Despensas a nombre de Antonio Gali y cifras de Covid-19 siguen sin coincidir

0
22
[the_ad id="313177"] [the_ad id="314573"]

Saldos de la anulada Ley Bonilla en Puebla

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, señala que una anécdota que vale la pena contar a propósito de la llamada Ley Bonilla que este lunes por unanimidad los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anularon y declararon inconstitucional es la siguiente:

Corría el mes de enero de 2019 y las negociaciones al más alto nivel por definir al gobernador interino de Puebla, que sustituiría a Martha Erika Alonso Hidalgo, quien junto con su esposo el senador Rafael Moreno Valle, había fallecido en un trágico accidente aéreo el 24 de diciembre del año anterior, eran constantes entre la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el dirigente nacional panista, Marko Cortés Mendoza.

En uno de esos encuentros, la secretaria de Gobernación le ofreció una especie de intercambio político: la posibilidad de nombrar al gobernador interino de Puebla, pero a cambio que los diputados locales panistas de Baja California avalarán con su voto la ampliación del mandato del gobernador Jaime Bonilla Valdez de dos a cinco años.

Marko Cortés, que quería como gobernador interino al secretario de Gobernación de Martha Erika Alonso, Jesús Rodríguez Almeida, rechazó la propuesta de Sánchez Cordero.

O al menos eso fue lo que les dijo a los representantes locales del PAN y a las figuras del morenovallismo y galismo con los que se reunió el 17 de enero en Puebla, en un intento de reagruparlos y mantener la unidad de cara al nombramiento del interino.

Aquí la columna completa

Reparto de despensas para que el nombre de Gali regrese al ambiente electoral

Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, indica que e reparto de despensas a los damnificados por el paro económico que ha generado la cuarentena del Covid–19, no solamente ha estado a cargo de los gobiernos estatal y de la capital, así como de algunos restauranteros, sino también se han sumado las que al parecer están distribuyendo el matrimonio de José Antonio Gali Fayad y Dinora López de Gali.

Cuenta una fuente bien informada que a muchos de los meseros, garroteros, cocineros y acomodadores de autos que los restaurantes que están cerrados en la avenida Juárez y en otras partes de la capital, que en estos momentos críticos no tienen ingresos económicos o se han reducido drásticamente, le han llegado despensas con el mensaje verbal de que son de parte del ex gobernador y exacalde de la Angelópolis.

La estrategia que se sigue es que los encargados de esa distribución primero recaban nombres y direcciones privadas, o puntos de encuentro, para que se entreguen personalmente esos paquetes de alimentos.

Dichas despensas no llevan logotipos o mensajes políticos. Simplemente cuando se entregan al beneficiario, se les dice que es un gesto humano del matrimonio Gali–López, que no se trata de ninguna campaña proselitista o de alguna fuerza política.

Quienes han visto ese paquete de ayuda, dicen que son más pequeños en comparación a los que reparten de manera oficial de los gobiernos de Luis Miguel Barbosa Huerta y Claudia Rivera Vivanco. Incluyen un par de rollos de papel higiénico, una botella de aceite comestible, 4 o 5 latas de atún, algunos sobres de pastas, un kilo de arroz, así como un bote de cloro y piezas de jabón. En total serían entre 14 y 16 artículos.

Aquí la columna completa

Hernández Torres y Puebla

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, señala que Jesús Hernández Torres fue un hombre intocable en el sexenio de Manuel Bartlett Díaz. Temido y brillante para el negocio de grandes ligas.

No por algo lo puso el entonces mandatario en el manejo de su magna obra: El Megaproyecto Angelópolis, cuya inversión rebasaba los mil millones de pesos, de aquella época.

Hernández Torres siempre con su nariz respingada, caminaba las calles del centro histórico con su cara de fuchi, pero tampoco crea que tanto. Del Hotel Aristos a su oficina, junto a Palacio de Gobierno en Reforma. Era media calle.

El brazo derecho para los proyectos del bartlismo, supo democratizar la obra de infraestructura para los poblanos, porque al final las ganancias de los grandes negocios alternos que se generaban, ahora sabemos dónde iban a parar.

Cientos de propiedades y empresas inmobiliarias que adquirieron años después, operadas por la familia Bartlett, pero siempre protegidas por Hernández Torres.

Aquí la columna completa

“Me entendieron mal”

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, indica que no, no hay forma.

No existe manera alguna en la cual se hubiera malinterpretado la durísima crítica que, desde el púlpito presidencial, López Obrador hizo del gremio médico mexicano.

AMLO fue muy claro al asegurar que, los profesionales de la salud que se formaron durante el neoliberalismo, norman su actuar en base a criterios netamente monetarios.

Es decir, que únicamente les interesa el dinero.

El hoy jefe del ejecutivo dictó la muerte del neoliberalismo a partir de su llegada al poder : el 1 de diciembre del 2018.

Aquí la columna completa

Los muertos robados de Puebla

Arturo Rueda en su columna Tiempos de Nigromante, publicada Diario Cambio, señala que tarde tras tarde, invariablemente, el Gobierno federal de López Obrador se roba, escamotea o simplemente desaparece del conteo nacional una cantidad importante de muertos por coronavirus en Puebla. Al principio de la Fase 3 fue una decena, pero rumbo a la primera quincena de mayo ya son decenas de muertos desaparecidos.

Hasta parece una novela de misterio.

Al corte de ayer, la Federación ha desaparecido 80 muertos por coronavirus en Puebla. Semana a semana se acumulan los borrados. Lo que al principio podía ser interpretado como un error burocrático, un desfase temporal del sistema de conteo, ya es escandaloso.

Y nadie da una explicación.

Aquí hay un choque de las mañaneras del gobernador Barbosa con las vespertinas de López-Gatell sin una explicación creíble o mínima.

Aquí la columna completa

Puebla, de cuarentena a viacrucis

Enrique Núñez en su columna Contracara, publicada en Intolerancia Diario, indica que aunque algunos estados como Tabasco ya lograron controlar el número de contagios por Covid 19 y sus curvas comienzan a decrecer, en Puebla aún nos falta tiempo para alcanzar el pico y varias semanas antes de pensar en el desconfinamiento.

En términos prácticos, hoy se ve mucho más viable que otras entidades retomen sus actividades económicas y sociales, antes que nosotros.

Esta situación, que el subsecretario Hugo López Gatell calificó anoche como inusual, refleja el comportamiento de gran parte de los poblanos que en la primera semana de abril decidieron relajar el confinamiento y las medidas de Sana Distancia, provocando con ello que la mayor incidencia de casos positivos se registrara entre el 18 y 26 de marzo.

Aquí la columna completa