No podemos darnos el lujo de aflojar y por irresponsabilidad, terminar contagiados cuando se pudo haber evitado.

Este fin de semana, los mexicanos cumpliremos nuestro primer mes completo –al menos– de “cuarentena” oficial y entraremos al segundo, para evitar los contagios por coronavirus.

Digo “al menos”, porque en los hechos, muchos de los niños dejaron de ir a la escuela después del 16 o 17 de marzo, aun cuando la Secretaría de Educación Pública estipuló que las actividades quedaban suspendidas el 20 de ese mes.

A lo largo de este tiempo, guardar el confinamiento ha sido complicado. Muchos tenemos que salir al trabajo, porque la actividad no puede realizarse vía home office y otros, simplemente somos necios. Durante semanas vimos a gente comprando en grupos, en supermercados, por ejemplo.

Sin embargo, algo ha sucedido en las últimas dos semanas y las plataformas tecnológicas, como Google Mobility, cuyos resultados hemos presentado puntualmente en En Vivo Mx, nos lo muestran: hay poblanos que, hartos del aislamiento, comienzan a salir.

No se trata de gente que realiza actividades esenciales y que necesita dejar su hogar para llevar alimento a sus casas o que acude a una farmacia. No. Es gente que quiere divertirse, distraerse.

Y es que el “Quédate en casa”, esa frase de Hugo López-Gatell, el funcionario federal de segundo nivel convertido en el rockstar de la pandemia mexicana, ya comienza a ser insuficiente y las cifras muestran cómo la gente busca de nuevo acudir a espacios de recreación.

De una reducción de 65% que se tuvo hace dos semanas en la afluencia, la semana anterior se tuvo un nivel de -53%, aun cuando este incremento en la movilidad es a expensas de la salud de todas las personas que están alrededor.

En los parques, la reducción de la asistencia pasó de 44 a 41 por ciento y utilizaron cada vez más el transporte público; pero su “desconfinamiento”, si pudiéramos inventar una nueva palabra, se ha registrado justo en la fase 3 de la pandemia y a unas semanas de llegar al “pico” de contagios.

Ahí han entrado los llamados del gobernador Miguel Barbosa a la unidad y a la disciplina. Una y otra vez ha pedido que la gente deje de salir y se quede en sus casas, porque no se utilizará la fuerza pública para evitar contagios.

Es cierto, Puebla pasó de estar en los primeros 3 lugares con mayor cantidad de contagios acumulados, a ubicarse en el séptimo puesto (al corte de este 28 de abril), según la Secretaría de Salud federal.

Sin embargo, no podemos darnos el lujo de aflojar y por irresponsabilidad, terminar con coronavirus cuando se pudo haber evitado; porque el problema no es ese, el problema puede ser sobrevivir, ya sea por el eventual colapso del sistema de salud o porque, según el gobierno federal, de 60 a 80 por ciento de la gente que cae en estado crítico por Covid-19, no logra salvarse.

No todo tiene cara de elección

Qué lamentable y bajo ha sido el papel de la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional a lo largo de la pandemia. Desde el principio, han tratado de capitalizar electoralmente los errores federales, estatales y municipales en el manejo de la crisis por el Covid-19.

Sin embargo, su intención de únicamente descalificar todo lo que se hace, los hace ver burdos y sin empatía hacia las personas que, en este momento, están sufriendo porque no tienen qué comer o están enfermas, en una cama de hospital.

Señores panistas. Está bien que quieran competir por recuperar lo que perdieron en las urnas, pero no ahora. Morena y sus gobiernos tienen muchas cosas criticables, sí, pero la pandemia tenemos que terminar de atenderla todos, en vez de comportarnos como carroñeros.

Hasta la próxima.

@garturocc
Guillermo Castillo
@envivo_mx
www.en-vivo.mx
garturoc@gmail.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.