banner-enfrentando-la-contingencia

– Javier Furlong Salgado Doctor con un gran futuro
– Tal vez sea mejor incentivar a contribuyentes cumplidos, que premiar a morosos

Hace algunos días en esta misma columna publique un escrito que intitule “El transporte público en Puebla sigue siendo caro, sucio y peligroso”.

Pues bien, al conocer los planes que tiene la nueva administración estatal, en particular con la Secretario de Movilidad y Transporte de la cual es titular Guillermo Aréchiga Santamaría, imagino que tal vez estemos frente a un cambio en el transporte público de pasajeros.

Lo que se ha dicho es que se mejorarán las rutas, se contará con una base de datos de los conductores, y se atenderán las necesidades de seguridad para los usuarios en cuanto a seguridad, utilizando la tecnología, hoy muy avanzada y variada.

El Secretario Arechiga , muy cercano a operadores del transporte, hombres que en el día a día enfrentan este complejo trabajo.

Pero vayamos al contexto general de lo que es el complejo sistema de transporte colectivo y ojala si se logre un cambio, que desde hace muchos años no se ha podido dar, porque su complejidad se ubica en tres aspectos; económico, político y social, veámoslos brevemente:

Comencemos con algunos datos económicos

Deplorables, 8 de cada 10 unidades del transporte público en Puebla

Unidades obsoletas, sin documentación de unidades y operadores, y hasta la falta de capacitación de los choferes, forman parte del estado en el que se encuentran 8 de cada 10 unidades del transporte público en Puebla. Si esto logra mejorarse, como lo planea el Secretario de Movilidad y Transporte, sería un éxito no solo para los usuarios, sino para los permisionarios pues se vería un desarrollo empresarial contundente.

Por el momento, en cuanto a economía ciudadana, se considera que una familia de cuatro personas gasta, con la nueva tarifa, poco más de 2 mil 40 pesos al mes para su traslado de ida y vuelta a sus diferentes destinos, lo que representa más de 60 por ciento de su ingreso mensual, si se toma en cuenta que el salario mínimo se ubica en 102 pesos diarios.

Cabe señalar que con la nueva tarifa los transportistas o permisionarios, que tendrán que cumplir los mínimos requerimientos de modernidad.

En este aspecto económico, vale la pena mencionar algunos datos del mercado automotor, vea usted:

En el caso de Puebla, el Inegi revela que el número de automóviles en una década creció 60.64 por ciento, al pasar de 596 mil 917 unidades a 952 mil 504; mientras que el caso de camiones de pasajeros pasó de 9 mil 117 a 11 mil 36, es decir, se presentó un aumento de 21 por ciento.

Pese al aumento de automóviles particulares, la población se mueve en mayor medida en transporte público. De acuerdo con el estudio denominado “Puebla: ¿Cómo nos movemos?” de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM) Delegación Puebla, en la zona metropolitana de Puebla, la cuarta más grande del país, se realizan todos los días más de 3.5 millones de viajes. El 50 por ciento de los traslados, 1.8 millones, se hacen en transporte público; mientras que 15 por ciento de los traslados de las personas en la capital y municipios conurbados, es decir 500 mil viajes, se hacen en vehículo particular. El estudio revela que 30 por ciento de los viajes de los poblanos se realizan a pie o en bicicleta; mientras que cinco por ciento son viajes en taxi.

En cuanto a la funcionalidad de Transporte colectivo la evolución de la población y su expansión territorial han rebasado la funcionalidad de la infraestructura vial, requiriendo un monto considerable de recursos para promover su modernización; la ausencia de un Plan Metropolitano, la falta de una estrategia conjunta para regular el desarrollo urbano, tanto en el estado de puebla como en los límites de Estados como Tlaxcala y otros que convergen, así como la planificación individualizada por municipio.

Aspecto político

En este contexto, el transporte urbano se ve confrontado con varias situaciones críticas: por un lado, debe asimilar e integrar los cambios que se definen para las políticas de transporte público, especialmente las que ponen un mayor acento en la liberalización; por otro lado, debe enfrentar una aguda competencia que se origina en un mayor uso del automóvil privado y de formas artesanales de transporte público; y por último, debe habituarse a nuevas estructuras de viajes y a la cobertura de áreas urbanas más extensas, pero con menor densidad de demanda.

El transporte como problema sociológico

El transporte como fenómeno sociológico ha sido escasamente abordado por la sociología. La consecuencia de ello ha sido y es la falta de un marco teórico y metodológico propio que nos permita definir el transporte como «hecho social» y, por tanto, como un problema sociológico. Plantear la posibilidad de establecer un campo de estudio sobre el fenómeno del transporte implica analizarlo bajo el concepto de «ser transportado» e interrelacionarlo con los dos ejes que fundamentan el análisis del transporte: el espacio y el tiempo. Desde estas premisas podremos empezar a plantear un campo de investigación propio, esto es una «Sociología del Transporte”.

Planear sistemas de transporte, implica estar interesado en saber lo que los individuos hacen colectivamente y por qué lo hacen de esa manera, dónde se origina la motivación de trasladarse y cómo se concluye la acción. Se trata entonces de estudiar los procesos mentales del individuo, no como lo hace un psicólogo interesado en la mente, en su comportamiento y personalidad, sino como lo haría un sociólogo, estudiando el accionar de la gente en sociedad.

Según el secretario Arechiga, las condiciones de mejora están dándose desde diferentes aspectos, pero en beneficio de los usuarios, considerando también la importancia que tienen los concesionarios y más aún los trabajadores del transporte, esperemos y diremos.

El Doctor Furlong con un gran futuro

Sirvan estas líneas para felicitar al Ingeniero, Maestro en Ingeniería y ahora Doctor en Administración, Javier Furlong Salgado, que el reciente día Jueves 31 de Octubre presentó su Examen de Grado de la Universidad Iberoamericana Puebla (Ibero), quien se mostró muy contento de concluir con un gran reto que inició hace cuatro años y muy orgulloso de pertenecer a la primera generación de este doctorado y ser el primer graduado.

El futuro del, ahora Doctor, es amplio pues a nivel nacional le esperan importantes tareas en la Federación de Colegios de Valuadores de la República Mexicana (Fecoval). Felicidades Doctor Furlong.

Mejor sería incentivar a ciudadanos cumplidos y no premiar a morosos

Filas enormes en fila en la sucursal de Paseo Bravo de Agua de Puebla para todos. Poblanos acudieron a realizar su pago aprovechando el descuento del 50 por ciento y 100 por ciento en recargos y sólo aplica para aquellas personas que tengan un adeudo histórico.

En aspecto, no cree usted, amable lector, que esa acción de eliminación de multas y recargos sea una señal para los usuarios cumplidos que se preocupan por pagar en tiempo y forma sus adeudos de agua, ya que muchos de ellos podrán dejar de ser cumplidos para “jinetear” el dinero y cubrir, sin multas y recargos sus pagos con extemporaneidad.

Mal hecho por las autoridades administrativas de esa empresa, pues se fomenta el pago extemporáneo.
¿No cree usted?

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.