La columna Frentes Políticos, publicada en Excélsior, señala que 1. Malos modos. Napoleón Gómez Urrutia, presidente de la Comisión del Trabajo en el Senado, ha armado un inusual alboroto previo a la primera mesa de trabajo en materia de subcontratación laboral, a realizarse hoy lunes. La reunión es convocada por la Junta de Coordinación Política del Senado, con el fin de sacar un dictamen por consenso, pero inició un golpeteo de los duros de Morena con el propósito de imponer el cuestionado dictamen que ha obsesionado a Gómez Urrutia. El tiroteo se centra en dos políticos de altura a quienes pretenden minimizar, Ricardo Monreal, jefe del Senado, y Luisa María Alcalde, la secretaria del Trabajo, quienes, atendiendo la instrucción presidencial, buscan regular esta industria sin agravar el desempleo y la falta de certidumbre para la inversión. Los morenistas que pretenden ir en contra de los proyectos de López Obrador se equivocan otra vez. El tema no es para novatos. Un análisis exhaustivo es lo que procede, no que le echen montón entre los legisladores. Así no.

2. Muy confiado. Durante la Asamblea Nacional Constitutiva de México Libre, el expresidente Felipe Calderón aseguró que su partido en formación fue convocado por el dolor de las madres que perdieron las instancias infantiles, los niños y niñas que ya no tienen medicamentos para el cáncer… Apuntó que su movimiento no divide entre “chairos y fifís”. Y tras verter el veneno, se curó en salud, pues afirmó que salvarán a México “sin odio y sin violencia” y que “frente a la indolencia gubernamental, el desastre de la conducción de la política pública del país está naciendo México Libre”. Sabias palabras de quien ya tuvo su oportunidad de gobernar y la desperdició. Suerte.

3. Transas en el Senado. Hay instituciones que llevan la corrupción tatuada en las paredes. Y tal es el caso del Poder Legislativo, eterno aprovechado de las coyunturas políticas y de las arcas abiertas. Esta vez la Auditoría Superior pidió al Senado castigar a los funcionarios involucrados en contratos irregulares por 73.4 millones de pesos, pues compraron una camioneta vieja como nueva, beneficiaron a un proveedor y adjudicaron un contrato de seguro de bienes inmuebles sin contar con los compromisos jurídicos. Los compadrazgos de siempre. Otro caso para Mónica Fernández Balboa, presidenta de la Mesa Directiva. Este tipo de irregularidades es la que aleja a la ciudadanía de sus representantes en las cámaras. ¿Tan mal estamos?

Aquí la columna completa

AMLO y Madero, entre la devoción y la obsesión

Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, publicada en El Universal, indica que envuelto en las crisis de feminicidio, seguridad y desabasto de medicamentos, el presidente López Obrador aprovechó ayer el aniversario luctuoso de Francisco I. Madero, uno de los héroes y expresidentes que más admira, para reafirmar su discurso conspirativo y reiterar que detrás de cada problema o reclamo social que lo rebasa, que se le desborda y se sale de control, está la mano “de los conservadores”, los mismos que, dice, asesinaron a Madero y a Pino Suárez en el Palacio de Lecumberri después de apresarlos y encarcelarlos junto al general Felipe Ángeles en Palacio Nacional.

No es la primera vez que el Presidente expresa en un discurso público su admiración por la figura del llamado “apóstol de la democracia” y de que utiliza la figura de Madero para mandar mensajes que establecen un cierto paralelismo entre él y el expresidente originario de Parras, Coahuila.

Pero al mismo tiempo que le admira por sus ideales democráticos y su propuesta de justicia social –incluso al nivel que los otros dos expresidentes que son su referencia: Benito Juárez y Lázaro Cárdenas– López Obrador tiene una especie de obsesión con la incomprensión, el vilipendio público y “la traición golpista” de que fue objeto el coahuilense: Madero, aseguró, “fue un político extraordinario y fuera de serie, a pesar de que en su momento lo consideraron insignificante, inepto de la política, poca cosa, desequilibrado mental y hasta loco”.

Apenas en la semana pasada, el Presidente había conmemorado el también aniversario luctuoso de Gustavo A. Madero y Adolfo Bassó, ambos asesinados el 18 de febrero de 1913 por las fuerzas golpistas de Victoriano Huerta. Un día después, reunido en el Zócalo de la Ciudad de México con los mandos y tropas del Ejército, les agradeció a los militares del país “que no hayan escuchado el canto de las sirenas y dar la espalda a la traición y al golpismo”.

Todos estos discursos conectan sí con su devota filia maderista, pero también con su personalidad de mártir y su obsesión personal y permanente por una posible conspiración o reacción de sus adversarios en su contra.

Aquí la columna completa

¿Quién es la víctima?

La columna Pepe Grillo, publicada en La Crónica de Hoy, señala que el tema feminista dominará la agenda pública a lo largo de esta semana.

Aunque al presidente López Obrador lo rebasaron por izquierda y derecha los colectivos feministas, su objetivo ahora es que el debate sea si los conservadores están o no detrás de la furia femenina con el propósito de afectar a AMLO.

Para la 4T será un triunfo que ese sea el debate, López Obrador como eje, en lugar de las causas y posibles soluciones de la matanza de mujeres. La idea del gobierno es que al final de la semana la víctima de todo lo que se haga y se diga sea el presidente, y no las mujeres muertas.

Que varias mujeres del entorno del presidente empujen esta opción muestra sin espacio para duda que sus lealtades políticas están incluso por encima de las víctimas fatales de la violencia machista.

CTM – 4T

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que Alfonso Romo fue orador en la ceremonia por el 107 aniversario luctuoso de Gustavo A. Madero, su bisabuelo, donde lo recordó como el “cerebro práctico de la Revolución”, un hombre de mentalidad empresarial, leal a su hermano Francisco y fundamental para la transformación del país.

En la Biblioteca de México, en la Alameda, el jefe de la Oficina de la Presidencia tuvo palabras de agradecimiento para el presidente Andrés Manuel López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, y se dijo orgulloso de pertenecer a un movimiento social como la 4T, que ha retomado los ideales de los Madero para impulsar un cambio histórico de México a partir de valores como la justicia, la democracia y libertad.

QUE en vísperas de la primera mesa sobre outsourcing convocada para hoy en el Senado arreció el golpeteo de los duros de Morena, quienes sin respeto a la línea que marcó el Presidente quieren imponer el cuestionado dictamen de Napoleón Gómez Urrutia. Los golpes bajos van contra Ricardo Monreal, jefe del Senado, y Luisa María Alcalde, titular del Trabajo, quienes buscan regular la industria sin generar desempleo y dando certidumbre a la inversión.

Aquí la columna completa