De febrero a mayo, la temporada de más tráfico ilegal de loros
De febrero a mayo, la temporada de más tráfico ilegal de loros. Foto: Miguel Urbina

El periodo de febrero a mayo representa la temporada de mayor extracción de pollos de pericos, loros y guacamayas para su comercio ilegal, es en estos meses cuando el número de publicaciones en foros sobre venta de aves aumentan en redes sociales.

Así lo dio a conocer la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que puntualizó que debido a la temporada de nacimientos de los ejemplares de estas especies, se eleva la demanda de algunas como el loro nuca amarilla o “Tehuano” (Amazona auropalliata), guacamaya verde (Ara militaris), perico atolero (Aratinga canicularis o Eupsittula canicularis), cotorra cucha o cachetes amarillos (Amazona autumnalis), entre otros.

Dado que su extracción se realiza mientras son pollos aún, es más fácil que se logre el acostumbramiento a la persona que los alimenta identificándolo como su benefactor y creando el vínculo afectivo entre fauna y persona.

En ese periodo, este tipo de ejemplares son principalmente crías recién emplumadas, con edades no mayores a un mes generalmente, ya que son extraídos de sus nidos a escasos dos o tres días de nacimiento de sus nidos.

La Policía Federal y las estatales en operativos coordinados por la Profepa, han asegurado de 2017 a la fecha 2 mil 427 ejemplares de aves que serían vendidos de manera ilegal.

Cabe mencionar que más de 150 especies de loros (psitácidos) que existen en el mundo se encuentran amenazadas o en peligro de extinción.

De febrero a mayo, la temporada de más tráfico ilegal de loros