Malas noticias para los barbosistas del CEN de Morena y Artículo 19

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, indica que el contador público Carlos Alberto Evangelista Aniceto, quien es titular de la Secretaría de Combate a la Corrupción del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, será quien asuma la delegación de este partido en Puebla con funciones de presidente estatal.

Su designación no debió caer nada bien al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta y al diputado Gabriel Biestro Medinilla, toda vez que el hoy delegado es contrario al grupo de la ex presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, quien, a su vez, fue enviada como delegada del CEN al estado de Jalisco.

El nuevo delegado de Morena con funciones de presidente estatal arribará a Puebla en el transcurso de esta semana. Hay que destacar que Carlos Alberto Evangelista no llegará en blanco, pues es oriundo del municipio de Felipe Ángeles y fue coordinador en la entidad de la campaña presidencial de López Obrador en 2006.

Su esposa, la diputada federal por el distrito 8 con cabecera en Ciudad Serdán, la abogada Julieta Kristal Vences Valencia no es poblana sino de Iztacalco, aunque tiene hermanos y familiares que viven en Felipe Ángeles y otros municipios de la región, además de que es consejera estatal de Morena desde hace casi cinco años.

***

Enroque de juezas en el Poder Judicial del estado.

Aquí la columna completa

Nuevo delegado de Morena le pega al barbosismo

Jorge Rodríguez en su columna A Puerta Cerrada, publicada en El Sol de Puebla, señala que el grupo de Morena que lidera el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta debió haber recibido con rictus de molestia y dolor el nombramiento de Carlos Alberto Evangelista Aniceto como enlace del Comité Ejecutivo Nacional de ese partido con los liderazgos y la militancia de Puebla, toda vez que su arribo mermará las intenciones del Ejecutivo del Estado de hacerse con el control del instituto político para la próxima definición de candidaturas a puestos de elección popular.

El 12 de noviembre del año pasado, cinco integrantes del CEN de Morena acusaron la ilegalidad de la convocatoria para el Congreso Nacional emitida por la entonces dirigente Yeidckol Polevnsky, lo que dio pie al desconocimiento de ese cónclave por parte de los tribunales federales electorales, a la salida definitiva de la presidenta que se aferraba a quedarse en el cargo de por vida (o eso parecía) y a la llegada de Alfonso Ramírez Cuéllar, enemigo natural y estratégico del gobernador Barbosa Huerta.

Los cinco miembros del CEN que ayudaron a Ramírez Cuéllar a sacar de circulación a Polevnsky fueron Martín Sandoval Soto, secretario de Fortalecimiento e Ideas y Valores; Hortensia Sánchez Galván, de Arte y Cultura; Felipe Rodríguez Aguirre, secretario de Cooperativismo; Isaac Martín Montoya Márquez, encargado del tema de los jóvenes, y el mismísimo Evangelista Aniceto, secretario de Combate a la Corrupción, quien encabezó la lista de los firmantes, ni más ni menos.

Si se toma en cuenta que Polevnsky fue aliada incondicional de Barbosa en ambas candidaturas al gobierno del estado, las de 2018 y 2019, según quedó demostrado decenas de veces de manera pública, como aquella vez que llevó al hoy gobernador a la toma de protesta de Claudia Rivera Vivanco como presidenta municipal de Puebla, sin estar invitado, y si se destaca que el mandatario apoyó sin éxito la permanencia de aquella como líder del partido, queda claro que el secretario de Combate a la Corrupción no viene a ser amigo ni compadre del inquilino de Casa Aguayo.

El asunto pinta mal para Barbosa y los suyos, entre quienes destacan Eric Cotoñeto Carmona (a quien ya le llaman el “mago” electoral del barbosismo) y el diputado local y presidente del Congreso, Gabriel Biestro Medinilla.

Aquí la columna completa

Durante la pandemia, dirigentes del SNTSS se concedieron ascensos de plazas y jugosos bonos

Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, indica que la cuarentena por el Covid–19 ha sido utilizada para que los principales dirigentes de la sección 1 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), empezando por su secretario Sergio Herrera Vázquez, se autoconcedieran ascensos en sus categorías laborales, sin presentar exámenes ni respetar los escalafones; pero además empezaron a recibir jugosos bonos por “calidad y eficiencia”, un beneficio que se le niega al grueso del personal médico del IMSS y a los trabajadores que ahora están en la primera línea de lucha contra el coronavirus.

Dichos bonos que se han autogestiondo los dirigentes sindicales, van de los 5 mil a los 8 mil pesos por quincena, que por simple lógica no los tendrían que recibir ya que se encuentran comisionados, es decir están fuera del servicio activo, por lo que es improcedente que el IMSS les premie por mostrar “calidad y eficiencia” en el trabajo.

Este asunto ya empezó a generar una ola de indignación en las bases del SNTSS, pues hay cientos de trabajadores que han presentado exámenes y por años acumularon puntajes en el escalafón laboral para ascender de categorías y hasta ahora, no consiguen ese beneficio. En cambio, les concedieron el cambio de plaza a los dirigentes sindicales sin reunir los requisitos y burlando los derechos de médicos, enfermeras y personal administrativo.

Lo mismo pasa con los bonos. Muchos trabajadores que se destacan por no tener faltas, retardos, llamados de atención o quejas de derechohabientes, por años han demandado entrar a la entrega del bono de buen comportamiento y nunca se los dan. A diferencia de los dirigentes sindicales que no tienen méritos para acceder a esa prestación, pero resulta que ya tienen ese pagó en sus respectivas nóminas.

“¿Qué el IMSS no explique qué calidad o qué eficiencia se le está premiando a Sergio Herrera?”, dijo a este columnista un sindicalista, que junto con otros más han solicitado a la dirigencia nacional del SNTSS una investigación contra el secretario general de la sección 1 por abusos en el cargo y presuntos actos de corrupción, pues en la denuncia –que han interpuesto– se dice que hay venta de plazas en Puebla.

Aquí la columna completa

La rapiña electoral sin coronavirus

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, señala que para la clase política poblana el coronavirus ya quedó atrás. Ahora su única prioridad radica en las elecciones del 2021.

Su lenguaje corporal los delata. Cada acción de gobierno merece el ataque político. Opositores se suben al carro contra la Ley de la Educación en Puebla, El Hoy No Circula, el regreso a La Nueva Normalidad y hasta se inmolan por la transparencia ante la crisis.

Cuánta mezquindad. Es la vileza del poder.

Peeeeeeero tampoco los representantes de Morena en el poder ayudan. Ahí están los diputados locales y federales medrando con la tragedia. Difunden fotos, videos y presumen entrega de apoyos a las familias en crisis por la pandemia.

Los yerros y gazapos de ayuntamientos ante la contingencia son apabullantes, además que se muestran frívolos e indolentes para convencer a que se queden en casa.

Aquí la columna completa

De cómo Calderón cambió la realidad política poblana

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, indica que uno de los capítulos centrales del libro del ex presidente Felipe Calderón, tendría que haber sido el cómo, desde Los Pinos, Acción Nacional se hizo de la gubernatura de Puebla.

Qué lástima que no se haya animado a escribir sobre el tema.

Y es que, como presidente, fue el responsable de haber cambiado para siempre la realidad política poblana.

En eso, tuvo una influencia innegable.

Fue el autor intelectual y negociador principal en la estrategia de hacerse de Casa Puebla, doblegando al marinismo.

Aquí la columna completa

Sálvese quien pueda!

Arturo Rueda en su columna Tiempos de Nigromante, publicada Diario Cambio, señala que en México no hay una curva epidémica, ni una curva aplanada, sino una escalera al infinito y más allá de contagios y muertes por coronavirus.

Esa escalada que no cesa, ni tiene fecha probable para alcanzar un pico, ocurre a cinco días de que se acabe la jornada nacional de Susana Distancia, que es lo mismo que decir que el COVID-19 deja de ser un tema nacional.

A cinco días de que la Federación se desentienda del tema, esa escalera nos deja con 501 muertos en 24 horas, con más de ocho mil fallecimientos oficiales, a los que hay sumar los casos por confirmar y las neumonías atípicas que se reportan por todo el país.

Nos deja como el país número 1 en letalidad en América, por encima de Brasil y Estados Unidos, pero como el país 147 en el mundo en la aplicación de pruebas para detectar los contagios.

En este escenario pavoroso, a López Obrador le urge que llegue el 1 de junio para deslindarse de lo que viene. ¿Y qué viene? Muertos y más muertos. Hospitales reventados. Contagios masivos. Familias rotas. Gobierno rebasados. Tragedias económicas. Alza de la delincuencia.

Aquí la columna completa

Morena y su nueva piel

Enrique Núñez en su columna Contracara, publicada en Intolerancia Diario, indica que aunque el nombre de Carlos Alberto Evangelista Aniceto, hoy no le diga mucho, sin duda será un personaje sobre el cual poner la atención, principalmente por la encomienda que le entregó el CEN de Morena.

Evangelista Aniceto, quien se desempeñaba como secretario al Combate a la Corrupción del CEN, no es nuevo en Puebla, fue incluso de los fundadores del partido lopezobradorista en la entidad.

Durante una entrevista con la reportera de esta casa editorial, Yazmín Curiel, Carlos Alberto Evangelista sostuvo que será una voz crítica contra los excesos del poder, incluso con el gobernador Miguel Barbosa o con el propio presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Le daremos el beneficio de la duda y para consignar su promesa, aquí le dejó parte de sus primeras declaraciones: “Lo principal es defender las acciones del gobierno de la Cuarta Transformación sin dejar de ser críticos, pero es el apoyo y respaldo a nuestros gobiernos y no dejar de señalar los errores. Tengo la tarea de respaldar al Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y de todos los gobernantes emanados de Morena”.

¿Cumplirá su palabra?

Aquí la columna completa