ONU evidencia crisis de desplazados por violencia en El Salvador. Foto: El Salvador.com
ONU evidencia crisis de desplazados por violencia en El Salvador. Foto: El Salvador.com

A falta de reconocimiento gubernamental,  Cecilia Jiménez Damary, relatora especial de la ONU, dio a conocer que en El Salvador la gente huye de sus hogares por la ola de violencia que ejercen pandillas y señaló que los jóvenes, los niños y la comunidad LGBTI son los más vulnerables.

Luego de una visita al país,  advirtió que en éste se “está sufriendo la tragedia oculta de las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares debido a los altos índices de violencia relacionada con las pandillas”.

Aseguró que el actual escenario sobrepasa en gravedad al nivel reconocido por el gobierno, lo cual ha influido en las políticas de atención que éste ha realizado en torno al desplazamiento interno y la presencia de pandillas.

Respecto de estos grupos criminales, señaló que “dominan territorios y poblaciones a través de amenazas, intimidación y una cultura de violencia que infecta a comunidades enteras”.

De acuerdo con el informe “Desplazamiento interno por violencia y crimen organizado en El Salvador de 2016”, el 86 por ciento de las familias desplazadas se debe a la presión del crimen; sin embargo, el otro porcentaje ha huido por amenazas de gente ligada a los grupos delincuenciales y la intimidación de la Policía Nacional Civil y Fuerza Armada del país.

La enviada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)  aseveró que los asesinatos y las extorsiones están presentes en la vida diaria de la población; según datos de la Policía Nacional Civil, de enero a septiembre de 2016, se cometieron 4 mil 710 homicidios.

A nivel nacional, de enero a octubre del año pasado, se registró un promedio de cinco personas desaparecidas al día, jóvenes en su mayoría.

De los 14 departamentos que el país alberga, tres de ellos – San Salvador, La Libertad y San Miguel– atestiguan el 48.40 por ciento de los homicidios, por lo que son considerados como los más violentos del país en 2016.

Jiménez Damary recalcó que el gobierno salvadoreño no está llevando a cabo estadísticas que realmente revelen el problema; aunado a esto, muchos desplazados por temor a represalias no hacen expresa su condición, lo que afecta directamente la contabilización de los afectados.

Este escenario de violencia también ha llevado a que la gente abandone el país, pues, según el informe antes citado, tan sólo en 2015, 22 mil 675 salvadoreños solicitaron protección de gobiernos internacionales.

incendios forestales