Economía 2020: tres tristes escenarios // Banco de México, como la Chilindrina

Carlos Fernández Vega en su columna México SA, publicada en La Jornada, señala que el Banco de México recurrió a su bola de cristal para actualizar los pronósticos sobre el comportamiento económico nacional y sus conclusiones no son alentadoras, aunque si variantes de acuerdo con las distintas lecturas por él consideradas. De cualquier suerte, el hecho concreto es que 2020 será un año con resultados negativos en la materia.

La recesión económica comenzó su camino a mediados de 2018, aceleró en 2019 y en este 2020 la pandemia fue la gota que derramó el vaso, algo que, por lo demás, ningún vidente financiero, autóctono o externo, alcanzó a presagiar.

Lo cierto es que en su más reciente análisis, el Banco de México ofrece tres variaciones sobre el mismo tema: afectación tipo V, en el que los daños económicos –provocados tanto por la debilidad de la demanda externa causada por la pandemia, como por una menor producción de diversos sectores de actividad en cumplimiento de las medidas de distanciamiento social– se concentran en el primer semestre del año, para, posteriormente, una recuperación relativamente rápida de la actividad económica, que persiste a principios de 2021,normalizándose el ritmo de crecimiento de la actividad en el resto del horizonte. Ello resultaría en una contracción del producto interno bruto (PIB) de 4.6 por ciento en 2020 y un crecimiento de 4 por ciento en 2021.

En el escenario tipo V profunda, las afectaciones a la actividad económica son más intensas y se extienden al tercer trimestre del año, para luego presentar una reactivación hacia el cierre del año y durante 2021. El resultado concreto sería una caída del PIB de 8.8 por ciento en el presente año y un crecimiento de 4.1 por ciento en 2021.

Y la tercera: en el escenario de afectación tipo U profunda, la debilidad de la actividad económica causada por el choque en el primer semestre de 2020 se extiende durante el resto del año, seguido de una recuperación lenta durante 2021. Ello ocasionaría un retroceso del PIB de 8.3 por ciento en 2020 y una disminución adicional de 0.5 por ciento en 2021.

Aquí la columna completa

Monreal frente a Gatell

Julio Hernández López en su columna Astillero, publicada en La Jornada de San Luis, indica que con los conflictos grupales de Morena como telón de fondo, y los cálculos electorales que cada vez están más presentes, el jefe aritmético del Senado, Ricardo Monreal, cuestionó casi con ánimo opositor al subsecretario estrella de salud, Hugo López-Gatell, durante una comparecencia virtual que duró casi seis horas.

El zacatecano, que libra una batalla política imparable con miembros del primer círculo afectivo y operativo del obradorismo desde que en 2018 no le permitieron ser candidato a jefe de gobierno de la Ciudad de México, planteó claramente al médico que fue parte del Consejo Estudiantil Universitario (CEU) de la UNAM que, con la evolución crítica del tema del covid-19, “se ha generado, tenemos que decirlo, una confusión y un desconcierto social derivado de una crisis de desinformación’’. Y, luego de hacer una serie de preguntas empedradas al epidemiólogo, dejó hacia el final:

“¿Qué hay, factores de mal pronóstico, tratamientos incorrectos acordes con la población mexicana? ¿Cómo poderse explicar?’’

Gatell, como es llamado el personaje tan famoso, con prescindencia de la primera parte de su primer apellido que es compuesto, salió airoso de los retos senatoriales en cuanto mantuvo apego al libreto de resiliencia que ha practicado durante ya largas y memorables semanas. Con la plasticidad estadística, técnica y médica que ha sostenido con actitud casi siempre imperturbable, bateó a panistas, emecistas y uno que otro morenista como el exgobernador de Zacatecas.

En particular, no le fue bien al senador Dante Delgado, codueño del partido Movimiento Ciudadano (el otro accionista principal es el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro), pues el médico le dijo al político que no todo mundo tiene un sueldo fijo con cargo al erario o a una empresa particular, para mantener de forma prolongada el confinamiento casero.

Aquí la columna completa

López Gatell, las pruebas y otros datos

Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, publicada en El Universal, señala que durante cinco horas y media Hugo López Gatell respondió preguntas y duros cuestionamientos de los senadores de la República. No dejó pasar una y, entre largas explicaciones técnicas y respuestas políticas, acusó que algunos senadores utilizaran “mentiras” en sus planteamientos y les recordó que “tienen la carga de la prueba”. Al final, desde Ricardo Monreal, de Morena, con preguntas sobre por qué hacían tan pocas pruebas y si eso no generó un subregistro, y la oposición acusando duramente al subsecretario de “mentirle a los mexicanos sobre la gravedad y dimensión de la pandemia”, el mediático funcionario capoteó, cual diestro torero, las embestidas de los senadores.

Aunque no todas sus respuestas convencieron ni se fue limpio, la de López Gatell fue, según los números internos del Senado, la comparecencia más taquillera entre los senadores en estos tiempos de pandemia. El canciller Marcelo Ebrard era hasta ahora el que más atención había logrado con 30 senadores conectados simultáneamente; el subsecretario de Salud y nueva estrella de la 4T tuvo 75 senadores conectados en las más de 5 horas que habló.

Un senador, miembro de la Junta de Coordinación Política, comentó el encuentro con López Gatell primero en términos políticos y luego en el argot taurino: “Fue dura, por momentos ruda, pero no le fue mal en términos de que respondió a todo y no dejó tema o cuestionamiento sin contestar. Digamos que salió a pie de la plaza, cuando se esperaba que lo cogiera el toro”.

Lo cierto es que el encargado nacional de la pandemia terminó reconociendo, ante el reiterado escepticismo de los senadores sobre el bajísimo nivel de pruebas de Covid 19 que hizo México —0.4% por cada 100 mil habitantes— que el Gobierno del presidente López Obrador decidió no hacer pruebas por considerarlo “un desperdicio de tiempo, de esfuerzo y de recursos y es un distractor de los esfuerzos de vigilancia, prevención y control enfocar las baterías hacia un intento irrealizable de contabilizar”, por lo que reconoció que tampoco tienen interés en hacer pruebas al 100% de la población y que en México no sabemos en realidad cuántos casos de Covid tenemos.

A partir de ese reconocimiento del encargado de la pandemia en nuestro país, de que los datos que nos repite todas las noches son solo proyecciones y no cifras reales sobre el tamaño real de la pandemia, nos encontramos con “otros datos” sobre el panorama y las proyecciones del Covid-19 en México, realizados por uno de los modelos matemáticos más certeros para proyectar la evolución del coronavirus en los distintos países, que es el de Youyang Gu, científico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Aquí la columna completa