Inicio » Columnistas » Maestros » Ni una ni otro

Ni una ni otro

Cartas a Gracia

Se que te encuentras de vacaciones en Salchi, una de las hermosas playas de Oaxaca ubicada en el municipio de San Pedro Pochutla, Oaxaca, aislada del infernal tránsito que padece por estos días la Ciudad de México Gracia. La fotografías que me enviaras me invitaron a buscar información y conocer un poco más de un sitio que se antoja visitar por estar habitada por tan solo un centenar de habitantes, que atienden a los visitantes de regiones contiguas, alejada del ferrocarril interoceánico que propone la “Cuarta transformación republicana” y que motiva que habitantes de los pueblos originarios que serán afectados, le prendan velas a “San Porfirio Díaz”. El viaje de estudios que realizas por esos lugares de privilegio, impidieron que intercambiáramos impresiones sobre las video aspiraciones de Elba Esther y las consecuencias que originó; entre ellas las renuncias de Juan Díaz, la modificación del Estatuto, la desaparición de la figura de Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE y el encumbramiento de Zepeda al frente de esa organización.

Comenzaré por hacer uso de mi memoria y trataré de sintetizar un tanto cuanto, el recorrido por el que la maestra transitara y que le llevaría; del ejercicio docente como profesora de educación preescolar a las altas esferas en los círculos sindicales, partidistas, legislativos y gubernamentales, posteriormente, al encarcelamiento tras oponerse a la reforma educativa y, 4 años después,a la reivindicación jurídica tras incorporarse por interpósitas personas, a las filas del Movimiento de Regeneración Nacional. Algunos comentarios informales de la vida magisterial señalan -coincidiendo con Martin Moreno- que el ingreso de Elba Esther a la política gremial se inició con un discurso que pronunciara ante Carlos Jongüitud Barrios a la sazón líder vitalicio de Vanguardia Revolucionaria del Magisterio, quien impresionado por la elocuencia de la joven profesora habría espetado “tráiganme a esa güera gritona” (Abuso del poder en México, Martin Moreno). Güera que inició un ascenso a toda costa en los vericuetos de la burocracia sindical y quien más adelante, por obra y gracia de Manuel Camacho y Carlos Salinas fuese ungida secretaria general interina del sindicato más importante del país sin importarle defenestrar a su antiguo mentor, quien cayera en desgracia tras un evento magisterial realizado en San Luis Potosí en el que maestras y maestros vitorearan a Cuauhtémoc Cárdenas y abuchearan al candidato Carlos Salinas.

Hizo su chamba; impuesta como interina en la Secretaría General del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE negoció con los representantes de todas las corrientes de opinión existentes al interior de la organización (incluidos representantes de la CNTE), para ser electa Secretaria General bajo el argumento de ser la única persona que lograría contener los afanes privatizadores de la educación mostrados por Carlos Salinas de Gortari, a la sazón titular del ejecutivo federal. El 18 de mayo de 1992, firma con los titulares de los ejecutivos estatales, autoridades federales y de órganos desconcentrados -excepto con el gobierno del Distrito Federal- el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (Anmee) por el que la federación transfieren a los gobiernos de las entidades, los servicios de educación básica y normal incluidos los recursos financieros, humanos, materiales incluidos inmuebles y adicionalmente, la titularidad de las relaciones laborales delegando en gobiernos locales el rango de patrones sustitutos. Para garantizar la calidad del servicio educativo se pactaron cláusulas mediante las que la federación se comprometía a dotar a las entidades federativas, con recursos suficientes para atender las necesidades derivadas del proceso educativo sin importar su origen y se reconocían derechos laborales adquiridos, incluidos los derivados de usos y costumbres y la homologación de las prestaciones al alza lo mismo. Inexplicablemente, el SNTE acepta cumplir con las obligaciones derivadas del Reglamento de las Condiciones Generales de Trabajo del Personal de la Secretaría de Educación Pública de 1946.

Acostumbrada al vaivén político, lo mismo diseña estrategias que la fortalecen al interior de la organización mediante la mejora salarial de los trabajadores de la educación y la inclusión de una doble negociación salarial -a partir de 1994-, que acepta cláusulas bajo las que los gobiernos panistas limitan el apoyo al sindicato, eliminan las licencias con goce de salario para ejercer comisiones sindicales con goce de salario como estableciera el Acuerdo 492 por el que se establecen las disposiciones para evitar el mal uso, desvío, o la incorrecta aplicación de los recursos del FAEBfirmado por Josefina Vázquez Mota, acuerdo transmutado posteriormente a la Ley de Egresos de la Federación y a la de Coordinación Fiscal. De la misma manera, tras una fallida alianza electoral y ser despreciada por AMLO, firma con Calderón la Alianza por la Calidad de la Educación en la que se incorporan “sugerencias” realizadas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), al tiempo que hace crecer la figura de Juan Díaz de la Torre, alfil de Juan Alcalá Azpeitia líder magisterial en Jalisco, vinculado a Vanguardia Revolucionaria.

Enemiga añeja de Emilio Chuayffet Chemor con quien tuviera diferencias en la Cámara de Diputados, tras rechazar la evaluación de permanencia del personal docente en servicio, es encarcelada y sustituida por instrucciones emanadas de la Presidencia, por quien aparentemente fuese gente de su entera confianza. A la postre gana una de sus últimas batallas pretendiendo conquistar la última. Sin embargo Gracia, en aras de la democracia sindical, mas valiese que no quedara ni una ni otro y el millón y medio de maestras y maestros decidieran quien se haga cargo de la Secretaría General del SNTE, mediante el voto universal, secreto y directo evitando estatutariamente, cualquier posibilidad de reelección.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Gustavo Santín Nieto

Gustavo Santín Nieto
Director del Instituto Universitario de Puebla (IUP).
x

Check Also

Columnistas-GustavoSantin

Evaluaciones que nos atropellan

Cartas a Gracia Mientras que cientos de miles de maestras y maestros -entre los que ...

Columnistas-GustavoSantin

No es su reforma

Cartas a Gracia “No es mi reforma, es una reforma que nació del Pacto por ...