Maltrato de perros en San Lázaro y en CNDH no les permiten el home office

0
9
1200x300-banner-enfrentando-contingencia

La ciudad enferma

Héctor De Mauleón en su columna En Tercera Persona, publicada en El Universal, señala que en solo tres meses murieron seis mil personas: cuando aquella epidemia terminó, el 10% de la población de la ciudad de México había perecido. El escritor Guillermo Prieto dejó una descripción de aquellos días, que se ha vuelto famosa:

“Las calles silenciosas y desiertas en que resonaban a distancia los pasos precipitados de alguno que corría en pos de auxilios: las banderolas amarillas, negras y blancas que servían de aviso de la enfermedad, de médicos, de sacerdotes y de casas de caridad: las boticas apretadas de gente; los templos con las puertas abiertas de par en par con mil luces en los altares, la gente arrodillada con los brazos en cruz derramando lágrimas… A gran distancia, el chirrido lúgubre de carros que atravesaban llenos de cadáveres…”.

Al cólera morbus le llamaron en Europa “la peste del ochocientos”, pues había comenzado con esa centuria. En 1817 salió de la boca del Ganges y se desplazó hacia los países árabes, abriéndose paso entre la miseria y el hacinamiento (se transmitió a través de agua y alimentos contaminados con heces fecales).

En 1830, la locomotora de vapor le permitió propagarse en Rusia, Polonia y Alemania. En marzo de ese año apareció en París, la ciudad maloliente que Víctor Hugo describe en Los Miserables.

Llegó a América por el viejo camino de los barcos: en abril de 1832 la detectaron en un hospital de Nueva York. El 6 de agosto del año siguiente —el fatídico 1833—, la muerte de una mujer en Magdalena Mixhuca anuncia su llegada a la Ciudad de México. Encuentra una urbe sumergida en deplorables condiciones de salud pública: caños de agua lodosa y pestilente que corren a cielo abierto, acequias en las que los habitantes lanzan desperdicios y hasta animales muertos, vecindades formadas por cuartos húmedos, oscuros y sin ventilación.

Aquí la columna completa

La columna Frentes Políticos, publicada en Excélsior, indica que 1. Responsables. Una correcta decisión se tomó en el Senado para la contingencia por el COVID-19. No detendrá actividades, pero habrá medidas preventivas más estrictas para los senadores y personal administrativo, pues, a propuesta de Ricardo Monreal, se aprobó un acuerdo para que se resguarden en sus hogares las personas mayores de 65 años, embarazadas y madres de menores de ocho años, además del personal de limpieza y mantenimiento. La prioridad es cuidarse, sin abandonar el barco. Por el momento se está a la espera de la notificación técnica de las autoridades de Salud sobre un eventual paro de actividades. El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell precisó que la crisis podría durar cuatro meses, a partir de abril. Si no se duermen, tiempo más que suficiente para legislar los temas primordiales pendientes. Mientras llega la fase dos, ¡a trabajar!

2. El mal ejemplo. Empleados de la Unidad Plata (canina) en la Cámara de Diputados acusaron maltrato animal por parte del encargado de la unidad, Sergio Cruz, al mantener a los canes encerrados en sus jaulas por horas. Solicitaron guardar anonimato por temor a represalias, pero mostraron imágenes donde los animales se encuentran encerrados en jaulas de transporte. También señalaron que los perros permanecen hasta 8 horas guardados y en ese mismo espacio hacen sus necesidades y no son alimentados. Expresaron que el encargado se molesta cuando se le sugiere que trate bien a los animales y los alimente. “Cruz argumenta que son perros de rescate, pero no hacen ese tipo de actividades en San Lázaro”, mencionaron. ¿Maltrato en San Lázaro, pésima carta de presentación?

3. Rudeza innecesaria. El diputado por Morena, Porfirio Muñoz Ledo, criticó la aprobación en el pleno del juicio político contra Rosario Robles, al considerar que es usado por su grupo parlamentario como un “lucimiento político para verdugos improvisados”. El legislador consideró que la sesión de hoy será “otra sesión innecesaria de la Cámara de Diputados para acusar a Robles frente al Senado que muy pronto entrará en receso. La señora tiene un proceso penal en curso por lo que está presa y ya fue inhabilitada por la Secretaría de la Función Pública”, criticó. En la rueda de la fortuna, que es la política mexicana, a Robles le toca estar abajo; ya llegará el turno para quienes hoy se ensañan con ella. ¿Sólo una voz disidente dentro de Morena?

Aquí la columna completa

Compras de pánico en Insabi; no están listos para emergencia

Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, publicada en El Universal, señala que a dos semanas de que comience la etapa de emergencia por el crecimiento de contagios del coronavirus en México, el sector salud aún no tiene en sus hospitales e institutos de alta especialidad todos los insumos, personal y equipos necesarios para hacerle frente a la curva mayor de contagios y enfermos de Covid-19 en el país que se espera a partir del 30 de marzo. Apenas el 9 de marzo pasado, 10 días después de que se registrara el primer caso confirmado de coronavirus en México, la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE) envió la lista que contiene las demandas de los hospitales e institutos “de los insumos para hacer frente a la llegada inminente del coronavirus (Covid-19)” y pidió al Insabi y a la Secretaría de Salud que comiencen las compras de insumos, equipos y contratación de personal para la “reconversión de los hospitales e institutos” para hacer frente a la pandemia.

El coordinador nacional de los Hospitales e Institutos Nacionales, Gustavo Reyes Terán, advierte en una comunicación oficial que esas instituciones médicas no cuentan con recursos presupuestales ni con insumos, equipos ni personal suficiente para hacer frente a la pandemia y para su “reconversión”, por lo que solicita con carácter urgente que Salud y el Insabi le pidan recursos adicionales a Hacienda para realizar compras de emergencia y por asignación directa para 11 hospitales e institutos en todo el país, para los que solicitan adquirir 290 ventiladores; 290 monitores; 21 equipos portátiles de rayos X, 21 ultrasonidos con transductores, además de contratar a 870 enfermeras, 162 médicos y 174 inhaloterapeutas. También se pide la contratación de 70 químicos, 70 auxiliares de laboratorio clínico, 70 técnicos en rayos X, 174 camilleros, 116 afanadores para los hospitales y 106 técnicos en rehabilitación.

De acuerdo con el oficio CCINSHAE-227-220 en poder de esta columna, fechado el 9 de marzo pasado y que tiene como asunto “reconversión de Hospitales e Institutos Nacionales de Salud coordinados por la CCINSHAE”, el titular de esa comisión, Gustavo Reyes Terán, le pide al maestro Juan Antonio Ferrer, director del Insabi, y al doctor Ruy López Ridadura, director del Centro Nacional de Programas Peventivos y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud, que realicen las compras urgentes que solicitaron los institutos y hospitales para poder reconvertirse y atender la pandemia de Covid-19. Para ello, pide a ambos funcionarios que ante la escasez de recursos “es indispensable solicitar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con carácter de urgente, una ampliación presupuestaria que permita cubrir los costos de las necesidades de personal, insumos y equipo para la reconversión.

Aquí la columna completa

La tramposa declaración del Presidente

Francisco Garfias en su columna Arsenal, publicada en Excélsior, indica que en el Patio del Federalismo de la Cámara Alta nos topamos ayer con un senador perteneciente a la cúpula parlamentaria que, casi entre dientes, nos dijo que fue López Obrador quien pidió al Congreso no suspender las sesiones, a pesar de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Según el legislador, el Presidente tiene un poderoso motivo: Hay un acuerdo con Estados Unidos para aprobar, cuanto antes, las leyes secundarias del tan cacareado T-MEC.

Tanto Trump como López Obrador consideran que la entrada en vigor de ese tratado ayudaría a palear el impacto económico de la emergencia sanitaria que vivimos.

Hasta allí era versión de pasillo.

Un cuarto de hora después ingresamos al Salón de Sesiones de la Cámara alta. Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, improvisaba una rueda de prensa, mientras esperaba que se juntara el quórum (64 senadores) para iniciar la sesión.

Aquí la columna completa

Cedieron la plaza

La columna Pepe Grillo, publicada en La Crónica de Hoy, señala que los legisladores de Morena están viviendo el sueño de los regímenes totalitarios: hacer leyes a su antojo, sin oposición.

Y es que los partidos de oposición decidieron que ya no irían a chambear por aquello de la sana distancia sanitaria, pero lo hicieron sin acuerdo con los legisladores de Moerena que están dándose vuelo.

Ya trabajan en leyes reglamentarias del T-MEC, en contenidos de las plataformas digitales e incluso en temas como la reelección de legisladores.

Y mientras tanto la oposición buscando gel antibacterial cubre bocas y papel de baño en sus casas.

En los hechos, cedieron la plaza, cuando regresen el daño estará hecho.

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que el diputado panista Mario Mata y el senador morenista José Narro, entre otros, llevaron a San Lázaro a Ziquian Zhao, presidente de la Asociación de Empresarios Chinos en México, y a dos de sus afiliados, quienes donarán 5 mil kits de pruebas para detección de Covid-19 y 500 mil cubrebocas. Por supuesto, aclararon que residen en México desde hace mucho tiempo y no han visitado su país, por aquello del temor al contagio.

QUE en la Secretaría de Relaciones Exteriores hay una ficha roja para localizar al subsecretario Jesús Seade, a quien ya no se le ha visto desde hace varias semanas, precisamente desde que estaba en Hong Kong, donde parece que ya decidió instalarse y hacer trabajo de oficina hasta que pase la pandemia.

QUE mientras en distintas oficinas privadas y públicas se brindan facilidades para no asistir y evitar el contagio de Covid-19, en la CNDH, que preside Rosario Piedra, se optó por ir en sentido contrario y ya se aplica la mano de hierro a los trabajadores, haciéndolos firmar entradas y salidas con la amenaza de descontarles el día y levantarles actas administrativas si llegan tarde.

Aquí la columna completa

Empatía, empatía, empatía

Ricardo Raphael en su columna Política Zoom, publicada en El Universal, señala que el Covid-19 nos toma con un ánimo de rijosa antipatía entre quienes tienen la voz cantante de la política. Antes de que llegara a México ya desconfiaban, se rechazaban, se desagradaban; ya deseaban, desde la profundidad más baja de su vientre, que al adversario le salieran muy mal las cosas.

Pero la temperatura del ambiente público se ha puesto peor con el coronavirus. Las preocupaciones del otro son recíprocamente minimizadas, o descartadas de plano.

No importa la gravedad de los argumentos, más importante que lo dicho es siempre quién lo dijo.

Un intrigante que por estos días anda desatado me envió un par de fotografías de la campaña que los legisladores panistas han desplegado para señalar al gobierno de Andrés López Obrador por una supuesta inacción frente a la emergencia sanitaria.

“Andrés Manuel: ¿qué esperas? ¡Cancela ya vuelos internacionales!” —dicen las pancartas de dos fulanos encorbatados que fueron a exhibirse, uno junto al mostrador de Interjet en la Terminal 1 del aeropuerto Benito Juárez, y el otro en la sala de plenos del Palacio de San Lázaro.

Aquí la columna completa