biodiversidad-laguna-Chapulco
Para evitar otra pandemia, necesario conservar ecosistemas: Semarnat. Foto: EsImagen

La Semarnat exhortó a la sociedad para respetar y proteger animales, así como su hábitat, ya que la pandemia de Covid-19 surgió de la destrucción de los ecosistemas y de la inadecuada manera de relacionarnos con el medio ambiente.

En el último medio siglo, algunas enfermedades infecciosas han captado la atención de los investigadores y de la comunidad médica. Estas «enfermedades emergentes» se componen no sólo de nuevas afecciones en humanos, sino también incluyen algunos de los padecimientos infecciosos más antiguos que están aumentando en virulencia o en ubicaciones geográficas. Las infecciones emergentes pueden ser causadas por bacterias, virus, hongos, protozoarios o parásitos.

Las enfermedades zoonóticas (transmisión entre animales y humanos) incluyen un mayor contacto con los reservorios microbianos de vida silvestre, provocado por la destrucción de su hábitat natural a consecuencia del crecimiento no planificado de las poblaciones humanas; la colonización de regiones anteriormente poco habitadas; un mayor contacto con animales domésticos; mercados de animales sin regulación sanitaria; el aumento en los desplazamientos transcontinentales y la disminución en el tiempo de estos traslados; incremento de las áreas agrícolas y pecuarias; la introducción de especies exóticas invasoras, aunado todo ello al tráfico indiscriminado de animales de vida silvestre.

El enfoque en los murciélagos, y en general en la vida silvestre como responsables de las enfermedades emergentes, ha llevado a matar o dispersar especies animales que los humanos históricamente han visto con miedo. Este miedo equivocado y generalizado a los murciélagos disminuye aún más sus posibilidades de supervivencia que ya estaban en peligro por las actividades humanas y sus modos de consumo.

banner-enfrentando-la-contingencia