Fátima: ineptitud, descuido, negligencia

Héctor De Mauleón en su columna En Tercera Persona, publicada en El Universal, señala que según la ficha de extravío, una mujer se la llevó el pasado 11 de febrero, mientras ella aguardaba a su madre a las puertas de la escuela Enrique C. Rébsamen, en la colonia Tulyehualco, alcaldía de Xochimilco.

La pequeña Fátima, de apenas siete años de edad, estuvo en calidad de desaparecida a lo largo de cinco días. Sus restos fueron hallados en la alcaldía de Tláhuac, dentro de una bolsa de plástico, el sábado 15.

Ese fin de semana, un supuesto familiar señaló en Twitter que la menor había aparecido “asesinada, desnuda y torturada”. La misma persona informó después que a Fátima le “extirparon sus órganos vitales”.

La noticia causó revuelo en un ambiente al que el tema del feminicidio y la violencia desatada contra las mujeres había vuelto explosivo. Las redes sociales hervían de indignación. Las autoridades señalaron que la menor había sido vista por última vez “en compañía de una persona del sexo masculino”, aunque luego presentaron imágenes de una mujer que se llevó de la mano a la niña.

El lunes 17, la fiscal general de justicia de la ciudad Ernestina Godoy, aseguró en entrevista de radio que no había certeza de que el cuerpo encontrado correspondiera al de Fátima: según la funcionaria, los padres de Fátima habían acudido a ver el cuerpo, y no lo reconocieron.

Aquí la columna completa

La columna Frentes Políticos, publicada en Excélsior, indica que 1. #JusticiaParaFátima. El deleznable secuestro y asesinato de la niña Fátima Cecilia Aldriguett Antón, de sólo siete años, ha generado indignación en todo el país. Es necesario que autoridades y sociedad hagamos nuestro trabajo para cambiar esta situación. Los gobiernos locales, estatales y federal, procurando justicia y llegando hasta las últimas consecuencias para que los culpables de asesinatos de esta magnitud, en especial de feminicidios, paguen por sus fechorías. Por parte de la sociedad, educando a las nuevas generaciones para que sepan lo que es la equidad de género y que sucesos así queden en el olvido para siempre. Sí, es momento de exigir justicia, pero también de comprometernos a hacer un alto en el camino y cambiar la situación, por Fátima, Ingrid y todas las víctimas de feminicidio.

2. Solidez. El director del IMSS, Zoé Robledo, informó que desde el 15 de febrero entraron en funciones los 35 representantes de los estados que tienen como objetivo impulsar la calidad de los servicios al derechohabiente y los proyectos de la institución. Del total de los titulares de estas Oficinas de Representación que resultaron electos, 17 son mujeres y 18 hombres. De éstos, 29 son personal médico y seis de enfermería. También, 15 de ellos son jubilados y regresan a la institución a aportar su experiencia, y 14 son docentes. Su designación se llevó a cabo mediante un proceso que privilegió la paridad de género, la transparencia y el mérito institucional. Eso es seguir al pie de la letra el manual de indicaciones. Así, los resultados no tardan.

3. ¿Cuál crisis? En Campeche, la crisis económica afecta a inversionistas que le habían apostado al desarrollo de la entidad. Pero para Gabriel Escalante Castillo, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico estatal, se trata de casos aislados que, incluso, se relacionan con los temas de salud. “Son empresas que cumplen ciclos, que vieron en un momento su crecimiento, también hay que ver que este tipo de empresas de comida rápida; pues, también en el tema de la salud y el tipo de comida de productos que están vendiendo, pues también tienen un efecto”, dijo el funcionario. Sin embargo, la realidad lo rebasa. Para los empresarios, el panorama financiero no ha sido el esperado, por lo que algunas franquicias han cerrado y abrieron sucursales en otras entidades. ¿Crisis? Si la hija del gobernador sustituto, Carlos Miguel Aysa González, abrió su tienda de ropa. ¿Cuál crisis?

Aquí la columna completa

Ante violencia feminicida, purificación y culpas

Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, publicada en El Universal, señala que dos asesinatos de mujeres han conmocionado y sacudido al país en menos de una semana por su crueldad y violencia misógina y machista. Dos feminicidios brutales, el de Ingrid Escamilla, de 25 años, y el de Fátima de apenas 7 años, cuyo nivel de inhumanidad han horrorizado a una sociedad que ya no se escandaliza fácilmente acostumbrada a normalizar la violencia a fuerza de verla repetirse cada día; pero esta vez las reacciones, protestas y manifestaciones en las calles y en las redes sociales son para exigir justicia, no solo para la joven y la niña masacradas, sino para los miles de mujeres víctimas de un fenómeno de violencia de género que crece al mismo tiempo que el nivel de impunidad de los feminicidas en México.

Y en medio de la ola de indignación que ha llegado, incluso a otras partes del mundo, hay dos cosas que aumentan el dolor y el hartazgo por la escalada feminicida: primero, la indolencia y la falta de empatía del Gobierno de la 4T y del presidente López Obrador que, lejos de conmoverse y mostrar la enorme sensibilidad social que le caracteriza, se muestra incómodo, molesto por el tema y sólo habla de él ante las preguntas insistentes de los reporteros y lo hace con desgano, con lugares comunes, sin acciones o estrategias concretas y más bien decálogos improvisados y una politización enfermiza del tema que lo mismo ve “grupos de poder” o “medios que no nos quieren”, que culpa al neoliberalismo.

La segunda cosa que duele e indigna, es que los casos brutales de Ingrid y Fátima no son, tristemente, excepcionales. Por el contrario, hay muchas otras mujeres, al menos 10 diariamente, que son sacrificadas, violentadas y asesinadas con odio y brutalidad en México. Las estadísticas oficiales contradicen el discurso presidencial que asegura que “estamos trabajando contra el feminicidio”.

Las manifestaciones en la calle de grupos feministas han provocado la molestia de los gobiernos de la 4T, al sentirse injustamente cuestionados por la falta de resultados.

Lo que más exhibe es cómo el Gobierno de López Obrador se está viendo rebasado ante la ola de reclamos, ira e indignación que exige acciones nuevas y contundentes para frenar la violencia contra mujeres y niñas en el país, fue el mensaje del Presidente que vinculó al aumento de los feminicidios con el neoliberalismo y la descomposición social que provocó en la sociedad y que dijo, su Gobierno debe seguir moralizando y purificando: “Hay una crisis profunda de pérdida de valores en el país… fue mucha la descomposición que produjo el individualismo, el egoísmo, el predominio de lo material… Tenemos que seguir moralizando, purificando la vida pública”.

Aquí la columna completa

Se multiplican los feminicidios; AMLO culpa al neoliberalismo

Francisco Garfias en su columna Arsenal, publicada en Excélsior, indica que la 4T está en serias dificultades. No tiene respuesta frente a la indignación, pocas veces vista con tanta intensidad, por los brutales feminicidios que han ocurrido en México.

El asesinato, tortura y violación de Fátima Cecilia Aldriguett Antón, siete años, en la Ciudad de México, agrega una pincelada a este cuadro de horror que se ha configurado con asesinatos como el de Ingrid, Abril y otras muchas mujeres. La barbarie no se detiene.

* Es un axioma —verdad que no necesita ser comprobada— que el presidente López Obrador no se siente cómodo con el tema. Ya alguna vez se salió de sus casillas por la insistencia en hablar de asesinatos de mujeres. Ayer le echó la culpa de la muerte de Fátima al neoliberalismo. Sí, leyó usted bien, al neoliberalismo.

“Se cayó en una decadencia. Fue un proceso de degradación progresivo, que tiene que ver con el modelo neoliberal”, dijo el Presidente de la República, en la mañanera. No fue el único. Por allí apareció un “lambiscón”, como diría Muñoz Ledo, que lo secundó. Hablamos del senador de Morena, Martí Batres: “Es cierto. El feminicidio, como se conoce en nuestros días, es producto del neoliberalismo. Ciudad Juárez lo demuestra. Trabajadoras de las maquilas fronterizas, lejos de sus ciudades de origen y de sus maquilas, sin red de protección social”, escribió en Twitter.

No, señores. Los asesinatos de mujeres no derivan de un modelo económico que ya se fue. Se producen por la incompetencia, la negligencia y el “importamadrismo” de autoridades locales y federales que le están fallando a los mexicanos. Ahora quieren resolver la muerte de Fátima con una recompensa de dos millones de pesos a quien dé información sobre el verdugo de la niña.

Aquí la columna completa

Hostilidad contra el INE

La columna Pepe Grillo, publicada en La Crónica de Hoy, señala que El INE siente lo duro y también lo tupido. El presidente del Consejo General, Lorenzo Córdova, lo dijo de manera contundente, inequívoca: “Nunca antes habíamos enfrentado un ambiente tan hostil contra el INE como ahora”.

Ante esto, pidió cerrar filas en defensa del instituto electoral de cara al proceso electoral 2021.

¿De dónde proviene la hostilidad? El diputado Porfirio Muñoz Ledo dio la pista al alertar sobre los lambiscones que le quieren entregar el INE a López Obrador como trofeo.

Arrancó el proceso para elegir a cuatro nuevos integrantes del Consejo General del INE. Hay conciencia en la necesidad de que los elegidos lleguen sin filias partidistas.

No todos lo han entendido. El Partido del Trabajo dijo que irán al INE quienes representen mejor la revolución pacífica de la 4T. ¿En qué quedamos?

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que la Cámara de Diputados discutirá en su sesión de hoy un acuerdo para condenar el feminicidio de la niña Fátima y exigir a las autoridades freno a la violencia de género, y aunque legisladoras de las diversas fracciones, incluso de Morena, se manifiestan por declarar una emergencia nacional por la alta incidencia de crímenes contra mujeres, la Junta de Coordinación Política, encabezada por Mario Delgado, tendrá la última palabra en la redacción del documento.

Muchos esperan que esa redacción sea menos desaseada que las declaraciones de la fiscal capitalina, Ernestina Godoy, criminalizando a los padres de la víctima por afectaciones mentales, o que la tarjeta informativa del DIF, insinuando que todo se deriva de un ambiente de maltrato familiar.

QUE el Senado, en tanto, tendrá hoy un fuerte debate sobre feminicidios, particularmente hacia niñas y adolescentes. La panista Josefina Vázquez Mota y la morenista Mónica Fernández fueron de las pocas que fijaron ayer posturas contundentes: crear una fiscalía y tomar acciones inmediatas. Entre los senadores varones, silencio en su mayoría, salvo Martí Batres, quien no se tardó mucho en coincidir con el Presidente en que la culpa es del neoliberalismo.

Aquí la columna completa