Inicio » Columnistas » Indicador Político » Sheinbaum: Rébsamen o cómo gobernar sin moral es corrupción

Sheinbaum: Rébsamen o cómo gobernar sin moral es corrupción

La candidatura de Claudia Sheinbaum por Morena a la jefatura de gobierno de Ciudad de México se presenta como el microcosmos del estilo de ejercicio del poder de Andrés Manuel López Obrador: el derrumbe del Colegio Rébsamen por los terremotos de septiembre mostró el rostro descarnado de la corrupción en la Delegación Tlalpan que presidía Sheinbaum.

La candidatura de Sheinbaum es, así, una lección de política de la nueva mafia de poder que construye López Obrador en Morena. Octavio Paz fijó la tesis de que la corrupción era producto de la patrimonialización del Estado o Estado patrimonialista propiedad de unos cuántos. Y Morena perfeccionó el patrimonialismo priísta.

Como las principales candidaturas morenistas, la de Sheinbaum fue producto de un dedazo directo de López Obrador, a imagen y semejanza absoluta de los estilos de la “mafia del poder” priísta. Tan sus estilos son priístas, que Ricardo Monreal Avila, mejor posicionado en encuestas que Sheinbaum, aceptó con sumisión el veredicto del caudillo morenista a la espera –como en el PRI– de posiciones de poder que sobren.

Sheinbaum se enfilaba a la candidatura capitalina porque era la que más directamente representaba los intereses empresariales de las constructoras que se beneficiaron de las obras de los segundos pisos en el gobierno lopezobradorista 2000-2005. Sin embargo, se le atravesaron los terremotos y sobre todo las responsabilidades de su oficina delegacional en los permisos corruptos del Colegio Rébsamen, cuyo desplome por los terremotos aplastó a casi treinta niños, profesores y empleados de la escuela.

La responsabilidad del gobierno delegacional de Sheinbaum en esa crisis se percibió cuando la delegada ordenó mantener a resguardo secreto los documentos que pudieran incriminar a altos funcionarios de Tlalpan en permisos de construcciones sin cumplir con los requisitos técnicos.

Con la carga moral de los muertos, la responsabilidad oficial de presuntos casos de corrupción y ocultando documentos necesarios para deslindar culpas, Sheinbaum se enfila hacia el gobierno capitalino. Más que su responsabilidad moral que debiera marginarla de cualquier cargo hasta que una comisión independiente verifique culpas o inocencias, a Sheinbaum sólo le interesa contar con el apoyo directo de López Obrador.

Los documentos y contratos a empresas constructoras –muchas de ellas en el bloque empresarial de López Obrador y de la propia candidata– que participaron en los segundos pisos también están ocultas bajo argumentos amañados, como una forma de alejar la observación ciudadana a los pagos y costos reales.

Aunque Sheinbaum puso a secreto oficial los documentos del Rébsamen, el Instituto de Información de Ciudad de México autorizó la consulta por parte de cualquier ciudadano. Ahora podrían salir a la luz pública los permisos para construir sin contar con periciales necesarios. Esos documentos, inclusive, podrían ser importantes para fincar responsabilidades sociales, ciudadanas, públicas y penales contra funcionarios de la Delegación Tlalpan que avalaron las autorizaciones, comenzando con la responsabilidad general de la delegada Sheinbaum.

Lo que viene ya es conocido; en virtud de su función de dictaminar culpabilidades e inocencias, López Obrador va a regañar a los que piden una investigación a fondo sobre el derrumbe del Rébsamen y el fincamiento de responsabilidades penales contra los funcionarios encargados. Y los que acusen a la candidata Sheinbaum van a ser colocados en el cajón de la mafia del poder institucional donde López Obrador coloca a sus adversarios, críticos o simples ciudadanos exigentes de responsabilidades.

Política para dummies: La política se construye con intenciones, pero se valida con memoria.

Sólo para sus ojos:

· El Cártel Jalisco Nueva Generación ha comenzado a operar sus respuestas a la amenaza del secretario de Gobernación de que se trata del grupo delictivo en la mira del Estado. Hasta ahora ha dado ejemplos de que son más violentos que Los Zetas. Y ya están en media república porque ni siquiera otros cárteles tienen capacidad para contenerlo y combatirlo.

· En medio de las quejas por la reconstrucción de viviendas en la CdMx por terremotos y la renuncia del comisionado Ricardo Becerra, otros temblores aumentaron los damnificados. Si el gobierno capitalino no reacciona rápido, esas quejas contaminaran la campaña electoral local.

· Famosas últimas palabras: “La Asociación Nacional del Rifle es muy fuerte y los políticos muy débiles”: Megyn Kelly, conductora de programas de televisión.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Ley de Seguridad Interior, SCJN y Maquiavelo redefinirán el Estado

En medio del avance imparable del crimen organizado en México, el Programa de Paz y ...

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Agenda prioritaria de AMLO en la ingobernabilidad de Oaxaca

El gobernador priísta de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, rendirá hoy jueves su segundo informe de ...