banner-enfrentando-la-contingencia
Pobladores de Cuetzalan rechazan proyecto de CFE y piden cancelarlo. Foto: EsImagen

Pobladores de Cuetzalan que integran el Consejo Maseual y el Cotic mostraron su rechazo al proyecto de la subestación hidroeléctrica que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretende construir en ese municipio desde el año pasado sin demostrar su utilidad.

En rueda de prensa, Nazario Diego Téllez y Leonardo Durán Olguín, explicaron que su exigencia por la suspensión de dicha obra está sustentada en el análisis que realizó sobre el proyecto el Órgano Técnico y Ejecutivo del Comité del Ordenamiento Ecológico Integral de Cuetzalan (Cotic).

Afirmaron que este análisis fue entregado en las oficinas centrales de la CFE en la Angelópolis, junto con el aviso de que la comunidad maseual da por concluida la discusión sobre la construcción de la subestación y establece “claramente” su rechazo definitivo al mismo.

Durán Olguín que pertenece al Cotic detalló que el proyecto de la dependencia federal denominado “Línea de Alta Tensión (LAT) Cuetzalan Entronque Teziutlán II Tajín” consiste en 20 kilómetros de LAT de 115 kilovots de doble circuito y que aterriza en una subestación que entronca con una línea eléctrica que va de Teziutlán a Papantla, con una inversión de 200 millones de pesos.

Refirió que fue en 2015 cuando se dieron cuenta de lo que se pretendía construir en dicho municipio, por lo que a petición del Cabildo se ordenó al Cotic, que se encarga de regular el uso de suelo y preservar el modo de vida campesino indígena, que hiciera un estudio sobre lo que se pretendía construir.

Es un proyecto incompatible, afirman

Puntualizó que tras analizar la Manifestación de Impacto Ambiental que fue presentada ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recurso Naturales (Semarnat), se determinó que es incompatible con los ordenamientos territoriales del municipio toda vez que implica la instalación de torres de alta tensión con derecho de vía de 18.5 metros.

Además de que no cumple con el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial (POET), el cual señala que cualquier intento de desarrollar alguna infraestructura nueva debe surgir del interés de las comunidades y probar su pertinencia en beneficio de las mismas.

Este proyecto, aseveró, afecta a 13 Unidades de Gestión Ambiental; de cada una de ellas, contraviene las políticas de protección y los lineamientos ecológicos que deben ser observados obligatoriamente, ya que la pareaestatal no ha probado su utilidad.

Así como al ser una línea de tensión de 115 mil volts es de alto riesgo para la salud de los habitantes de Cuetzalan, pues se ha comprobado que la prolongada exposición a este tipo de energía ocasiona cáncer en las personas, cuya población es de 45 mil habitantes de las comunidades de Alahuacapan, Xiloxochico, Chicueyaco y Acaxiloco.

Asimismo, dijo que la construcción de esa infraestructura implicaría un desmonte que pondría en riesgo la estabilidad de laderas, así como a ecosistemas que contienen zonas de captación de agua potable y corredores de vegetación de alto valor por su biodiversidad.

Ayuntamiento ha sido omiso, acusan

Durán Olguín afirmó que todas estas observaciones fueron entregadas al ayuntamiento de Cuetzalan, sin embargo, las autoridades municipales fueron omisas y no entregaron el reporte a la Semarnat y, por el contrario, otorgaron los permisos de cambio de uso de suelo a la CFE, lo cual es ilegal, y están pasando por alto los dictámenes.

No se encuentra justificación para pensar que un consumo rural justifique una línea de 115 mil volts con esas subestaciones, el dictamen de incompatibilidad que emitimos a la CFE no la exime de su obligación de brindar energía eléctrica y de calidad a los habitantes, hay suficiente infraestructura para ello”, pronunció.

Por lo anterior, comentó que en octubre de 2016 iniciaron los trabajo, por lo que en noviembre, el Consejo Altepetajpianij se instaló en plantón permanente pacífico en las zonas aledañas a donde CFE empezó a movilizar maquinaria pesada para impedir que continuaran

A su juicio, consideró que la construcción de la subestación es para abastecer la energía de los proyectos extractivos, ya que se tienen conocimiento de que hay 160 concesiones para minerías, 15 hidroeléctricas, 2 millones de hectáreas para fracking, 100 kilómetros para líneas de alta tensión, entre los ríos Zempoala y Apulco.

Bajo este contexto, Diego Téllez y Durán Olguín esperan que la obra sea detenida por completo, puesto que si bien está detenida desde noviembre pasado, no hay garantía de que el proyecto de la Paraestatal ya no se ejecute.