Denuncias amenazas a socióloga de Cuetzalan por terreno en litigio
Denuncian amenazas a socióloga de Cuetzalan por terreno en litigio. Foto: José Castañares / EsImagen

La Consultoría Integral acusó que Rosalinda Vázquez Arroyo, quien apoya la defensa de derechos humanos, ha recibido en Cuetzalan amenazas por parte de José Bernabé Reyes Romero, quien busca intimidarla por un litigio de un terreno en el que él está interesado.

Israel Sampedro Morales, coordinador del Área de Incidencia de la Consultoría Integral y Litigio Estratégico, explicó que la socióloga está en un proceso legal para recuperar un terreno que legítimamente le corresponde.

Sin embargo, Cristian Rodríguez Tapia, de manera ilegal, ha ofertado el área por fracciones, pese a que conoce el estatus de las tierras; uno de los interesados es Reyes Romero, quien también está al tanto del litigio e ingresó, a mediados de marzo, al domicilio de Vázquez Arroyo, en Pahpatapan, Cuetzalan del Progreso, para exigirle que desistiera de la defensa legal y, que “se cuidara”.

Por ello, la socióloga interpuso una primera denuncia penal por amenazas y allanamiento de morada, la cual se encuentra integrando, pero sin que le realicen un estudio psicológico a la víctima o su familia.

El 23 de marzo, Vázquez Arroyo, en compañía de su mamá Austreberta Arroyo Guerrero, su hermana María Luisa Vázquez Arroyo, su tía Demetria Arroyo Guerrero y su esposo Neptalí Ramírez Reyes se dirigían a la Agencia de Ministerio Público de Cuetzalan para desahogar una diligencia con motivo de la segunda carpeta de investigación que se integra en contra de Reyes Romero.

En el camino, se percataron que eran seguidos por una persona que iba en moto; cuando salieron, el mismo individuo continuó detrás de ellos y, al llegar a su casa en Pahpatapan, notaron que estaban tres personas desconocidas, que los amenazaron diciéndoles: “si no le bajan se las va a cargar la verga. Manuel Reyes Romero las puede de todas, todas. Hay de ustedes si le siguen. Chinguen su reputa madre”.

Cuatro días después, la socióloga y su esposo Neptalí Ramírez Reyes fueron a hacer unos trámites a Zacapoaxtla, donde se percataron que un grupo de personas les dieron seguimiento e incluso al momento de abordar el transporte público, de la línea Sierra Blanca, de regreso a Cuetzalan, Vázquez Arroyo fue fotografiada por un individuo que en su camisa tenía el logo de la línea de transporte.

Piden a gobierno y FGE actuar

El hombre, a través del teléfono celular comentó con otra persona: “ya te mandé la foto de la cabrona, pa´que sepan ahí va, ya saben lo que tienen que hacer y dónde hacer el trabajo”, por lo que la pareja se resguardaron en la Estación de Bomberos, ubicada en el cruce del libramiento a Cuetzalan, donde solicitaron el apoyo de las autoridades a través del 911.

En ese lapso, comenzaron a ser rodeados paulatinamente; primero, por cinco hombres que llegaron en una camioneta gris; en seguida, llegó un Chevy gris con otros cuatro hombres en su interior y luego arribó un auto Tsuru color rojo, con cinco sujetos; algunos de ellos, empezaron a hablar por teléfono y decir: “aquí tenemos a la hija de la chingada, apúrense pendejos, el jefe la quiere viva, él sabe qué pedo”.

Mientras se desarrollaba el hecho, llegó una patrulla de la policía municipal de Zacapoaxtla, identificada con el número 2222, en la que se encontraban a bordo tres elementos, quienes los observaron y vigilaron.

Fue hasta que notaron la llegada de la patrulla de la Policía Estatal, que los elementos municipales se acercaron y con actitud agresiva les cuestionaron qué hacían ahí y quisieron subir por la fuerza a la patrulla a Vázquez Arroyo y Ramírez Reyes, pero al momento de ser confrontados por los uniformados estales, se retiraron del lugar; aunque intentaron denunciar el hecho, en Zacapoaxtla les dijeron que tenía que ir a Cuetzalan, donde se reanudarían actividades tres días después.

Esta situación fue comunicada al gobernador Miguel Barbosa Huerta; al secretario de Gobernación Segob), David Méndez Márquez; al presidente del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla; al fiscal General del Estado (FGE), Gilberto Higuera Bernal y al edil de Cuetzalan, Gersón Calixto Dattoli.

“Si bien es cierto que en este momento no hacemos responsables al gobierno del estado de los hechos sucedidos, sí lo hacemos responsable de que al no actuar de manera rápida, el hostigamiento diario que vive la familia Arroyo Guerrero ponga en riesgo la vida de la familia Vázquez Arroyo”, finalizó.