Canaco demanda a Claudia Rivera cambios en Ssptm, Segom e Infraestructura
En más de un año, Rivera Vivanco ha hecho 9 cambios en su gabinete. Foto: EsImagen

Con el reciente nombramiento de Enrique Glockner Corte como secretario de Bienestar municipal tras la salida de Marcela Ibarra Mateos, ascendieron a nueve los cambios de gabinete que la edil Claudia Rivera Vivanco, quien inició en octubre de 2018, ha hecho en poco más de un año.

El primero tuvo lugar el 6 de marzo del 2019, cuando la titular de la Secretaría de Turismo, Lirio Azahalia González, presentó por la mañana su renuncia, sin dar a conocer los motivos.

Pesaban sobre ella diversas críticas de empresas y hoteleros del Centro Histórico, ya que, argumentaban, no tenía un plan de trabajo para detonar el sector en la ciudad, además de que fue señalada de discriminar a sus empleados; entonces, fue reemplazado por la actual titular, Mónica Prida Coppe.

Un mes antes, la presidenta municipal había anunciado que analizaría hacer movimientos al interior del ayuntamiento.

El siguiente fue el encargado de Comunicación Social, Armando Rocha Macías, quien el día 15 del mismo mes salió debido a su inexperiencia en el área, aunado a que «perdió la cabeza» por enfrascarse en una pelea a través de Twitter con el periodista Mario Alberto Mejía, lo que provocó que fuera reemplazado por Rafael Quiroz Corona.

Transcurrieron los meses hasta que el 14 de agosto dimitió a la Gerencia del Centro Histórico Lilia Antonia Martínez y Torres, quien también fue señalada de «no dar resultados», además de que hubo acusaciones de irregularidades en el manejo de los recursos.

El regidor panista Enrique Guevara Montiel precisó que ella le informó que se retiraría por causas «familiares»; a los dos días, fue anunciada María Graciela León Matamoros.

Pero no fue el único movimiento ese mes, pues la cabeza del Instituto Municipal del Deporte (IMD), Diana Corza Castañeda, dejó el cargo bajo argumento de participar en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019, quedando como encargada de despacho Yolatl Dioney Cuanal Cerezo, quien hasta el 31 de enero del 2020 fue nombrada como titular.

2020 arranca con la salida del contralor

Fue en el primer mes del año cuando Mario David Riveroll renunció a la Contraloría luego de que en diciembre, al rendir su informe de actividades, los regidores del G5 pidieron su salida bajo argumento de opacidad y nulos resultados, situación que le permitió a José María Sánchez Carmona quedar a cargo.

El 4 de febrero, a menos de un mes, el director del Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), Benigno Romano Romano, dejó las riendas debido a «temas personales», como anunció en sus redes sociales.

Fue ese mismo día cuando la alcaldesa dio a conocer que también saldría Eduardo Peniche García de la Secretaría Desarrollo Económico, por la misma supuesta causa que Romano Romano, de cual, la munícipe no quiso abundar, señalando únicamente que el titular requería “tomarse un tiempo”.

Si bien las bajas anteriores fueron por exigencia de diversos sectores, la renuncia de Peniche García tomó por sorpresa al grupo empresarial, el cual manifestó que él que era un funcionario con conocimiento que valía la pena conservar.

En consecuencia, propusieron a la alcaldesa diversos perfiles para ocupar el cargo; no obstante, la edil se mantuvo firme y anunció el 19 de febrero a Carmen Mireya Calderón González como nueva secretaria, quien ya coordinaba el proceso de entrega-recepción.

Cuando renunció Peniche, detalló la alcaldesa que no planeaba nuevos cambios en su gabinete, pues en esa ocasión fueron ellos quienes desistieron apartarse.

Hasta entonces, nuevamente, Rivera Vivanco dijo que no planeaba otros movimientos en su gabinete, pero el 30 de marzo volvió a anunciar la salida de Marcela Ibarra Mateos de la Secretaría de Bienestar, ahora dirigida por Enrique Glockner Corte, sin precisar los motivos.

Rosales: la salida que no concretó

A raíz de la polémica instalación de bolardos en la capital, Alejandra Rubio Acle, secretaria de Movilidad (Semovi), recibió severas críticas del grupo opositor denominado entonces como G7.

Exigieron constantemente transparentar los recursos ejercidos en dicho programa, acusando que estos se realizaron sin estudios técnicos confiables y que la licitación beneficiaba a los familiares de la titular.

En consecuencia, Rubio Acle presentó una denuncia contra quienes la acusaron, bajo el móvil de «violencia de género» y «difamación», por lo cual decidió dejar la dependencia para continuar con el proceso, quedando como encargado de despacho el entonces regidor Eduardo Covián Carrizales.

Pero la dimisión más solicitada ha sido la de Lourdes Rosales Martínez, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), a quien Rivera Vivanco ha insistido en mantener, pese a la intención del gobernador, Miguel Barbosa Huerta, de separarla.

La negativa de la alcaldesa escaló al punto en que el pasado 22 de marzo presentó una demanda de controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), señalando que, con su intervención, el gobierno estatal «violenta» la autonomía municipal