La senadora, Jeanine Áñez, se autoproclama presidenta de Bolivia
La senadora, Jeanine Áñez, se autoproclama presidenta de Bolivia. Foto: Clarín

La senadora Jeanine Áñez Chávez se autoproclamó presidenta interina de Bolivia en una Asamblea Legislativa este martes en una ceremonia sin quórum y con la misión declarada de crear un gobierno de «transición» que convoque a nuevas elecciones.

Su ascenso al frente del ejecutivo fue consecuencia de la renuncia de Evo Morales Ayma a la presidencia; de Álvaro García Linera, a la vicepresidencia, así como de la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra.

Esto hizo que Añez, quien era vicepresidenta del Senado, asumiera la presidencia de esa cámara y automáticamente se convirtiera en la sucesora constitucional de Ayma Morales.

Un pronunciamiento del Tribunal Constitucional a favor de la «inmediatez» de la sucesión constitucional terminó de dar la bendición al trámite pese a que la asistencia a la ceremonia en el Legislativo no contaba con quorum suficiente por la ausencia de los diputados del Movimiento al Socialismo (MAS).

Tras el acto, Áñez se trasladó al Palacio Quemado, donde llamó a la unidad y con la biblia en mano declaró el regreso de la biblia a Palacio.

¿Quién es Jeanine Áñez?

Licenciada en Derecho y con diplomados en Gestión Pública y Gestión Social; Derechos Humanos, y en Educación Superior. Áñez tiene dos hijos de 29 y 24 años y, está casada con, Héctor Hincapié, quien fue candidato al Senado de Colombia en 2018 por el Partido Conservador.

A sus 52 años, se ha convertido en la 66 presidenta de Bolivia y en la segunda mujer en ocupar ese cargo en la historia.

Áñez llegó a la política nacional boliviana en 2006, cuando fue electa como representante de ese departamento en la Asamblea Constituyente que aprobó la Constitución vigente desde 2009.

Durante ese proceso, fue miembro de la Comisión de Organización y Estructura del País y trabajó en la parte de Poder Judicial.

Una vez aprobada la nueva Carta Magna, Áñez fue electa como senadora por su región por la desaparecida y opositora alianza Plan Progreso y Convergencia Nacional.

Durante ese período, se opuso al proyecto de Morales de construir una carretera por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), que finalmente resultó paralizado por la dura protesta de un grupo de indígenas.

Una de sus tareas más urgentes será nombrar un equipo de ministros que la acompañen durante el tiempo en que se mantenga en la Presidencia de Bolivia, algo que incluye con probabilidad designar nuevas autoridades de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, lo más importante, según la nueva presidenta, es establecer un gobierno «de transición» que convoque a unos nuevos comicios en el menor tiempo posible con nuevas autoridades electorales.

Fuentes: BBC / El País

Editado por Jorge Luna