Colombia, país que más tiempo tardaría en reducir brecha de pobreza
Tras Covid-19, más pobreza extrema en México, Nicaragua y Ecuador. Foto: El Tiempo

Los efectos posteriores de la pandemia del Covid-19 aumentarían la pobreza en todos los países de América Latina y el Caribe, en el escenario más crítico los mayores incrementos en pobreza extrema se darían en México, Nicaragua y Ecuador, indicó la Cepal.

De acuerdo con un informe realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) denominado “El desafío social en tiempos del Covid-19”, también en el escenario alto, la pobreza en general aumentaría especialmente en México, Argentina, Ecuador y Brasil.

Según la Cepal, esta situación se daría porque la pandemia llegó a América Latina y el Caribe en un contexto de bajo crecimiento, alta desigualdad, un debilitamiento de la cohesión social y manifestaciones de descontento popular.

A nivel regional, la CEPAL estima que alrededor del 10 por ciento de las personas que se encontraban en situación de pobreza no extrema en 2019 (11.8 millones de personas) verían deteriorada su situación económica y caerían en una situación de pobreza extrema.

Más y más entrarán a la pobreza extrema

Asimismo, el 15 por ciento de las personas que pertenecían a estratos bajos no pobres (entre 1 y 1.8 líneas de pobreza per cápita) caerían en la pobreza no extrema (dando un aproximado de 20.8 millones de personas) o en la pobreza extrema (3 millones de ciudadanos).

También habría un fuerte deterioro de la posición de las personas que pertenecían a los estratos medios.

La Cepal señaló que hay una proporción considerable de hogares (principalmente a medida que se desciende en la escala social) que mantiene sus condiciones de vida sobre la base del endeudamiento, por lo que una caída significativa de sus ingresos podría provocar sobreendeudamiento y la pérdida posterior de sus activos.

Concluyó que la pandemia ha puesto al descubierto no solo las limitaciones estructurales del modelo económico vigente, sino también las fallas e insuficiencias de los sistemas de protección social y de los regímenes de bienestar en general.

Reiteró que para salir de la crisis es necesario repensar el modelo de desarrollo y consolidar las dimensiones económicas, sociales y ambientales del desarrollo sostenible, sin dejar a nadie atrás.