Inicio » Columnistas » Eduardo García Anguiano » Corrupción y crimen organizado

Corrupción y crimen organizado

Las personas al adquirir bienes o servicios al crimen organizado fomentan su crecimiento.

Ahora que en nuestro país el tema de la corrupción está en boga veamos lo relacionado con la delincuencia organizada.

Ha sido un axioma en este aspecto el que diversas autoridades encubren o facilitan actividades de la delincuencia organizada, mediante mecanismos que implican corrupción, sin embargo, esto no sólo es privativo de ellas, la gente común también participa o alienta esta situación.

México considera al terrorismo, los delitos contra la salud, la falsificación de moneda, operaciones con recursos de procedencia ilícita, violaciones al derecho de autor, tráfico de armas, tráfico de personas y órganos, corrupción de menores de 18 años, trata de personas, algunas modalidades del secuestro, contrabando, algunos delitos en materia de hidrocarburos y los delitos contra el ambiente, como delitos de la delincuencia organizada.

El crimen organizado que se dedica a estas actividades ofrece productos y “servicios” que las personas adquieren, por lo que se benefician de los grupos delictivos y debido a ello rara vez los denuncian ante el ministerio público.

Algunos bienes y “servicios” que la gente adquiere son:

• Drogas ilícitas a narcomenudistas.
• Contrabando al comercio informal.
• Productos “pirata” a vendedores ambulantes.
• Gasolina y diesel robado que se compra a expendedores.
• Armas a los traficantes.
• Madera y especies en peligro de extinción a ofertantes de ellos.
• Servicios de “polleros” para cruzar fronteras de manera clandestina.
• Prostitutas en lugares relacionados con trata de personas.
• Y otros se benefician del lavado de dinero.

Todos los productos y “servicios” anteriores son puestos en el mercado ilegal por el crimen organizado, así es que, si de combatir la corrupción se trata, no sólo es necesario neutralizar a las autoridades que solapan la actividad económica de los grupos delictivos, sino también a la gente que adquiere sus bienes y servicios.

El juez Giovanni Falcone expresó: “Quien acaricia a un tigre acaba perdiendo un brazo”.

@EGAnguiano
14 de marzo de 2019

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Eduardo García Anguiano

Eduardo García Anguiano
Eduardo García Anguiano * Sociólogo y Maestro en Administración Pública. Ha laborado en el gobierno federal y en gobiernos locales en áreas de gobierno y seguridad. Ha sido profesor en la Universidad de las Américas y del Instituto Técnico de Formación Policial del DF. Actualmente es profesor de Maestría en Seguridad Pública.
x

Check Also

Columnistas-EduardoGarciaAnguiano

México bronco

Muchos problemas en nuestro país se resuelven violentamente en vez de recurrir a la vía ...

Columnistas-EduardoGarciaAnguiano

Guardia Nacional omitida

El Reglamento Interior de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana no considera a la ...