No capacitó BUAP a profesores para dar clases en línea, señalan alumnos
No capacitó BUAP a profesores para dar clases en línea, señalan alumnos. Foto: EsImagen

Alumnos de preparatoria y universidad de la BUAP resaltaron que hay profesores que no saben utilizar las plataformas digitales, por lo que la institución debió capacitarlos para impartir las clases a distancia a causa de la pandemia por el Covid-19.

A dicha conclusión se llegó luego de que este medio entrevistó a dos alumnas de universidad y una de preparatoria, todas de la máxima casa de estudios de Puebla, quienes resaltaron que muchos profesores ignoran cómo utilizar las plataformas de videoconferencia como Zoom y Edmodo.

Una estudiante en Ciencias Sociales, destacó que esta limitante se debe a que los maestros no fueron capacitados sobre cómo utilizar las herramientas digitales, pese a que la institución cuenta con programas de clases a distancia.

Señaló que ese desconocimiento ha provocado que algunos académicos eviten dar clases y opten por dejar trabajos; no obstante, mencionó que la falta de clases genera un «estancamiento académico», ya que las tareas y las lecturas pueden ser insuficientes para un aprendizaje completo.

Aseguró que no recibe clases en ninguna de las tres materias que tiene inscritas, pues solo realizan lecturas y entregan trabajos a través de Edmodo, plataforma de educación a distancia cuyo uso ha sido «complicado» para algunos académicos.

Por otra parte, destacó que la comunicación con los profesores no es exacta, pues «a veces nada más mandan instrucciones y se cierran al diálogo».

Mencionó que cuando tienen dudas, hay maestros que suelen demorar hasta tres días en atenderlos por correo y que, incluso, algunos no toman en cuenta a los estudiantes que carecen de internet, pues señaló que hubo casos donde, por tratarse de una minoría, los docentes no han sido flexibles con la recepción de tareas.

Fallas en conexión complican el aprendizaje

En todo lo anterior coincidió Paula Duarte, de la Facultad de Economía, al destacar que desde el inicio de la cuarentena los profesores debieron ser capacitados en el uso de las plataformas digitales.

Agregó que a algunos de ellos les es complicado explicar ejemplos y resolver dudas a través de las videollamadas, por lo que resaltó la importancia de resolverlas de manera clara y grabar las sesiones.

Sin embargo, mencionó que otra de las complicaciones son las fallas de conexión de internet, que provocan que las clases se retrasen y las explicaciones de los docentes queden inconclusas; son retrasos que para eso significan una «pérdida de tiempo».

A manera de ejemplo, Paula precisó que en una clase suya de 40 alumnos, solo se conectan alrededor de 25, de los cuales, cinco estudiantes tiene de mala conexión.

A esto, sumó que tiene alrededor de ocho compañeros habitando en poblaciones apartadas, donde es difícil acceder a una buena conexión, siendo que a algunos, comentó, les lleva alrededor de 20 minutos conectarse a las sesiones.

Indicó que sus profesores, entendiendo la situación, decidieron grabar las sesiones para subirla posteriormente a una plataforma; no obstante, destacó que sigue siendo necesario el internet para continuar con el semestre.

Otra de las fallas es que no hay una completa comunicación entre maestros y alumnos, pues algunos no tienen el correo de todos los estudiantes, por lo que estos no reciben la información de manera puntual, provocando que se conecten tardíamente a las sesiones o ignoren la entrega de algún trabajo.

Hay maestros inaccesibles, señalan

Por otra parte, una alumna de la preparatoria Lázaro Cárdenas de Puebla capital señaló que algunos maestros se muestran inaccesibles, pues «no nos dejan escribirles por whats o marcarles».

Destacó que disminuyeron la cantidad de clases, pues solo han tenido cuatro sesiones durante este mes y medio de cuarentena, las cuáles están enfocadas principalmente a resolver dudas.

Por ello, consideró que han aprendido menos, debido a que «no es lo mismo» a estar en un salón; sin embargo, reconoció que sus profesores «le echan muchísimas ganas» y tratan de explicar de la mejor manera posible.

«Sí saben de la situación por la que estamos pasando, que no todos pueden acceder a internet y a todas las plataformas. Se están poniendo en los zapatos que les corresponden», expresó.

Propuso que la manera más óptima de mejorar el aprendizaje sería realizando más clases y videoconferencias, para no quedarse solamente con resúmenes.