Inicio Columnistas Lo que dicen las columnas de Puebla En manos de quién queda el penal de San Miguel y los...

En manos de quién queda el penal de San Miguel y los despidos en plena pandemia

0
34

Sale una mafia y entra otra a controlar el penal de San Miguel

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, señala que hay funcionarios que no ayudan a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, y uno de ellos es el síndico Gonzalo Castillo Pérez y su secretaria técnica Mónica Martínez Flores, quienes pretenden armar mil kit’s de salud incluyente para repartir entre personas de escasos recursos que viven en inspectorías y de zonas de la periferia de la ciudad, pero a costa de los empleados de esta dependencia.

A cada empleado de la Sindicatura se le pidieron tres tubos de pasta dental de 125 gramos cada uno, y a los jefes de departamento y directores de área cuatro tubos del mismo peso.

Cabe mencionar que a otras secretarías y dependencias del ayuntamiento de Puebla se les hicieron requerimientos similares con otros artículos y productos de higiene personal.

Pregunta: No sería mejor que el ayuntamiento de Puebla armara con sus propios recursos estos kit’s de salud incluyente, en el marco de la contingencia por el Covid-19, sin sangrar a su personal.

¿Qué acaso no tiene en sus cuentas bancarias más de 1,509 millones de pesos que no ha sabido gastar ni invertir en beneficio de la capital del estado?

Aquí la columna completa

Rivera, Armenta y Biestro, en el horizonte de la 4T

Jorge Rodríguez en su columna A Puerta Cerrada, publicada en El Sol de Puebla, indica que en el PAN no han definido quién será su candidato a la presidencia municipal de Puebla en los comicios intermedios del próximo año, pero en el búnker político del gobernador Miguel Barbosa ya se da por hecho que será Eduardo Rivera Pérez.

Dentro del equipo de Barbosa hay tiempo para todo, incluso para trabajar en proyecciones políticas de cara al proceso electoral del 2021.

Mientras unos integrantes de ese grupo están dedicados a enfrentar la emergencia sanitaria que derivó del coronavirus, otros, como Eric Cotoñeto, siguen metidos en armar los planes que traten de llevar al triunfo a su jefe, tanto en el Congreso como en los principales municipios del estado, incluido Puebla.

En el búnker de Cotoñeto, a quien gusta se le reconozca como operador político estrella del barbosismo, se desarrolla la estrategia electoral que habrá de ponerse en marcha en beneficio del gobernador, que no necesariamente de Morena.

Justo ahí es donde le han puesto nombre y apellidos al eventual abanderado del PAN.

Aquí la columna completa

Crisis del IMSS Puebla por la obsesión del sindicato de destituir a la delegada

Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, señala que el ambiente de malestar que se vive en los hospitales del Seguro Social en Puebla, por la falta de insumos para atender la pandemia del Covid–19, tiene como un factor primordial la mezquindad de los políticos. Más allá de los problemas estructurales y presupuestales del IMSS, atrás de esta crisis se encuentra un enconado conflicto entre el dirigente sindical Sergio Herrera Vásquez y María Aurora Treviño, la delegada de la institución, debido a que el primero de ellos ha desatado una campaña de hostigamiento contra la funcionaria a la que busca, a toda costa, destituir del cargo.

Por un lado la obsesión del dirigente sindical y por el otro, la arrogancia de la delegada, que no le gusta dialogar ni informar, tienen al IMSS de Puebla en una condición muy vulnerable, pues la institución está exhibiendo sus debilidades en el periodo de contingencia sanitaria más grave que ha enfrentado el país.

Aunque para ser precisos, quien tiene mayor responsabilidad es Sergio Herrera, quien ha entrado en un juego perverso de denunciar las carencias del Seguro Social y al mismo tiempo, es el sindicato el que provoca esos problemas y pone en situación de riesgo a los trabajadores, es decir a sus representados.

Aquí la columna completa

Mercenarios del COVID-19

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, indica que vaya exhibición de miseria empieza a dejar la pandemia del coronavirus en el país. Puebla, jamás será la excepción. Siempre en los grandes eventos.

En un call center de Telcel, localizado en Plaza América, corrieron al 60 por ciento de los empleados sin explicación alguna. Eran 500 personas.

Y quienes se quedaron a laborar (200) lo hacen sin medidas sanitarias suficientes. Hacinados en escritorios y baños insalubres.

Prometieron darles la opción del trabajo en casa, pero la empresa del señor Slim, Telcel, no autorizó nada.

Igual anda el personal de Agua de Puebla. Lo importante son las ganancias para que no sufra uno de los hombres más ricos de México: Carlos Hank Rohn, según Forbes.

Aquí la columna completa

Morena y el espejo del PRI

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, señala que la sola mención presidencial sobre el procedimiento de revocación de mandato, en plena pandemia mundial por el Covid-19 y ente los monumentales retos que nos vienen como país, en el ámbito económico y de salud pública, es evidencia de la política partidista y ocupa un lugar altísimo en las prioridades del actual gobierno.

La “invitación” a las otras fuerzas políticas, para que el proceso se empate con la elección legislativa intermedia del próximo año, deja muy clara la estrategia.

El presidente es y será, en el presupuesto electoral de Morena y sus aliados, el que los lleve a la gloria o al infierno.

Por eso la intentona de meterlo a la boleta.

Saben de que los bonos presidenciales van a la baja -15 semanas consecutivas, según las encuestas- y que será prácticamente imposible que los niveles de popularidad de los que gozaba a principio de su sexenio regresen.

Aquí la columna completa

Una pandemia más larga de lo que imaginamos

Arturo Rueda en su columna Tiempos de Nigromante, publicada Diario Cambio, indica que pese al entusiasmo de los políticos tipo Trump y López Obrador, y contra las prisas de los agentes del orden económico interesados en volver al capitalismo consumista, el consenso científico en el mundo es que no hay condiciones para volver a la “normalidad” y levantar las cuarentenas, así como las medidas de distancia social.

Ese consenso científico se funda en un hecho concreto: todavía no se sabe mucho del virus SARS-COV-2 y no se sabe en un punto específico la inmunidad viral que genera en aquellos contagiados que ya se han recuperado.

Y sin ese conocimiento es imposible volver a la “normalidad”. Tenemos que aprender a vivir con la epidemia durante un periodo largo de tiempo, dicen los alemanes, y dicen bien.

“Llevará tiempo aprender sobre la inmunidad viral en las personas”, afirmó George Rutherford, jefe de enfermedades infecciosas y epidemiología global de la Universidad de California en San Francisco.

Los científicos deben responder dos preguntas clave: ¿cuánto tiempo permanecen los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en el cuerpo? y ¿Por cuánto tiempo evitan la reinfección, si es que lo hacen?

Aquí la columna completa