Inicio » Columnistas » Indicador Político » Ley de seguridad interior: ejército ya cedió DH, fuero y tribunales
Banner BUAP

Ley de seguridad interior: ejército ya cedió DH, fuero y tribunales

El sentimiento anti militarista está llevando a la desactivación del escudo de seguridad nacional de la república; así, el paraguas de seguridad ya no será mexicano, sino estadounidense. La Casa Blanca espera el desmantelamiento del ejército mexicano para entrar a México como parte de su territorio de seguridad nacional.

A lo largo de los últimos diecisiete años, los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón y el priísta de Peña Nieto han desarmado la estructura de poder y seguridad del ejército, bajo el criterio de la defensa de los derechos humanos, Y si bien aumentaron las quejas durante la guerra contra el crimen organizado, los casos concretos fueron producto de la ausencia de un marco jurídico para su actuación.

Al fuero militar reducido y el juicio de militares en tribunales civiles se añade ahora el bloqueo a la ley de seguridad interior. Es paradójico que hoy en día haya quien afirme que no entiende el asunto de la seguridad interior. La Constitución de 1824 incluyó el tema al señalar en el artículo 110 las facultades del presidente: “poner en ejecución las leyes y decretos dirigidos a conservar la integridad de la federación, y a sostener su independencia en lo exterior y su unión y libertad en lo interior”.

La Constitución de 1857 fue más precisa en la fracción VI del artículo 85: “disponer de la fuerza armadas permanente de mar y tierra para la integridad interior y defensa exterior de la federación”. Y la de 1917, producto de la revolución, introdujo el concepto: “VI.- Disponer de la fuerza armada permanente de mar y tierra para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación”.

La ley de seguridad nacional la promulgó Fox en 2005 como parte de una iniciativa impulsada por el Grupo civil y académico de especialistas en seguridad nacional y fijó el criterio ante amenazas externas. Sin embargo, Calderón declaró la guerra al crimen organizado y tuvo como respuesta una ofensiva no sólo contra la sociedad, sino contra el Estado y sus instituciones. Ahí surgió el concepto de seguridad interior: los ataques criminales al Estado, sus instituciones y el desarrollo nacional.

La estridente oposición a la Ley de Seguridad Interior (LSI) maneja sin racionalidad argumentos contra el ejército anteriores a la LSN porque en la actualidad los militares están acotados por la reducción del fuero de guerra, el juicio en tribunales civiles por asuntos de derechos humanos y la supervisión de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

El argumento de los derechos humanos es obsoleto porque las fuerzas armadas ya están acotadas. Más aún, la Secretaría de la Defensa Nacional creó formalmente la Dirección de Derechos Humanos en su estructura y abrió oficinas para recibir quejas. Asimismo, la Sedena y la Secretaría de Marina han realizado seminarios formales sobre derechos humanos con la CNDH. Y hay militares sentenciados por violar derechos humanos, con el dato adicional de que fueron arrestados y procesados por la propia Sedena.

Por si fuera poco, la doctrina de seguridad interior está funcionando en México desde el 30 de marzo de 2014 cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018 y fue la base de la LSI.

Lo que queda es la preocupación por el debilitamiento del escudo de seguridad nacional del Estado mexicano y el zopiloteo del ejército de los EU para meterse en México.

Política para dummies: La política debe ser el arte de convencer, no el de imponer,

Sólo para sus ojos:

· La historia sobre la LSN de 2003-2005 la analiza el especialista Raúl Fraga Juárez en su ensayo Seguridad nacional: cuestión de estrategia frente a la desafiante realidad global, en http://pri.org.mx/bancoinformacion/files/archivos/pdf/9278-1-15_18_54.pdf.

· EL PRI hará todo para quitarle Nueva Alianza a Morena y a López Obrador, pese al pacto secreto del tabasqueño con la maestra Elba Esther Gordillo. Los maestros siguen siendo un importante activo electoral.

· Ruptura en la familia perredista: Alejandra Barrales ya se puso del lado de Ricardo Anaya y en el grupo de Miguel Mancera y los Chuchos hablan de traición. El punto clave radica en el hecho de que Barrales quería la candidatura PAN-PRD-MC para Ciudad de México, pero Mancera tenía otra idea. Así que el Frente está reventando por la lucha por las candidaturas.

· Con tanto cambio en el gabinete ya se terminó el sexenio.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

De impunidad o continuidad, el pacto EPN-AMLO hundió al PRI

Doce días después de la derrota, el presidente Enrique Peña Nieto ha abandonado al PRI ...

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Desarrollo estabilizador de AMLO es segunda fase de neoliberalismo

Cuando el presidente Zedillo se percató que no podría hacer candidato a uno de sus ...