banner-enfrentando-la-contingencia

En México aún no tenemos cifras preliminares del número de empleos formales que se van a perder por la crisis económica provocada por el coronavirus. En Estados Unidos, por ejemplo, el número de personas que ha solicitado beneficios por desempleo ronda los 10 millones. En España se habla de cerca de un millón de afiliados menos a la Seguridad Social. En Alemania, se espera que se pierdan entre 90 mil empleos en un escenario optimista y 3 millones si la situación prevalece por más tiempo. En Chile, El Economista reporta grandes filas para tramitar el seguro de desempleo.

De acuerdo con el último censo económico publicado por el INEGI, en México hay 26.5 millones de personas ocupadas formalmente en alguna de las 4.7 millones de empresas o establecimientos privados. ¿Cómo están distribuidos? Veamos:

Las micro empresas —que emplean de 0 a 10 personas— suman un total de 4.5 millones de establecimientos, y emplean a 10 millones de trabajadores (38% del total). Mientras que las pequeñas empresas —que emplean de 11 a 50 personas— suman un total de 188 mil establecimientos, y emplean a 3.9 millones de trabajadores (15% del total).

Por su parte, las empresas medianas —que emplean de 51 a 250 personas— suman un total de 39 mil establecimientos, y emplean a 4.2 millones de trabajadores (16% del total). Y finalmente, están las empresas grandes —que emplean más de 250 personas— que suman un total de 10 mil establecimientos y emplean a 8.3 millones de trabajadores (32% del total).

Como se puede apreciar, más de 18 millones de mexicanas y mexicanos, es decir, casi 70% de los empleos formales, son captados por las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes). Y del total de Mipymes, la gran mayoría (4.5 millones) son micro empresas que emplean entre 0 y 10 personas.

Viridiana Ríos (https://www.nytimes.com/es/2020/03/17/espanol/opinion/empresarios-mexico.html) ha calculado que de los 2.7 millones de empresarios que hay en el país, casi 2 millones podrían ser clasificados como de clase baja o media “debido a que no tienen ingresos altos, habitan en viviendas que carecen de algunos servicios básicos y tienen niveles de escolaridad bajos”. Ríos afirma que, de acuerdo con diversos estudios, tan solo “10 mil empresas que representan el 2% de las unidades económicas formales, concentran la totalidad de las utilidades empresariales del país”.

En otros términos, cuando hablamos de los dueños de las Mipymes, no estamos hablando del estereotipo de empresario que suele venirnos a la mente. Estamos hablando de cientos de miles de “empresarios” que viven al día, al igual que los millones de trabajadores que tienen contratados. Este es, precisamente, el segmento más vulnerable del sector formal de nuestra economía, que necesita de todo el apoyo durante esta pandemia.

En días recientes, Paul Krugman, premio Nobel de Economía 2008, ha sugerido crear una suerte de fondo de ayuda como si se tratara de “damnificados por desastre”. Estímulos que permitan a las empresas sobrellevar el escenario adverso para mantener sus plantillas laborales y garantizar la continuidad del ingreso de las familias de sus trabajadores.

En caso de no brindar estos apoyos, es previsible que estas empresas y las personas que en ellas trabajan, dejen de gastar en bienes y servicios, lo que impactará la producción y, consecuentemente, el empleo de las empresas que siguen operando. Esto nos llevaría a una riesgosa espiral de desempleo y, eventualmente, a una depresión económica.

La ausencia de medidas específicas para apoyar al sector Mipyme durante esta contingencia no solo pone en riesgo el empleo e ingreso de millones trabajadores, sino que multiplicará el impacto recesivo de la pandemia sobre la planta productiva nacional, la estabilidad macroeconómica y, eventualmente, sobre la gobernabilidad.

No perdamos de vista que, en caso de que esto escale, podríamos tener un mayor número de expresiones vandálicas, saqueos de almacenes y otro tipo de actividades delictivas producto de la desesperación. Urge concretar un Plan Económico de Emergencia para evitar en lo posible llegar a un escenario como este.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.