La semana pasada el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), máximo organismo de representación de los empresarios mexicanos, hizo un llamado a construir un gran Acuerdo Nacional para hacer frente a la emergencia económica causada por la pandemia de coronavirus.

No se trata de una convocatoria exclusiva a dueños de empresas, sino a la sociedad civil en su conjunto, para iniciar cuanto antes, “diálogos con todos los actores sociales, políticos y económicos del país” para escribir “a una sola mano”, un gran Acuerdo Nacional, a partir de “las ideas de todos”. “Requerimos —dice el CCE— las mejores mentes de los mexicanos” para enfrentar la amenaza económica derivada de la pandemia que asola a la nación entera.

El historiador Héctor Aguilar Camín ha señalado dos rasgos distintivos de esta convocatoria: uno, que “es la primera vez que los empresarios salen del ámbito de su visión gremial, en busca de una visión nacional, que represente otros sectores, otros intereses, otras convicciones”. Y, dos, que “la propuesta no tiene como primer destinatario al gobierno federal”, sino a todos los actores sociales. Aunque confía en que el gobierno se sume a este gran acuerdo.

Efectivamente, las diversas propuestas que anteriormente se habían planteado en el sentido de construir un plan o un pacto nacional para enfrentar la situación de emergencia, habían sido dirigidas al gobierno federal. Yo mismo, en mi calidad de diputado federal del distrito 12 de Puebla capital, he insistido en la necesidad de que el gobierno federal convoque a todos los sectores sociales y productivos, a integrar una estrategia integral frente la crisis de salud por la que atraviesa el país.

El 30 de marzo hice un exhorto al gobierno de la República para que, en coordinación con los poderes de la Unión, los tres órdenes de gobierno y los principales sectores económicos y sociales del país, se diseñara un Plan Integral contra la recesión económica en México, enfocado a proteger el empleo e ingreso de los trabajadores, preservar la planta productiva nacional (en particular la de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas), así como mantener la estabilidad macroeconómica.

Entre otras peticiones en el mismo sentido, destacan la del diputado federal Porfirio Muñoz Ledo, insistiendo en la necesidad de concertar un Pacto de Estado o un Acuerdo Económico y Social para el Desarrollo, avalado por el Congreso de la Unión, para inyectar recursos públicos a la economía nacional, tal y como si estuviéramos en tiempos de guerra. Así como la del Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y otras 27 personalidades, pidiendo un acuerdo nacional para superar la crisis económica.

Todos los exhortos en esta línea parten de dos hechos evidentes: primero, que la crisis de salud tendrá una duración superior a la esperada y, segundo, que la recesión económica podría convertirse en la mayor en 100 años.

En un reciente artículo acerca de cómo enfrentar de mejor manera la pandemia, el premio Nobel de Economía, Amartya Sen, señala que enfrentar una calamidad social —como una pandemia— no es como pelear una guerra, en la que funciona mejor un líder que puede usar su poder vertical para ordenar a todos lo que se debe hacer, sin necesidad de consultar a nadie. “En contraste —dice Sen— lo que se necesita para lidiar con una calamidad social es una gobernanza participativa y una alerta de discusión pública […] Escuchar la discusión pública hace comprender a los diseñadores de políticas lo que es necesario hacer”. Por lo que “para superar una calamidad social —concluye— escuchar es una necesidad siempre presente”.

Considero que es momento de escuchar todas las voces en un gran Acuerdo Económico y Social que nos permita tomar las mejores decisiones entre todos los que vamos en este gran proyecto que es México. Ha llegado la hora de que nuestro país tenga su propio Plan Marshall, sus propios pactos de la Moncloa, para enfrentar de la mejor manera esta catástrofe, financiar la reconstrucción y garantizar el bienestar de la población.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

banner-enfrentando-la-contingencia