Kosmos, el corporativo favorito de la 4T y Miguel Barbosa

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, indica que ¿Recuerda que hace unos días le platiqué aquí que seis licitaciones nacionales para la contratación de bienes y diversos servicios del ISSSTEP se habían suspendido, para favorecer a ciertos proveedores, y que por esa razón Karen Berlanga Valdés había sido removida de la dirección general del Instituto?

Pues le cuento que dichos contratos se están adjudicando de manera directa y uno de ellos, el de medicamentos genéricos, se entregó a una empresa vinculada al Corporativo Kosmos, que es uno de los consentidos de la administración del gobernador Luis Miguel Barbosa, pese a que según el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) es investigado por operaciones irregulares presuntamente relacionadas con lavado de dinero en el suministro de despensas para el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

La empresa beneficiada con el servicio de abasto, distribución, dispensación y administración de inventarios de medicinas y productos farmacéuticos genéricos para el ISSSTEP, fue Fármacos DAROVI SA de CV, que hace algunos años fue adquirida por los dueños de Kosmos, la familia Landsmanas, de origen judío letón-lutiano.

De acuerdo con fuentes cercanas al equipo que coordinó la campaña de Miguel Barbosa, los directivos de este corporativo —conformado por las empresas La Cosmopolitana, Café Bersa, Productos Serel y Abastos y Distribuciones Institucionales (Abadi)— fueron de los pocos que en 2019 sí apoyaron económicamente al entonces candidato de Morena a la gubernatura.

Otra empresa del Corporativo Kosmos que hace poco también fue favorecida por la administración de Miguel Barbosa con contrato de más de 90 millones de pesos fue Abastos y Distribuidores Institucionales SA de CV (Abadi).

Aquí la columna completa

Panistas tradicionales se unen para cerrarle el paso a Gali

La columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, señala que un grupo de operadores de José Antonio Gali Fayad han empezado a articular una estructura de apoyo para una eventual postulación a un cargo de elección popular del exmandatario estatal. Pero al mismo tiempo, de manera paralela, los liderazgos más tradicionales del PAN han llegado a un consenso: la próxima candidatura a la alcaldía de la capital la deben definir los panistas y tiene que ser para un panista, lo que implícitamente es un intento de frenar una posible nominación del exgobernador o alguien cercano a sus intereses.

En los últimos días se ha conocido que se han convocado a reuniones para armar lo que sería una estructura de apoyo a favor del exmandatario. Algunos de los participantes son Silvia Argüello –quien fue regidora del Panal en el gobierno municipal de Gali–, el constructor Óscar Blanco y José Antonio Gali López, el hijo mayor del ex titular del Poder Ejecutivo estatal, entre otros.

Los encuentros no se hacen a nombre de ningún partido, bajo la idea de que Gali siempre se ha definido como un político sin afiliación partidista. Y los participantes lo mismo son militantes del PAN o personajes ajenos al albiazul. Por ahora, se está buscado a los que participaron en las campañas electorales de 2013 y 2016, mediante las cuales el exmandatario accedió a los cargos de alcalde de la capital y gobernador, respectivamente.

Sin embargo, se ha dejado entrever que si el proyecto avanza, habría dos objetivos a alcanzar:

El primero es que se forme una alianza de partidos, tal como pasó en los años 2013 y 2016, pero que sea encabezada por el PAN. Es decir, que se reviva el mismo proyecto que funcionó durante el morenovallismo.

Aquí la columna completa

Quién va a cargar con los muertos

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, indica que el grupo alemán -Volkswagen y Audi- se ha convertido en el punto de quiebre para Puebla ante la pandemia del coronavirus.

El entorno económico favorece la reapertura de las plantas, pero el escenario sanitario resulta desfavorable.

Si la regla de salud es la sana distancia, mediante el confinamiento, Volkswagen podría convertirse en una fuente de contagios masivos del Covid-19; el problema es que económicamente su actividad fue recatalogada como sensible.

Cuando Volkswagen estornuda, a Puebla le da pulmonía.

Y ooootra vez se ubica como el factor de reactivación económica, pero también como amenaza a la salud por la densa capacidad de mano de obra que confluye en sus plantas.

Aquí la columna completa

Paro automotriz: distintas realidades

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, señala que en corto, muy en corto, un alto ejecutivo de Volkswagen de México me comentó que el decreto emitido por el gobernador Barbosa, que retrasa el inicio de actividades en el sector automotriz poblano, tal vez no sea la catástrofe que en el papel parece.

No por lo menos para los intereses de la armadora alemana.

Tampoco para los de Audi.

Los que de verdad se enfrentan a una situación muy complicada, son sus empresas proveedoras.

Y es que, para muchos analistas y especialistas al interior de estas empresas, estos no son los mejores días para volver a la actividad.

Aquí la columna completa

La guerra electoral de Geno y bro Fer: ya dispararon

Arturo Rueda en su columna Tiempos de Nigromante, publicada Diario Cambio, indica que la gestión del COVID-19 será la principal razón de voto en 2021.

Una guerra electoral se gesta mientras continua la escalada del pico de enfermos y muertos, y los hospitales se saturan por una mayoría de población incrédula en la pandemia, que decidió hacer su vida normal.

El conteo de muertos, contagios, la pérdida de empleos, el cierre de empresas y la destrucción de economías serán los argumentos centrales cuando el próximo año se dispute la mayoría en la Cámara de Diputados.

Bajo ese contexto, en Puebla se peleará la mayoría en el Congreso local, así como de los 217 ayuntamientos. La batalla más cruenta se dará en los 40 municipios que en 2018 ganó Morena pero que sus alcaldes y alcaldesas, con excepciones, no supieron gobernar.

La oposición la tiene fácil, calculan ellos mismos. Mientras que el gobernador Barbosa y su equipo tienen que lidiar todos los días con la pandemia, ellos sólo tienen que esperar capitalizar los errores en que incurran.

Aquí la columna completa