Ahora, directivos de la BUAP ya no quieren paro y piden a alumnos terminarlo
Ahora, directivos de la BUAP ya no quieren paro y piden a alumnos terminarlo. Foto: EsImagen

Pese a que, desde la rectoría de Alfonso Esparza Ortiz, hubo difusión de las protestas estudiantiles y aceptación al “paro indefinido”, ahora las secretarías, direcciones y vicerrectorías de la BUAP pidieron a los alumnos un “paro activo” para no “afectar” su trabajo.

Así lo manifestaron este viernes, a través de un comunicado firmado por “trabajadoras y trabajadores”, donde aseguraron que el “paro indefinido” anunciado por diversos grupos de alumnos ya está teniendo un “impacto negativo en la comunidad estudiantil”.

Esto, a pesar de que, apenas el martes pasado, tras difundirse la noticia del asesinato de un alumno de Medicina de la BUAP, dos de la Upaep y un chofer de Uber, en Huejotzingo, las páginas oficiales de la institución publicaron –en un hecho inédito— mensajes y carteles que daban cuenta de las consignas de los alumnos contra las  autoridades poblanas por los altos niveles de inseguridad.

Apoyo de BUAP a manifestaciones

En el documento, publicado en las páginas oficiales de la institución, mencionaron que, entre las “afectaciones”, está la suspensión de la convocatoria al proceso de admisión de 2020, “perjudicando a más de 80 mil aspirantes”, lo cual anunció desde el pasado jueves señalando que no la emitiría hasta que las actividades se normalizaran.

Reclamaron también “afectación” a la entrega de becas a nivel medio superior”, así como las de manutención y otros tipos de becas, y la postulación para las que concede el Conacyt a estudiantes de posgrado.

Asimismo, aseveraron que no podrán dar servicios médicos, psicológicos, bibliotecarios y otros especializados, como el del Círculo Infantil.

Acusan intromisión de “intereses ajenos”

Para enfatizar la premura de acabar con el paro, expresaron “preocupación” porque “grupos con intereses ajenos a esta causa, genuina y pacífica, pretenden aprovecharse de la misma para obtener beneficios relativos a sus propios intereses”.

Insistieron en que son “solidarios” con las demandas de seguridad de los estudiantes y aseguraron que seguirán dando “respaldo al movimiento estudiantil motivado por la inseguridad en nuestro estado, para el cual seguiremos trabajando en conjunto hasta lograr los resultados que todos demandamos”.

No obstante, urgieron a los estudiantes que permitan a los burócratas acceder a las instalaciones universitarias y les plantearon cambiar su propuesta de paro indefinido por uno “activo hasta lograr los objetivos que motivaron este movimiento”.

Respecto a este supuesto apoyo institucional, vale mencionar que algunos estudiantes en paro han enfatizado que el movimiento es independiente de los intereses del rector y del gobierno estatal, deslindándose también del conflicto entre ambos por la auditoría a la gestión financiera de la institución, por lo que han rechazado enérgicamente cualquier manipulación por parte de Esparza Ortiz.

Entre los firmantes, están  las siguientes dependencias universitarias: Oficina de la Abogada General, la Secretaría General, Tesorería General, Contraloría General, Defensoría de los Derechos Universitarios, Dirección de Administración Escolar, Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado, Vicerrectoría de Docencia y Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura. 

A ellas se sumaron las direcciones de Infraestructura Educativa, de Servicio Social, de Servicios Generales,  de Control Patrimonial,  de Desarrollo Internacional, de Recursos Humanos,  de Bibliotecas, de Educación Superior, de Educación Media Superior, de Innovación y Transferencia de Conocimiento, de Cómputo, Tecnologías de la Información y Comunicaciones, de Acompañamiento Universitario, de Adquisiciones, Proveeduría e Inventarios,  de Apoyo y Seguridad Universitaria y de Archivo Histórico y de Cultura Física.

Asimismo, signaron las cooordinaciones General Administrativa, de Asuntos Estudiantiles, de Desarrollo Sustentable, el Círculo Infantil y el Centro de Detección Biomolecular.