajardo, quien se ha dicho férreo opositor la actual administración y, sobre todo, a su proyecto de nación.

En Puebla y en todos los estados donde se ha llevado este ejercicio, la marcha rosa se había caracterizado por ser una marcha que buscaba defender al Instituto Nacional Electoral (INE), ante la posibilidad de reformarse por iniciativas del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, cómo se fu acercando el proceso electoral, esta marcha fue arropando a diferentes actores políticos; aunque no necesariamente hayan sido oradores. Por ejemplo, en pleno definición de candidatos a la presidencia, Xóchitl Gálvez Ruiz, emitió un fuerte discurso.

A Eduardo Rivera Pérez y Mario Riestra Piña se les vio en la última edición llevada a cabo en febrero pasado. Asimismo, estuvo Néstor Camarillo, quién busca una senaduría por la misma coalición.

Ahora abiertamente, en la convocatoria nacional nuevamente será Xóchitl Gálvez oradora; lo mismo es Puebla, donde Rivera Pérez y Riestra Piña “darán un mensaje” para todos lo asistentes.

Por ello, cabe preguntar ¿Se podrá creer en una “Marea Rosa” en Puebla con tintes electorales?

incendios forestales