Inicio » Primer Plano » Lo que dicen las columnas de México » Los más populares en 2018 y no hay matices ni grises en discurso de AMLO

Los más populares en 2018 y no hay matices ni grises en discurso de AMLO

El presidente belicoso

Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, señala que el lunes se peleó con las universidades públicas. El martes les dijo “mantenidos” a los gobiernos anteriores por haber cobrado salarios vigentes en la administración pública. El miércoles lo acusó de espionaje y prometió que daría a conocer sus abusos. Qué pasará el jueves, nadie lo sabe. El presidente López Obrador así es. Dice, se desdice; rompe puentes y luego, con el discurso, trata de repararlos. Por casi cinco meses le dio a golpes retóricos al sector privado y luego les pidió ayuda para financiar sus programas sociales. Agradeció por todo el país a quienes votaron por él, pero se ha dedicado a purgar toda la burocracia para que sólo los morenistas trabajen con él. Al Gulag, todo lo que sirvió a gobiernos anteriores. La pureza es el eje de su proyecto, donde el cambio de régimen cabalga sobre la renovación moral, donde todo es polar: quienes no estuvieron con él son marcados como reses con el sello de corruptos e impuros; para los que sí le fueron fieles, el paraíso de la cuarta transformación.

López Obrador tiene problemas con su belicosidad. No logra transitar de la agitación social a gobierno, ni ha logrado su primera transformación, de candidato sempiterno a presidente. Si quiere ser un buen presidente, debe buscar la conciliación y reconciliación nacional, gobernante para todos, no para quienes considera que son el pueblo bueno, que lo apoyan incondicionalmente, mientras considera adversarios a quienes disienten de él, y los estigmatiza.

El discurso que lastima lo ha utilizado toda su vida, polarizando Tabasco cuando perdió la gubernatura, y la Ciudad de México, cuando llamó a quienes reclamaban seguridad “pirruris”, y en sus campañas electorales, donde los buenos luchaban junto a él, mientras el resto eran los deshonestos que lastimaban al pueblo. Ese discurso enfrentó y dividió a familias, donde no se podía hablar de política en la mesa porque la confrontación sudaba la piel. Poco ha cambiado, sigue en la dicotomía de su narrativa de los ricos contra los pobres, los corruptos contra los impolutos, los que defienden los privilegios y quienes quieren derruirlos. No hay matices ni grises. Es absolutista y desprecia a quienes no creen en la cuarta transformación, o critican las simulaciones donde es campeón de campeones.

Como botones de muestra, cambiar su repudio a las Fuerzas Armadas a colgarse de ellas para que combatan criminales, inquietó a los expertos, pero el perdón de sus gobernados es superior a cualquier crítica. Eliminar presupuestos de género, cancelar el 85 por ciento de los recursos para el Fondo de Desastres Naturales, estimular el desarrollo de combustibles fósiles mientras desmantela las protecciones al medio ambiente, navegan sin cuestionamientos.

Todo se puede en la cuarta transformación porque la hacen los puros que hablan con la Madre Tierra, cuyo diálogo metafísico permite, porque se lo perdonan también millones de mexicanos, iniciar el gran proyecto de infraestructura del sexenio, el Tren Maya, noble iniciativa destinada, financiera y turísticamente, al fracaso. Violar promesas, como mantener el presupuesto para las instituciones públicas, es fácil, porque las remplazará con 100 universidades que impartirán, cada una, no más de dos carreras aplicadas en las zonas marginadas del país.

Aquí la columna completa

Personajes de 2018

Leo Zuckermann en su columna Juegos de poder, publicada en Excélsior, indica que en 2017, las personas físicas o morales que destacaron, para bien o para mal, fueron: Donald Trump, Enrique Peña, José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Alfonso Romo, Giovanni Sartori, Emmanuel Macron, el movimiento de resistencia venezolano, Kim Jong-Un, Javier Duarte, el equipo negociador mexicano del TLCAN, Emilio Lozoya, Raúl Cervantes y los rescatistas de los sismos. Presento, ahora, la lista de los personajes que destacaron en este 2018 que está terminando:

López Obrador: la tercera sí fue la vencida. Arrasó en las elecciones de julio. Desde entonces, tomó el poder. Hoy es un Presidente con gran popularidad y con la voluntad de cambiar el régimen político mexicano.

Ricardo Anaya: hizo todo lo que pudo para ser candidato presidencial del PAN. Una vez logrado su objetivo, presa de la amplia alianza política que forjó, no pudo armar una narrativa atractiva para votar por él.

José Antonio Meade: candidato no priista de un PRI repudiado. Representante icónico del neoliberalismo, se rehusó a asumirse como tal, dándole la razón a la narrativa antineoliberal de AMLO.

Enrique Peña: el primer semestre se dedicó a intervenir en las elecciones para evitar que ganara Anaya. El segundo, desapareció por completo entregándole todo el poder a López Obrador, quien, en su toma de posesión, hizo pedazos todos los logros del último Presidente del PRI.

Aquí la columna completa

 

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Cifras del huachicol y la situación de Puebla tras muerte de Martha Erika

‘Huachicoles’ somos todos Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, ...

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Destitución de delegados del IMSS y ciudadanos impacientes con cierre de ductos

La improvisación de Andrés Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El ...