Ahora exhorto a los compañeros periodistas, sí, P E R I O D I S T A S, a hacer su trabajo y su trabajo es investigar e informar, y no confundirse con los ciudadanos, que con todo respeto, solo reenvían información de quien sabe dónde, y sin saber para qué. Hace algunos años, a quienes solo emitían notas copiadas o prácticamente pegadas, les llamábamos “recorteros” mas no periodistas, dado que cuando los periódicos se hacían impresos, ellos, los “recorteros”, sólo pegaban notas para “llenar” las páginas con tal de que salieran sus publicaciones con las notas o nota pagada.

Ahora los ciudadanos lo que hacen es utilizar los medios electrónicos, las llamadas redes sociales, para hacerse notar y pareciera que hay concurso de ver quién encuentra la verdad absoluta de tal o cual problema.

Ubicándose en la pandemia que vivimos del coronavirus 2019 (COVID-19); muchos se hacen notar,, en las redes sociales, como “investigadores” y hasta dicen vean y lean esto y recomiendan compártelo”.

Todo lo que tienen que hacer es sentarse un momento y revisar su teléfono celular y, a su juicio, buscar o simplemente reenviar algo relacionado con el tema –reitero- en este caso de la pandemia del COVID-19.

Señores periodistas, si se precian de serlo, es hora de mostrar responsabilidad en su actividad, y desde su trinchera informar bien a la población, con datos apegados la realidad, con base en investigaciones.

Por suerte aún hay medios periodísticos serios, y también organismos de investigadores y científicos que nos pueden aportar información veraz y oportuna, características que se han perdido en la mayoría de lo que está circulando en redes sociales.

Ustedes son los responsables, compañeros periodistas. No caigamos en el dicho aquel de “Todos somos reporteros”, pues, dicho con todo respeto, mucha gente lo que hace es repetir la desinformación de otros y aquí doy un ejemplo:

“si un transeúnte, es testigo de un homicidio, él tiene la información, pero la dará según su forma de pensar según las emociones primarias que tenga en el trance de ser testigo presencial, por lo cual transmitirá, tal vez una versión diferente a los hechos reales, ya que no está capacitado para informar. Si a eso sumamos otra persona que llega posterior al momento de los hechos, tomará la información tergiversada de la primera, luego entonces, si llega otra que recibe la información y la envía a una estación de radio o a las redes sociales, no será la información correcta, para eso se necesita un R E P O R T E R O, quien sabrá investigar rápidamente y lo más pronto posible transmitir en noticia veraz y oportuna el hecho. Entonces no es correcto que transmitamos información que ni investigada, ni corroborada mucho menos garantizada está.

Señores recordemos que el periodismo es una ciencia y actividad profesional que, en términos generales, consiste en la obtención, investigación, tratamiento, interpretación, redacción y difusión de información, a través de los medios de comunicación social como la prensa, la radio, la televisión, el internet, entre otros.
No caigamos en la mala costumbre de enviar y reenviar, no seamos R E C O R T E R O S, y mucho menos seamos alarmistas, porque la buena información, la bien investigada, nunca causa alarma entre la población, por el contrario mantiene el equilibrio en la sociedad. Los noticieros o programas de radio o en línea, alarmistas, ya deben desaparecer, en esta época en donde la información es abundante y los medios de investigación también.


Al público en general

Es importante que usted lea, escuche y vea a quienes saben informar. Es muy sencillo, utilice su sentido común, compare la información, y si en algún momento usted comprueba que el periodista, emite información incierta o confusa, deje de verlo, leerlo o escucharlo, aunque tenga un gran rating, eso no da garantía de información veraz, tal vez sí sea oportuna, pero de que le sirve una información oportuna si es mala o confusa, a pesar de que la información equivocada se corrija, mucha gente se queda con la primera versión y más cuando es dada a conocer en Radio, ya que por fracción de minutos algunas personas no escuchan la corrección y eso se llama confundir al auditorio en lugar de informar.

Sé que, ahora, la información fluye en segundos, pero de qué sirve la velocidad si a esa misma velocidad, con falsos datos informativos, crece la confusión.
Claro que hay información que en segundos puede transmitirse y no hay que investigar, tal es el caso de la circulación vehicular, el inicio de una manifestación y el hecho de estar cerrada una vialidad por un accidente, solo el hecho de estar cerrada, y no mal informar quién fue el culpable, pues a bote pronto nunca se sabe y menos lo sabrá un transeúnte que no tiene todos los elementos reveladores.

El caos

Gracias a la mala información y confusión, la gente reacciona con miedo y hasta pánico, y qué necesidad hay de complicar una situación, con acciones que nos llevan solo al caos, lo digo por el actual caso del COVID-19, y por otros acontecimientos, incluyendo tragedias que pudieran presentarse en el futuro.
Por lo anterior, reitero y apunto; compañeros periodistas es hora de hacer su trabajo y hacerlo bien, hoy más que nunca la sociedad nos necesita.
Como periodista acepto e incluso en ocasiones comparto comentarios como los siguientes:
……………………………………………….
México no es una República ni tiene presidente, es un rancho medieval comandado por un mesías que camina por el agua. Gracias por sus publicaciones.
………………………………..
Tiene toda la razón necesitamos un secretario de salud no un pastor ni sacerdote urge responsabilidad para el país
……………………………….
Mucha gente que aquí escribe debería darse unas vueltecitas al interior para ver los resultados…no son ciegos, son obstinados, tercos en no querer ver…resultados por todos lados.
……………………………….
Lo que necesitamos es UN PRESIDENTE!! Honesto, culto, e inteligente y que ame a su País y a los mexicanos
………………………………………….
Los anteriores comentarios conforman un ejemplo de expresión ciudadana, respetable, y es lo que expresan en redes sociales, ese es el ciudadano, tal vez con una inclinación política o partidista y así debe ser calificado, opinión ciudadana, con esa libertad que le pertenece.

Pero el periodista no debe confundirse en esas opiniones, el periodista debe ser imparcial, solo respetarlas y, como en éste caso, publicarlas, pero dándoles el significado preciso, haciendo mención del origen.

El periodista debe utilizar términos no confusos, deben ser claro y entendible, en suma, utilizar adecuadamente el idioma.

Comentario adicional

A propósito de la importancia de tener una buena información vale la pena, tomar en cuenta lo siguiente:

En ningún, noticiero, programa radiofónico en línea, página digital, ni siquiera entre los comentarios del público en general, de esos que se envían y se reenvían, leo o escucho recomendaciones para mantener la salud, tales como ejecutar ejercicios, habiendo tantos “tutoriales”, de yoga para principiantes, por ejemplo, y cuáles son los alimentos que debemos consumir con mayor frecuencia para que nos ayuden a incrementar nuestro sistema inmune, frutas y verduras, entre otros.

Lo que sí veo son una gran cantidad de los llamados Memes, ridiculizando, lo de hoy en día, la pandemia, lo cual me da una imagen de desconcierto.

Además de esos “memes” veo que todo está enfocado a limitar la relación interpersonal, a la jocosidad y a la recomendación de higiene, en acciones que desde siempre deberíamos tener. Pero ninguna recomendación importante sobre la buena alimentación, que sé es la base para tener fortaleza.

Así que amigos periodistas apoyaremos y mucho, si hacemos nuestro trabajo y lo hacemos bien.

Aquí veré y apuntaré
Facebook: Willy Muñoz
Twitter: Willy @punta
YouTube: Willy Apunta

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.