Quemas agropecuarias se reducen 25% en Puebla y 6 entidades: Sader
Quemas agropecuarias se reducen 25% en Puebla y 6 entidades: Sader. Foto: Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural

La Sader reportó que se redujeron 25 por ciento las quemas agropecuarias en la megalópolis, integrada por Puebla, Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Tlaxcala, Morelos y Querétaro, entre febrero y abril pasados, en comparación con los mismos meses del 2019.

Lo anterior reportó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) este martes, a través de un comunicado de prensa, con base en un reporte de la Dirección General de Atención al Cambio Climático en el Sector Agropecuario.

Expuso que la manera de monitorear los avances en las políticas que desincentivan las quemas se hace a partir de imágenes de satélite que muestran puntos de calor en la superficie terrestre, mismos que se determinan si se trata de una quema agropecuaria o un incendio forestal.

La dependencia indicó que la época de mayor cantidad de quemas agropecuarias en el año varía entre regiones, pero éstas son más recurrentes entre los meses de febrero y mayo, periodo en el que a nivel nacional el 40 por ciento de los incendios forestales se originan presuntamente por quemas que se salen de control.

Detalló que el municipio de Ahome, Sinaloa, entre 2013 y 2019, en los meses de mayo-agosto, —época de mayor cantidad de quemas—, la reducción de puntos de calor fue de 47 por ciento, asociado a la modificación del Reglamento de Protección al Medio Ambiente del Municipio que regula el uso del fuego en terrenos agrícolas y forestales, el cual prohíbe y sanciona las quemas agropecuarias.

Abundó que en el estado de Chiapas, entre los meses de enero y abril, comparando 2019 con 2020, se observa una reducción de 44 por ciento de puntos de calor, en respuesta a la publicación de decretos estatales para la prohibición de la roza y quema en los predios rurales y urbanos durante la temporada de estiaje.

Apuntó que la quema de rastrojos para preparar el terreno ante un nuevo ciclo agrícola representa una práctica ancestral, por lo que disminuirlas ha significado un reto tanto para autoridades locales como estatales y federales.

La quema de rastrojo, indicó, reduce la masa microbiana que aprovecha los nutrientes, afecta la estructura del suelo y reduce la infiltración de agua, haciendo que se pierda la mayoría del nitrógeno y nutrientes de la tierra como fósforo, potasio, calcio y magnesio.

banner-enfrentando-la-contingencia