banner-enfrentando-la-contingencia

La columna Frentes Políticos, publicada en Excélsior, indica que 1. Equipazo. No hay duda de que con las estrategias impulsadas por el gobierno federal no sólo se disminuirá la propagación de la pandemia del COVID-19, sino que se garantiza la atención de todos los contagiados. Es imperioso, entonces, reconocer a quienes lo hacen posible. La visión para combatir la enfermedad que tiene en señales de alerta a todos los países es acertada, con la reconversión de hospitales para disponer de más camas. El buen trabajo y la visión corresponden a Zoé Robledo, titular del IMSS; Luis Antonio Ramírez Pineda, director del ISSSTE; el general Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional; el almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina, y Hugo López-Gatell, el subsecretario de Salud. Un esfuerzo jamás antes visto. Y con la participación de la sociedad, pronto sólo será un recuerdo.

2. Resbaladizo. No han sido buenos días para Luis Miguel Barbosa, el gobernador de Puebla, quien sigue tropezando. Primero aseguró que los pobres, grupo en el que asombrosamente se incluyó, era inmune al coronavirus; después dijo que el antídoto para el COVID-19 era un mole de guajolote, declaración que causó carcajadas a nivel internacional. Y ahora acusó que el procurador federal del Consumidor, Ricardo Sheffield, no ha atendido su llamado para revisar medidas para evitar el alza de precios. Por algo será. “No me contesta el chocante, a pesar de que lo conozco hace años, fuimos diputados en el 2000, pero es un chocante… ¡me vale!”, dijo. De lo que no se ha percatado es de que, con la investidura, lo convierte en fuente oficial, y lo único que hace cuando abre la boca es etiquetarse como el bufón de la semana. No sea “guajolote”, gobernador.

3. Calma. El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que el país tendrá una epidemia larga, que podría extenderse hasta septiembre, lo cual dependerá de que la sociedad siga las instrucciones de la Secretaría de Salud. “Una de las medidas más importantes es que masivamente, cuando hablamos masivamente hablamos de millones de personas, se queden en casa, es una frase muy simple que resume lo que se necesita hacer: quédate en casa. Es la acción que nos va a permitir que millones de mexicanas y mexicanos, y personas de otras nacionalidades que están en el país no contribuyan a contagiar”. La cuarentena tiene un tema que no debemos dejar a un lado: la violencia intrafamiliar, que podría incrementarse. Los mexicanos, todos, debemos tomárnoslo con filosofía: todo estará bien.

Aquí la columna completa

AMLO y el cártel de Sinaloa, ¿humanidad o debilidad?

Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, publicada en El Universal, señala que el Presidente implacable contra la corrupción, el que no ha tenido miedo de enfrentar todos los intereses y a los políticos del viejo sistema prianista, el que no soporta a los “delincuentes de cuello blanco” y enfrentó a la mafia del huachicol dentro y fuera de Pemex, el que no le teme ni siquiera al coronavirus y lucha todos los días con las resistencias y las conspiraciones de sus adversarios -los “conservadores”- que quieren que le vaya mal a su Gobierno, solo se ha doblegado y enternecido ante dos apellidos que parecen producirle debilidad muy especial: Guzmán Loera.

Primero fue el contacto con la madre de Joaquín Guzmán Loera, vía epistolar en febrero de 2019. En la primera de tres cartas que le ha enviado, María del Consuelo Loera le pedía ayuda para algo que, López Obrador debió saber, era imposible: la repatriación de su hijo de Estados Unidos. Luego otra carta de la nonagenaria en julio del mismo año y la designación de sus dos abogados, José Luis Meza y Juan Pablo Badillo -los que defendieron al Chapo- para que fueran apoyados por oficinas federales para conseguir su objetivo, además de tramitarle una “visa humanitaria” a la madre del Chapo. Finalmente fue la carta de ayer, 29 de marzo, donde le informa del fracaso de las negociaciones y le insiste que la ayude para ver a su hijo que “tengo más de 5 años sin verlo”.

La segunda vez que ayudó, directa o indirectamente a la familia del Chapo fue en octubre de 2019, con la cuestionada liberación de Ovidio Guzmán López, estando ya detenido por soldados de élite del Ejército Mexicano.

Curiosamente en ambas ocasiones, ante los fuertes cuestionamientos que ha desatado dentro y fuera de México, el Presidente ha invocado las mismas razones para justificar su actuación, que de un modo u otro beneficia a la familia de Guzmán Loera: “fue por razones humanitarias”, ha dicho López Obrador.

El argumento de “humanidad” que invoca López Obrador para apoyar y ayudar de la manera en que lo ha hecho a la señora Loera puede entenderse, pero no alcanza para explicar por qué a ella sí, el Presidente la ayuda, la saluda de mano y le ofrece todo el apoyo de su Gobierno para ayudarla a que vea a su hijo —por cierto uno de los delincuentes más violentos y sanguinarios que ha habido en México— y por qué no a todas las madres de hijos encarcelados, asesinados o desaparecidos.

Aquí la columna completa

Desplantes en tiempos de epidemia

Francisco Garfias en su columna Arsenal, publicada en Excélsior, indica que Twitter eliminó dos videos de Jair Bolsonaro en los que él cuestionaba el confinamiento como medida para prevenir contagios del coronavirus, al que ha calificado de “gripita” (Le Monde, 30 de marzo).

Las imágenes borradas mostraban al presidente de Brasil cuando saludaba y hablaba con la gente en las calles de la capital del país. En uno de los videos eliminados le dice a un vendedor ambulante: “Sé que quieren trabajar. Lo que he dicho desde el principio es que pongamos atención. Los que tienen más de 65 años se quedan en casa”.

Twitter anunció recientemente al mundo que va a endurecer las reglas y que tomará en cuenta contenidos que, eventualmente, van en contra de las consignas para resguardar la salud pública.

* Algo semejante ocurre en México, pero a López Obrador no le han borrado nada. Si Twitter va en serio, ya no tardan en eliminar alguno de sus mensajes. Sobran los que contradicen disposiciones de salud.

Para nadie es un secreto que el Presidente ha minimizado la magnitud de la pandemia. No sólo eso. Anda rudo.

Aquí la columna completa

Unidos podemos parar al COVID-19

La columna Pepe Grillo, publicada en La Crónica de Hoy, señala que en tiempos como el que vivimos, el compromiso debe demostrarse con hechos. De allí que esta casa editorial se sume a las medidas para evitar la propagación del virus, aun cuando esto implique la dolorosa decisión de no mandar nuestra edición impresa a las calles.

Crónica estuvo presente cuando enfrentamos la epidemia del H1N1, estuvo presente en los días de horror y solidaridad del 19S en su versión 2017 y lo ha hecho bajo la convicción de que nuestra labor informativa es sustancial en la vida de nuestros lectores.

Decisiones informadas y unidad es lo que más necesitamos ahora y la apuesta es a seguir acompañando a quienes nos brindan su confianza y lo vamos a hacer explotando a cabalidad las plataformas de Internet que han transformado el mundo.

No nos verán en papel durante unas semanas, pero seguimos allí, junto a quienes están a favor de México.

Baraja nueva para la encuesta

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que a fuerza de coronavirus, los diputados federales ya le agarraron el modo a las reuniones virtuales, por lo que la presidenta de la Mesa Directiva en San Lázaro, Laura Rojas, y los coordinadores de las fracciones sostendrán el jueves una conversación remota con el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, para analizar los escenarios de la política monetaria frente a la crisis en curso.

Los siguientes en fila para videoconferencias con diputados son los secretarios de Hacienda, Arturo Herrera; de Salud, Jorge Alcocer; del Trabajo, Luisa María Alcalde, y de Economía, Graciela Márquez.

Que mañana el Consejo General del Instituto Nacional Electoral, que encabeza Lorenzo Córdova, suspenderá los comicios en Hidalgo y Coahuila después de una videollamada con los dirigentes de los partidos, a excepción del PRI, en la que se pidió al consejero presidente que se pospongan debido a la emergencia sanitaria en el país.

Aquí la columna completa