Concursos con dedicatoria en plena contingencia sanitaria

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, señala que la Secretaría de Administración del estado acaba de adjudicar dos contratos para el suministro de agua potable en auto tanques cisterna a la Secretaría de Seguridad Pública y el Sistema Estatal DIF a una empresa que ni siquiera cuenta con pipas.

Y lo hizo a través de dos procedimientos de invitación restringida, después de que la dependencia a cargo de Rosa de la Paz Urtuzuástegui Carrillo declaró desierta la licitación pública nacional GESAL-028-145/2020.

Ambos concursos fueron asignados a la empresa Transformaciones EHABSA SA de CV de Elías Hanan Berra que tiene pozos pero no pipas para el reparto de agua, al ofertar un mejor precio que las otras empresas invitadas: Constructora Xochimehuacan SA de CV, y RCR Desarrollador SA de CV, y Transportes MAAK Puebla S de RL de CV.

Estas últimas se habían inscrito en la licitación que se declaró desierta para prestar el servicio de agua potable a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), no así la empresa favorecida que fue invitada de último momento por la Secretaría de Administración.

Por el primer contrato de la SSP, Elías Hanan se embolsará 6 millones 912 mil pesos IVA incluido, y por el segundo contrato para los inmuebles y áreas del Sistema Estatal DIF más de medio millón de pesos.

Aquí la columna completa

La corrupción y la escasez de caguamas crearon un coctel mortal

Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, indica que la crisis por el consumo de bebidas adulteradas –que ya dejó por lo menos cuatro decenas de muertos en el estado de Puebla– inicio hace 20 o 30 días, en diferentes regiones de la entidad poblana, de Morelos y otros lugares vecinos, como consecuencia de dos factores claves: la escasez y especulación del precio de la cerveza, principalmente en su tamaño más grande conocido popularmente como caguama, y la corrupción de autoridades sanitarias y municipales.

La existencia de cuatro grandes redes de venta de mezcal y licor de caña adulterados, la negligencia de las autoridades y la crisis de la cerveza que se generó durante la cuarentana por el Covid19, han sido los ingredientes de un coctel mortal que, a decir de los conocedores del tema, por suerte ha dejado pocas víctimas, porque pudo ser mucho mayor el número de intoxicados, toda vez que el consumo de esas bebidas está incrustados en amplios núcleos de la población de zonas populares.

El problema de fondo es que hay cuatro redes clandestinas de productores de bebidas adulteradas que controlan el mercado en Morelos, la Ciudad de México y Puebla, que aunque oficialmente hay un combate a ese tipo de productos, en realidad hay una tolerancia oficial que permite la venta de esos fermentados, sin ninguna restricción,

Aquí la columna completa

Puebla no hizo la tarea

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, señala que sin dejar su zona de confort, los poblanos aún veremos muy lejos la reanudación de las actividades productivas.

Hemos sido indolentes, necios e incapaces de asimilar que se vive una pandemia. Es muy fácil asumir que “no me tocará”, cuando en realidad estamos más que expuestos. No nos cuidamos nosotros mismos, menos protegeremos a los demás.

Los datos son más evidentes: Puebla todavía no alcanza el pico de mayor contagio, porque en el día a día se ha ido postergando por ignorar las medidas sanitarias.

Nos urge salir a trabajar, pero tampoco nos quedamos en casa. Un reporte demoledor se registró el martes 12 de mayo. Fue el peor día de muertes e infectados por coronavirus.

El periodista Gerardo Cruz documentó en Puebla On Line que 14 días después del viernes santo (la zona metropolitana parecía romería) se registraron 51 contagios.

Aquí la columna completa

Militares en las calles, “como anillo al dedo”

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, indica que no sorprende el decreto que legitima la participación de las fuerzas armadas en las tareas de seguridad pública.

Estaba considerado dentro de la reforma constitucional aprobada el año pasado, en donde se dio la génesis de la fallida Guardia Nacional.

Lo que llama la atención es la prisa y sobre todo el contexto en el que se publica.

Y mucho tiene que ver la pandemia que se vive actualmente por efectos del coronavirus y los efectos que ésta tendrá para el país en el corto y mediano plazo.

Pareciera que el gobierno federal reconoce implícitamente que el tema económico se saldrá de control próximamente y que tendrá efectos demoledores en términos de seguridad pública y convivencia social.

Aquí la columna completa

Alcohol barato, la tumba de poblanos

Enrique Núñez en su columna Contracara, publicada en Intolerancia Diario, señala que la pobreza e ignorancia se mezclaron con factores como la falta de cervezas e hicieron un coctel mortal para medio centenar de poblanos.

Al cierre de esta columna, 42 personas habían perdido la vida en las últimas 72 horas por beber alcohol no apto para el consumo humano, adulterado, le llaman algunos. Otras 11 se encuentran hospitalizadas y su situación se considera: grave.

Estas bebidas que se comercializan con precios muy por debajo de los costos de cualquier botella de marca, carecen de una regulación sanitaria y en muchos casos son preparaciones o destilados que se realizan de manera “casera”, sin mayor calidad que los cálculos de algún astuto.

Las muertes por el consumo de estas bebidas embriagantes llevaron al municipio de Chiconcuautla a declarar una Emergencia Sanitaria que incluyó un llamado urgente para que la población acuda a los hospitales en caso de presentar síntomas por intoxicación. La alerta también se extendió en otros cuatro ayuntamientos del norte de Puebla.

El caso de Puebla, por desgracia no es el único en el país. Hace dos semanas Intolerancia Diario dio cuenta de 16 muertos en Jalisco por la ingesta de tequilas “pirata”. Ayer Morelos y Yucatán confirmaron 14 y siete decesos por la misma causa.

Aquí la columna completa