banner-enfrentando-la-contingencia
Ley de Educación “pisa cayos” a quienes obtienen ilegalmente millones en escuelas, señala Biestro
Ley de Educación “pisa cayos” a quienes obtienen ilegalmente millones en escuelas, señala Biestro. Foto: Especial

Los inconformes con la Ley de Educación, entre ellos el Consorcio Universitario, están en su derecho de promover cualquier acción legal, pero argumenten qué no les gusta; además hay preocupación porque “se pisan los cayos” a quienes de manera incorrecta vivían obteniendo millones del tema, señaló el diputado de Morena, Gabriel Biestro Medinilla.

A través de una videoconferencia explicó algunos puntos que aborda la ley, entre los cuales que se deje de condicionar la entrega de documentos a los alumnos por algún adeudo, que las instituciones educativas den aviso sobre sus cuotas y que los uniformes escolares sean adquiridos por los padres donde quieran.

Dejó en claro que no se harán expropiaciones de instalaciones como han querido dar a entender rectores de universidades.

No obstante, dijo que de este asunto algunos grupos políticos como el Partido Acción Nacional (PAN) y la propia Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) a los que llamó “migajeros” han querido sacar provecho cada que pueden de los que temas que promueve Morena.

Reiteró que hay las instituciones judiciales a las que pueden acudir los inconformes, dejando en claro que está bien sustentada y armonizada la ley respecto a la nacional.

Consideró que también este tema se ha prestado a los ataques contra el gobernador Miguel Barbosa Huerta, orquestada en parte por la dirigente estatal panista Genoveva Huerta.

Por otro lado, Biestro Medinilla dio a conocer que presentará una iniciativa de reforma a la Ley de Comercio para que las plataformas tecnológicas que ofrecen el servicio de entrega a domicilio a los restaurantes, cobren un porcentaje mínimo a los negocios, sobre todo en situaciones de contingencia como ocurre en este momento por la pandemia del Covid-19.

Y es qué hay quejas de que a los restaurantes cobran el 30 por ciento por el servicio y a los comensales otro 15 por ciento, por ello propone que en este tipo de situaciones por el virus sea el cobro al cliente y no al negocio.