22 C
Puebla
lunes, marzo 8, 2021

Genaro García Luna guarda silencio y fallece el químico Mario Molina

-Publicidad-

Ahora con ustedes, el nuevo FMI // «Es el Fondo, ¿qué más puedo decir?»

Carlos Fernández Vega en su columna México SA, publicada en La Jornada, indica que se había tardado, y reaparece con lo mismo de siempre: más reformas, más privatizaciones, más dinero público para los negocios privados, más deuda, más estímulos fiscales y, sobre todo, fuera manos del Estado (salvo para rescatar” o motivar a los grandes corporativos). Y no hay que ser adivino para saber de quién son las recomendaciones, porque ese es el sello indeleble del manual fondomonetarista, el cual los seis gobiernos neoliberales aplicaron al pie de la letra. Y ahí están los resultados, conocidos y padecidos por los mexicanos.

Carísimo le salió a nuestro país aplicar, durante cuatro décadas al hilo, la fórmula mágica del Fondo Monetario Internacional (privatizaciones a diestra y siniestra, ajuste estructural un día sí y el siguiente también, endeudamiento público a paso veloz para atender las exigencias de la cúpula empresarial, elevadísimo costo social y tantas otras recomendaciones) que llevó a México a registrar uno de los crecimientos más bajos a nivel global y declarar prófugo al desarrollo, pero eso sí con una brutal concentración del ingreso y una desigualdad digna de una novela de terror.

Desde la llegada de Andrés Manuel a Palacio Nacional el FMI casi se había quedado calladito, fue cuidadoso –por decirlo así– con sus opiniones sobre nuestro país, pero ya no aguantó: se le quemaban las habas por dar instrucciones disfrazadas de recomendaciones, como lo hizo durante esas cuatro décadas.

Aquí la columna completa

García Luna, el ruido y Calderón

Julio Hernández López en su columna Astillero, publicada en La Jornada de San Luis, indica que nada sustancial sucedió ayer en Nueva York que llegara a cambiar en lo inmediato la situación política y judicial de Felipe Calderón Hinojosa en México.

-Publicidad-

Genaro García Luna, el virtual vicepresidente policiaco de 2006 a 2012, se declaró inocente de los cargos que le imputó la Fiscalía de aquel estado y, al menos en esta diligencia judicial encabezada por el juez Brian Cogan, se abstuvo de cooperar con las autoridades de Estados Unidos como delator de fechorías y complicidades que afectasen a su único jefe durante un sexenio, el citado político michoacano Calderón que, con su esposa, pretende hacerse de un nuevo partido político y de eventuales candidaturas a puestos de elección popular.

En todo caso, las novedades del día fueron el aumento de cargos contra el exsecretario de seguridad pública durante el calderonismo y la mención de que para demostrar la culpabilidad de este se cuenta con unas mil quinientas grabaciones de intervenciones a comunicaciones de García Luna y un expediente de casi 190 mil páginas.

En tal cúmulo, parecería difícil que las incriminaciones fuesen solo hacia abajo de la pirámide de poder en la que García Luna estaba en un segundo nivel y no alcanzaran al primero, el citado Calderón Hinojosa. Pero esas incógnitas tendrán respuestas hasta diciembre de este año, si se llega a realizar una nueva diligencia judicial de un proceso de por sí ya muy demorado a causa del covid-19.

La audiencia de estatus celebrada ayer en Nueva York tuvo como principal consecuencia mediática un escándalo adjudicado a la prensa, supuestamente la mexicana o al menos en su mayor parte atribuible a ella. Debido a la pandemia, el juzgado correspondiente realizó esta fase del proceso judicial por la vía virtual y dio claves de acceso a periodistas para cubrir el acto.

Aquí la columna completa

¿AMLO va con los duros o con los moderados?

- Publicidad -

Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, publicada en El Universal, indica que en la decisión que se tome este fin de semana para la dirigencia de Morena, además del control del partido y de la sucesión presidencial, hay una definición fundamental para el proyecto de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y para el futuro del país: el resultado de las tres encuestas que concluyen hoy marcarán el rumbo que tomarán la llamada cuarta transformación en los próximos tres años y en el relevo de poder para 2024 y por cuál de los dos bloques que están en una pugna ya inocultable 4T, se decanta el Presidente: si López Obrador entrega su proyecto político a los grupos más duros y radicales de la izquierda o si apuesta por los sectores más moderados y liberales de su Gabinete. La decisión que tome el Mandatario definirá, en mucho, el futuro inmediato del país y de la Administración lopezobradorista.

Aunque el ejercicio está en manos del INE y de las tres encuestadoras contratadas, al interior del propio Gabinete se asegura que ya hay una definición tomada en Palacio Nacional y que la apuesta presidencial está en el triunfo de Porfirio Muñoz Ledo, no tanto por el experimentado político de izquierda, sino por los grupos y personajes que están detrás de su candidatura, desde la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, hasta la nomenclatura de Morena controlada por Bertha Luján y figuras visibles y no tan visibles en el partido y el Gabinete, desde el chavista y bolivariano Héctor Díaz Polanco, el exvocero y actual coordinador de Política y Gobierno, César Yáñez, el coordinador de Programas de Gobierno, Gabriel García Hernández, hasta el productor e ideólogo de la 4T, Epigmenio Ibarra, entre otros.

Si este fin de semana se confirma, con el anuncio del INE, la presidencia de Muñoz Ledo en Morena, entonces el mensaje sería doble: primero, que López Obrador no quiso dejar correr y le metió freno a su poderoso canciller Marcelo Ebrard, al tiempo que favorece y apuntala las aspiraciones de Claudia Sheinbaum; y segundo, que con su decisión también orienta lo que resta de su proyecto y su propia sucesión hacia los sectores más duros de la izquierda radical que tendrá cada vez mayor preminencia en su Administración, en detrimento de las voces más moderadas y técnicas de este Gobierno.

Aquí la columna completa

La columna Frentes Políticos, publicada en Excélsior, indica que 1. Gran moño negro. Se fue, a los 77 años, uno de los mexicanos más destacados en la historia, el único condecorado con el Premio Nobel de Química en 1995. Mario Molina, químico, científico, enamorado de México, dio al mundo con sus investigaciones los descubrimientos del daño a la capa de ozono. El presidente Andrés Manuel López Obrador escribió en su cuenta de Twitter: “Lamento el fallecimiento del doctor Mario Molina Pasquel y Henríquez, destacadísimo científico mexicano, defensor del medio ambiente”. Doctor en fisicoquímica por la Universidad de California, Berkeley, Estados Unidos, Molina fue pionero y uno de los principales investigadores a nivel mundial de la química atmosférica. Deja un legado universal y, a la vez, se convierte en el mejor ejemplo de la grandeza de los mexicanos. Hay luto astral.

2. Voraz. En septiembre de 2017 se dieron a conocer videos de una bodega privada, en Chilpancingo, donde se mostraba a trabajadores del gobierno de Héctor Astudillo acumulando toneladas de víveres para damnificados, entre ellas despensas del Fonden, en un lugar que no cumplía con los lineamientos para preservar productos perecederos, porque estaban al aire libre. Y ahora, con una desfachatez monumental, Astudillo se pronunció en contra de la desaparición del Fonden. Es tal el cinismo que, inclusive, el mandatario fue más allá: demandó incrementar el presupuesto de la bolsa federal que se reparte a las entidades que sufren catástrofes naturales. ¿Habrase visto cara más larga? Primero maneja mal al Fonden y ahora pide su permanencia y más dinero. Insaciable.

3. ¿A escena? Confundiendo la política con el show business, las senadoras panistas Xóchitl Gálvez y Kenia López llegaron a la tribuna, la primera con mandarinas en cestos, y la segunda con globos, en una muy malograda intención de ridiculizar un tema de tanta trascendencia como la discusión de la consulta popular sobre el juicio a actores políticos. Lejos de sostener argumentos o un debate de mediano nivel en el pleno del Senado intentaron burlarse de la consulta enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin propuesta alguna, las legisladoras albiazules recurrieron a su estrategia de siempre, convertir en un acto circense la actividad legislativa. Los albiazules andan perdidos también en la cuestión creativa y los únicos que acaban ridiculizados son ellos mismos. Y todavía les pagan.

Aquí la columna completa

También te puede interesar

Redacción Ángulo 7http://www.angulo7.com.mx/author/redaccion/
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
- Anuncio -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimas Noticias

- Publicidad -

Noticias relacionadas

- Anuncio -