23 establecimientos, clausurados por incumplir medidas contra Covid-19. Foto: Especial
23 establecimientos, clausurados por incumplir medidas contra Covid-19. Foto: Especial

Durante la emergencia sanitaria por el Covid-19 se ha verificado que se cumplan con medidas como no vender bebidas alcohólicas y no abrir si no es una actividad esencial en 911 establecimientos, de los cuales 23 se han clausurado; 2.5 por ciento del total.

Así lo informaron, en rueda de prensa este jueves, el secretario del Trabajo (ST), Abelardo Cuéllar Delgado, y la directora de Protección Civil (PC) estatal, Ana Lucia Hill Mayoral, quienes recordaron que estas medidas son parte de los decretos emitidos por el gobierno para evitar la transmisión del coronavirus.

En una transmisión vía Facebook para hablar del tema “Mundo laboral ante situaciones de emergencia”, Hill Mayoral manifestó que estás establecimientos clausurados son de distintos giros, e incluso hay empresas cuya actividad no es esencial y se mantienen operando.

La funcionaria estatal refirió que los operativos se han hecho en conjunto entre su área a cargo, la Secretaría del Trabajo (ST) y la Dirección de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Dpcrs) de la Secretaría de Salud (SS).

“Sí hay empresas no esenciales operando, no es culpa del gobierno, es parte de la irresponsabilidad de las personas, aquí es un tema de responsabilidad individual y social, así como del compromiso que tenemos con nosotros y con la gente que convivimos todos los días”, pronunció.

No hay razón para que sigan abiertos

Sostuvo que no hay justificación para que los negocios que no son esenciales se mantengan operando, e hizo énfasis en que no se trata de quererlos sancionar, sino de contribuir a combatir la emergencia sanitaria en el estado, pues “el mundo no se va acabar si cierran”.

Por su parte, Cuéllar Delgado refirió que no se está viendo la solidaridad de algunos sectores, pues “todos quisieran mantener la situación como estaba hasta antes de la pandemia”, pero deben hacer conciencia de cuáles son las actividades no esenciales y cuales sí, conforme a lo establecido por la Secretaría de Salud (SSA) federal en marzo pasado.

Pese a esto, indicó que hay empresas o establecimientos que persisten en mantener operaciones, lo cual “pega” a la familia y a la sociedad en su conjunto, porque el personal tiene que ir a trabajar ante el temor de que los despiden si no acuden y esto genera una movilidad peatonal mayor.