Existe una razón poderosa por parte de Andrés Manuel López Obrador que le lleva a retomar las giras presidenciales en diversos estados del país.

Se trata de un cálculo estrictamente electoral de cara al proceso intermedio que se estará celebrando exactamente por estas fechas, en el 2021.

Para legitimar su gobierno y seguirse moviendo con total libertad a manera de capricho, tal como lo ha venido haciendo hasta ahora, necesita garantizar la mayoría en la Cámara de Senadores, en la de Diputados y en los Congresos locales. Además necesitará -no de forma prioritaria pero sí importante- que en los Estados donde se juega la gubernatura, sean sus candidatos quienes se lleven el triunfo.

Hace unos meses, este escenario -el de garantizar las cámaras y los Estados- no habría sido descabellada, pero ahora, la realidad es otra y las malas decisiones tomadas durante la emergencia internacional por la pandemia provocada ante el coronavirus, ha mermado la aceptación y credibilidad de López Obrador.

Sabedor de esta nueva realidad, es imperativo en su estrategia retomar lo antes posible sus giras por el territorio nacional, porque entiende que su lugar esta en los mitines a micrófono abierto y no en el escritorio donde se deben tomar las decisiones difíciles y silenciosas inherentes a la acción de gobernar.

Le funciona más seguir pregonando promesas como el eterno candidato, que abrazar las responsabilidades de dirigir a la nación con los desgastes naturales que estas decisiones mismas conllevan.

Y es que al final, el estilo de López Obrador es la simulación.

Es necesaria su presencia en los estados primero para poner orden y después para ir seleccionando a los candidatos.

Eso de que Morena es el modelo democrático de lo que un partido debería ser esta muy lejos de la realidad.

Las candidaturas tendrán que ser palomeadas y como en el caso de Puebla, será necesario reacomodar las piezas dado que existe ya una marcada división entre el grupo que lidera el Gobernador Miguel Barbosa, el pequeño capital -pero no menos importante- con el que cuenta Claudia Rivera y otros que podrían ser el contrapeso de uno u otra.

(Habrá que ver también el comportamiento de la nueva dirigencia que no es grato para el mandatario).

Y obviamente, tras el descenso en la aceptación del Presidente reflejada en las encuestas, López Obrador deberá recuperar el tiempo perdido, así tenga que poner el mal ejemplo y romper el confinamiento en medio del pico más alto de contagios en todo México, que está a nada de convertirse en el primer país de América Latina con más casos positivos de COVID.

***

La promulgación fast-track de la nueva Ley de Educación para el Estado provocó una seria controversia no solo en Puebla sino en todo el país.

Más allá de la interpretación que se le dio a la creación de esta nueva normativa, se puso en evidencia la soberbia con la que legislan las y los diputados de la 4T.

Algunos siguen creyendo -están absolutamente convencidos- que llegaron al Congreso del Estado por su capacidad, carisma, inteligencia y aceptación de cara a la sociedad, cuando en realidad fueron beneficiarios de la ola lopezobradorista que arrasó en las urnas en el 2018.

Eran unos perfectos desconocidos y han encontrado en su diputación local su primer cargo de elección en su vida… algunos muy mediocre vida.

El problema de la Ley de Educación tuvo que ver con la redacción y las formas.

En cada sesión, desde el primer día, han existido otros legisladores con un poco más de experiencia y sentido común quienes les han corregido la plana una y otra vez, pero su soberbia los ha cegado y embrutecido cada vez más.

No estoy hablando de si son buenas o malas personas; conozco a muchos y son unos tipazos. Estoy hablando de su oficio político que para un cargo como el que ostentan es necesario demostrar al proponer, reformar o crear nuevas leyes.

Hoy, la imagen que hemos dado a todo el país es que somos gobernador por unos ignorantes.

Los de antes no fueron necesariamente modelos de valores y principios, el problema, como lo he dicho infinidad de ocasiones, es que estos ademas de seguir con la mala praxis del pasado, han resultado ser unos analfabetas con curul.

@AlbertoRuedaE

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.