Inicio » Columnistas » Indicador Político » Primer manotazo de Meade en PRI: se iría Ochoa, llegaría Nuño

Primer manotazo de Meade en PRI: se iría Ochoa, llegaría Nuño

Todo fue decidido. Falta el anuncio… o seguir cayendo.

Con apenas sesenta días de campaña por delante, Los Pinos darían un primer manotazo de reorganización: la salida de Enrique Ochoa Reza de la presidencia del partido y la llegada de Aurelio Nuño Mayer, ahora coordinador de la campaña priísta.

El fin de semana fue todo efervescencia en la casa presidencial de Los Pinos: los saldos del primer debate no movieron las tendencias de las encuestas y Meade se siguió hundiendo en el tercer sitio. Las evaluaciones revelaron cuatro cosas: el peso significativo de Meade como representante de la continuidad peñista, el mal ritmo de la campaña, la ineficacia del PRI y la falta de ofrecimiento de expectativas.

Las decisiones en los altos mandos de Los Pinos comenzaron a deslizar indicios de ajustes en el equipo de campaña. En los debates con otros coordinadores de campaña, Nuño ha desacatado más que el candidato. A mediados de 2016 el presidente Peña decidió el relevo en el PRI y quiso poner a Nuño como presidente, notó un rechazo en las estructuras del partido y optó por Ochoa Reza.

Pero ahora la campaña priísta se encuentra en un momento de grandes decisiones. Las expectativas revelan que el candidato es bueno y tuvo un desempeño sólido en el debate, pero ha carecido de una estructura partidista. Ochoa no supo negociar con la militancia y dejó fracturar al partido. Sin embargo, en espacios de la militancia priísta se tienen la certeza de que el problema en realidad no ha sido Ochoa, sino que el candidato Meade se ha negado a asumir su margen de autonomía relativa de Peña, de su grupo mexiquense y de su saldo gubernamental negativo, lo que ha llevado a la consolidación de un voto de castigo contra el PRI.

El cambio de Ochoa estaría en la lógica de la consolidación del objetivo principal del presidente Peña Nieto: el mantenimiento del poder otro sexenio. En este escenario hay que rescatar un mensaje enviado a través del columnista Juan Bustillos, de Impacto, el lunes pasado. La última línea, producto de una comunicación directa con el presidente, lo dice: “no hay de otra. Peña Nieto va por todo, y todo es todo”.

La presidencia del PRI es apenas uno de los problemas de Meade. Dos son generales y relacionados: el grupo de poder peñista que controla directamente al candidato –el propio presidente, Luis Videgaray, Ochoa, Nuño — y la falta de perfil político de Meade. En el debate Meade demostró confianza, conocimiento, objetivos y nivel, pero no conecta con la gente ni sabe comunicar con la pasión de la política.

La salida de Ochoa se decidió el fin de semana en Los Pinos y ya se comunicó a Meade; los indicios señalan que en las próximas horas se hará operativa. Y que de manera inmediata Nuño Mayer replanteará la dinámica de la campaña con nuevos niveles de operación.

Nadie va a echar de menos a Ochoa, lo que es lo mismo que nadie lo ha defendido. Y algunos priístas dicen que Nuño llegará tarde y que el problema seguirá siendo el de la continuidad peñista.

Política para dummies: La política es la habilidad para leer lo que no está escrito.

Si yo fuera Maquiavelo: “Llegar a un principado civil no depende por completo de los méritos o de la suerte; depende, más bien, de una cierta habilidad propiciada por la fortuna y que necesita o bien del apoyo del pueblo o bien del de los nobles”.

Sólo para sus ojos:

Recuerde revisar todos los días el sitio www.seguridadydefensa.mx para enterarse de los juegos geopolíticos de poder.

Ante la pasividad mexicana, en la frontera oeste de México-E.E.U.U. se incuba una confrontación: migrantes centroamericanos llegaron con apoyo mexicano, la Casa Blanca los rechaza y revela criminales entre ellos y todo puede llevar a la violencia. Y para colmo, en estas horas el vicepresidente Pence visitó la zona de construcción del muro.

Muy significativa la decisión del INE de permitir el spot de una organización civil metiéndose en la campaña. Nadie respeta las reglas de prohibición y el INE sigue destruyendo sus propias reglas. López Obrador va a responder con la misma intensidad y la campaña se sale de las regulaciones oficiales. Ya todo se vale.

Fracasó la celebración del primero de mayo proletario. Lo que debe seguir es la terminación del descanso obligatorio y que esa fecha sea una más. Lejos los días en que el movimiento obrero era una fuerza decisiva en el equilibrio social; hoy es una carga.

Famosas últimas palabras: “Este arroz ya se coció”; López Obrador al señalar que su victoria es irreversible.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Ley de Seguridad Interior, SCJN y Maquiavelo redefinirán el Estado

En medio del avance imparable del crimen organizado en México, el Programa de Paz y ...

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Agenda prioritaria de AMLO en la ingobernabilidad de Oaxaca

El gobernador priísta de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, rendirá hoy jueves su segundo informe de ...