Inicio Columnistas Lo que dicen las columnas de Puebla Regidores de Tehuacán deben rendir cuentas y a Monreal le preocupa el...

Regidores de Tehuacán deben rendir cuentas y a Monreal le preocupa el 2021

0
48

Se cancela licitación de estufas de leña, tras exhibida al gobierno de Barbosa

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, indica que ante las evidencias de que las bases de la licitación estaban dirigidas y los equipos que se solicitaban no cumplían con lo que exige la Norma Mexicana NMX-Q-001-NORMEX-2018, la Secretaría de Administración del estado anunció este día la suspensión de la adquisición y colocación de 5,624 estufas ecológicas en 53 municipios de la entidad.

Lo grave para el gobierno de Puebla y la Secretaría de Bienestar, de la que depende este programa destinado a pobladores de escasos recursos, es que la cancelación de la licitación nacional GESAL-048-337/2020 se dio en medio pronunciamientos y la descalificación pública de fabricantes de estufas de leña y la Red Mexicana de Bioenergía (Rembio).

En su pronunciamiento nacional, esta asociación expresó su preocupación por las graves carencias de la licitación cancelada y exhortó al gobierno de Miguel Barbosa a no repetir malas prácticas de otras administraciones y a garantizar que los programas sociales beneficien realmente a los usuarios finales.

El éxito de este tipo de programas no debe medirse por el número de estufas ecológicas que se adquieren y se instalan, sino por el número de las que se utilizan a largo plazo, se lee en el pronunciamiento de Rembio.

A las empresas licitantes que este lunes acudieron a la junta de aclaraciones se les informó que la licitación quedaba suspendida, ya que el presupuesto destinado para la misma se reorientaría.

Aquí la columna completa

Escándalos de corrupción obligan a Carlos Martínez a dejar la idea de buscar candidatura por Huauchinango

Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, indica que al dirigente perredista Carlos Martínez Amador le hizo efecto el dicho: “más vale que aquí corrió, que aquí quedo”, pues luego de ir caminando con pies de plomo para buscar por segunda vez la candidatura a presidente municipal de Huauchinango, hace unos días anuncio su prematuro retiro de ese proyecto. Todo se debió a que existe la posibilidad de que el actual ayuntamiento morenista abra procesos administrativos contra varias obras públicas del pasado y eso ahuyentó al político morenovallista de buscar aparecer en las boletas electorales del próximo año.

Por esa razón, Martínez Amador ha cambiado de planes, ahora se concentrará en alcanzar la presidencia estatal del PRD, mediante un acuerdo cúpular de las exiguas corrientes que todavía respiran en ese partido.

Y luego de ello, dedicará sus esfuerzos en que se concrete la posible alianza entre el PRD y el PRI, su antiguo partido político, como una manera de garantizar la sobrevivencia de ambas fuerzas políticas.

Carlos Martínez Amador desde finales del año pasado logró abrir una corriente de opinión pública favorable para postularse por segunda vez como candidato a la presidencia municipal de Huauchinango, en donde ya fue edil entre los años 2005 y 2008, bajo las siglas del PRI.

Muchos lo vieron con buenos ojos y como una alternativa frente al actual gobierno municipal, que es errático y lo encabeza Gustavo Vargas, quien llegó al cargo bajo el cobijo de Morena.

Aquí la columna completa

El fracaso se llama Morena

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, indica que lo que ha fracasado en el país no ha sido la Cuarta Transformación, cuyos cimientos apenas se empiezan a colocar, en medio de la peor crisis de salud de cualquier arranque sexenal.

Lo que resulta lamentable es Morena, el partido gobernante, incapaz de entender el desafío de desmantelar las estructuras anquilosadas de poder. El establishment que construyeron por años, PRI y PAN.

Es un desastre lo que pasa al interior de Morena. El canibalismo político va en aumento. Se pondrá peor que la definición de candidaturas, las cuales todos quieren y creen poder.

¿Qué va a hacer la dirigencia de Morena sin Andrés Manuel López Obrador en la boleta electoral para el 2021 y alejado del partido que él construyó?

Están acabados. El partido no ha sido ese PRI o PAN que en su tiempo operaban como escuderos del presidente. Por algo, López Obrador se ha quejado de ser el mandatario más atacado, mientras su partido, Morena, sigue en sus guerras estúpidas por controlar el poder, que no les pertenece.

Aquí la columna completa

El miedo de Monreal

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, indica que a diferencia de sus correligionarios, el senador Monreal está preocupado por el proceso electoral del próximo año.

Difiere con sus aliados en el diagnóstico de que, el 2021, será simplemente un engorroso trámite y que, con la camiseta – como lo hacía el viejo PRI- el partido en el gobierno mantendrá sin problemas la mayoría en la cámara de diputados federal.

A diferencia de otros tiempos, los de Yeidckol, hoy Monreal tiene mucha injerencia de lo que sucede al interior de Morena: acceso a números, encuestas, análisis de prospectiva y al famoso “diagnóstico de unidad”.

Se trata de una radiografía realista, que indica la lógica con la que se mueven los distintos grupos que interactúan en el partido y adelanta situaciones de ruptura potencial que pudieran ser un obstáculo en la consecución de los objetivos electorales.

A partir de su triunfo en el 2018, el partido en el poder ha enfrentado un intenso proceso de canibalismo político, en donde ellos mismos se han hecho trizas.

Aquí la columna completa

En Tehuacán, la tempestad acecha

Enrique Núñez en su columna Contracara, publicada en Intolerancia Diario, indica que en el municipio de Tehuacán, después de la detención del presidente municipal Felipe Patjane, los regidores sintieron que con el “cabildazo” habían recibido las llaves del Palacio Municipal con todo y escrituras.

Se sintieron más poderosos que ninguno en la aldea y creyeron que nadie les iba a pedir cuentas. No fue casualidad que se negaran a tomarle protesta al presidente suplente Artemio Caballero y muchas otras decisiones arbitrarias en las que incurrieron de manera sistemática.

Este “honorable” Cabildo y sus “ilustres” regidores hicieron con las leyes y reglamentos municipales lo que se les vino en gana, adjudicándose poderes plenipotenciarios, haciendo de la aldea tehuacanera un auténtico virreinato.

Digamos que como “Varguitas” se pasaron por el “Arco del Triunfo” las normas y se despacharon con 33 contratos de obra pública sin que fueran debidamente licitados ni adjudicados.

En otra de sus gracias, se negaron a tomarle protesta al suplente durante más de medio año, haciendo del Cabildo una cueva de gánsteres, que por sus pistolas decidió desconocer las indicaciones de las autoridades de los otros niveles de gobierno.

Aquí la columna completa